Alibaba y las 40 fintech

Al riesgo de los nuevos entrantes y las grandes tecnológicas, la banca debe sumar un nuevo temido competidor: la mayor compañía fintech del mundo

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Cuando analizamos los posibles futuros competidores de la banca solemos mirar a los nuevos entrantes que ofrecen soluciones fintech. Sin embargo, hasta la fecha, la banca tradicional está siendo tan ágil como estos nuevos contendientes y, si en algún momento alguien destaca lo suficiente, sacan la chequera, compran y se acabó el problema. Algo que no podría ocurrir con las grandes tecnológicas como Google, Amazon, Facebook o Apple, lo que mantiene en vilo al sector. Si bien, hasta la fecha, tampoco estos últimos se han lanzado a competir de tú a tú, limitándose a ofrecer soluciones puntuales (como los pagos), quizá por temor a una mayor regulación.

Existe un tercer contendiente que es nuevo a la vez que grande, ofrece soluciones financieras de todo tipo a la vez que disfruta de una regulación laxa, es digital pero cuenta con una cuota de mercado a nivel mundial muy significativa. ¿Temible, no? Estamos hablando, ni más ni menos, que de la mayor compañía fintech del mundo. Su nombre es Zhejiang Ant Small & Micro Financial Services Group o, simplemente, ‘Ant Financial’. Que nadie se lleve a equívoco, no se trata de una 'hormiguita' sino de un gigante que próximamente puede convertirse en la mayor salida a bolsa de la historia, superando a su afiliada Alibaba, quien lo fue en 2014. Está valorada en unos 60 mil millones de dólares, más que BBVA.

Ant Financial nació bajo el paraguas de Alibaba, el gigante chino del e-commerce, en un primer momento operando como una plataforma de pagos (similar a PayPal) llamada ‘Alipay’, pero desvinculándose posteriormente. Esto sucedió en 2014 por motivos regulatorios, ya que Alibaba está domiciliada en las Islas Caimán y cotiza en Nueva York, por lo que está considerada una empresa ‘foránea’ y no puede controlar instituciones financieras chinas. Si bien, comparten algunos accionistas, directiva, realizan ‘joint-ventures’ y cooperan amistosamente. De ahí que se consideren empresas ‘afiliadas’.

¿Por qué debe temer la banca a Ant Financial? Quédense con un dato, actualmente se estima que cuenta con 500 millones de usuarios, tras aumentar 100 millones en 2016. Ningún banco tradicional del mundo tiene una base de clientes semejante, es más, multiplica por 10 a los mejor situados. Cuenta con un 50% de la cuota de mercado chino de pagos realizados por terceros, o del 80% si solo miramos las transacciones con el móvil. Genera un volumen de pagos 3 veces mayor que Paypal y cuenta con el monopolio de la plataforma de Alibaba, quien vende el doble que Amazon.

Si aún no se sienten deslumbrados por estas cifras, quédense con un concepto: en esta nueva era tecnológica quien tiene la información, tiene el poder. Y Ant Financial tiene información, mucha información. Normalmente solemos pensar en empresas como Google, y en su potencial como bancos, por toda la información que tienen sobre nosotros. Sin embargo, es posible que el gigante chino tenga más información financiera de los usuarios que los grandes de Wall Street. ¿Alguien se imagina que un día decidan explotar este potencial y bancarizarse? Bueno... en realidad ya lo han hecho.

Sesame Credit, por ejemplo, usa la información de Ant Financial y Alibaba para otorgar un scoring, similar al que se usa en Estados Unidos, a los usuarios. Además de servir para numerosos servicios dentro de la plataforma, como aplazar pagos u obtener crédito, ya hay terceras empresas que lo están usando. Si las entidades financieras quieren ejemplos de cómo sacar rendimiento al big data, este es uno muy claro. Si bien estamos ante un pequeño ejemplo, ya que las ansias de crecer y expandirse a nuevos negocios de Ant Financial son enormes.

Otra interesante empresa montada por el grupo es Yu'e Bao, en donde los clientes pueden invertir sus excedentes de Alipay en un fondo monetario que ofrece rentabilidades superiores a los depósitos. Es ya el tercer mayor fondo monetario del mundo tras Vanguard y Fidelity. O Ant Fortune, en donde ofrecen una completa plataforma de fondos de inversión de arquitectura abierta. O MYBank, su banco digital, o diversas iniciativas de seguros.

También busca expandir su clientela con los servicios llamados ‘online-to-offline’ (O2O). Un segmento, que está explotando en China, consistente en captar consumidores que se informan digitalmente pero compran en tienda física (similar a lo que en banca se conoce como consumidor ‘onmicanal’: clientes que prefieren la oficina física para ciertos servicios, aunque también se informen online y usen las apps). Alibaba ofrece el producto; Ant Financial consigue la información de un cliente que ahora le es ajeno. Y así siguen creciendo.

Los planes de expansión no solo se limitan a ofrecer todos los servicios financieros que un usuario normal puede demandar (algo que ninguna fintech ha conseguido por el momento), ni se conforman con captar a los usuarios digitales de Alibaba, o a los usuarios que capten con las nuevas estrategias O2O. Ant Financial quiere ofrecer todo en todos los lugares, quiere captar a 1 de cada 4 personas en el planeta en diez años. Véase como en su filial india, PayTM, están aplicando la misma estrategia: se expanden geográficamente y empiezan a ofrecer todos sus servicios. En un primer momento son los pagos, luego vienen los préstamos o los servicios de inversión.

Al principio se creía que esta rápida disrupción se iba a limitar a China, India, países asiáticos o incluso africanos… en definitiva países con alta penetración móvil, con una bancarización relativamente baja y con una regulación financiera laxa. La sorpresa ha saltado en las últimas semanas cuando Ant Financial anunció la compra de la estadounidense MoneyGram, quien oferta servicios de pagos y remesas. Están haciendo lo mismo que los bancos hicieron en su momento: todos los servicios en todos los lugares, pero no de forma física sino digital.

Una empresa amparada por el mayor gigante minorista del mundo, una empresa con una base de clientes superior a cualquier banco, una empresa que usa el big data para obtener información y ofrece todo tipo de soluciones financieras digitales a sus clientes. Una empresa que se expande rápidamente por todos los segmentos financieros y por toda la geografía. Sin duda, el sector financiero, debe tener miedo. Cierto es que una cosa es ganar en casa y otra a domicilio, pero Alibaba parece decidida a robar cuota de mercado a los actores actuales. Aunque en esta ocasión no se enriquecerá en la cueva de los 40 ladrones, como en el cuento, sino que lo hará en casa de la banca tradicional gracias a la mayor fintech del mundo: Ant Financial.

Perlas de Kike

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios