Carta veraniega a los Reyes Magos

Confiando en la capacidad para resolver problemas que os otorga mi hija, he pensado que podría aprovechar que ahora tenéis menos trabajo para escribiros mi carta de los deseos

Foto: Reyes Magos en la playa de La Concha de San Sebastián (Efe)
Reyes Magos en la playa de La Concha de San Sebastián (Efe)

En pleno mes de julio mi hija de 5 años debería estar pensando en la playa, estar con sus abuelos, jugar con sus primos, etc. Sin embargo, tiene en la cabeza las navidades y no se olvida de sus majestades. A menudo le recuerda a su hermano que debe portarse bien porque los reyes lo ven todo. Y si se rompe algo dice: "No importa. Ya sé. Le pedimos uno nuevo a los Reyes Magos".

Confiando en la capacidad para resolver problemas que os otorga mi hija, he pensado que podría aprovechar que ahora tenéis menos trabajo para escribiros. Quiero pedir que nos ayudéis a reducir el desempleo, que es con diferencia la mayor preocupación de los españoles, según la encuesta del CIS publicada esta semana.

El objetivo es generar la confianza necesaria para que quien puede crear empleo decida hacerlo. Por ello, os pido estos cinco regalos:

1º) Un pacto de gobierno entre los partidos más votados. Las leyes que nacen con un amplio respaldo político tienen menos probabilidades de ser derogadas o modificadas por el siguiente gobierno. De esta manera se incrementaría la seguridad jurídica y se reduciría el riesgo regulatorio.

2º) Un aumento de la competencia en todos los sectores y mercados. Es la manera de mejorar constantemente nuestra competitividad. Se beneficiarían los consumidores (particulares y empresas), los trabajadores (desarrollo de capacidades) y los emprendedores (pueden acceder al mercado). A corto plazo perjudica a las empresas establecidas, pero a largo plazo desarrollarían unas habilidades que les permitirían competir mejor en otros mercados. La competencia no es sencilla de implementar porque hay colectivos que tratan de impedirla, el gobierno debería tener suficientes agallas para defender el interés general.

3º) Una mejora de la formación. Sobretodo en las etapas más próximas al mercado laboral (universidad, formación profesional, cursos, másters, idiomas, etc) para que el capital humano se adapte lo mejor posible a las necesidades de las empresas. El objetivo no debe ser tener los profesionales con más horas de formación, sino los que mejor reúnen las cualidades que los empresarios demandan.

4º) Un ecosistema favorable para que el esfuerzo y el talento puedan dar fruto. Debería fomentar el emprendimiento, la inversión en empresas de nueva creación y el acceso de las empresas a los mercados de capitales.

5º) Un mercado laboral más coherente. Debe proteger mejor a quienes ganan menos y flexibilizar el despido de los trabajadores con mayores nóminas. Estamos al revés de cómo deberíamos. Normalmente los contratos más precarios son los de menor retribución y aquellos con mayores salarios están mucho más blindados frente al despido. España debería ser un paraíso para los empresarios que buscasen empleados de alto valor y menos amable con quien quiere mano de obra barata.

Con estos regalos muchas empresas nacionales y extranjeras desearán generar empleo. Prometemos ser buenos y portarnos bien.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios