¿Por qué las indemnizaciones de los directivos de las cotizadas son tan elevadas?

La solución de sobrepagar a los directivos salientes para que acepten su marcha se convierte en una manera recurrente de resolver el conflicto de forma satisfactoria

Foto: Con esta solución el directivo saliente gana porque se va con una buena mochila.
Con esta solución el directivo saliente gana porque se va con una buena mochila.

Pongamos que un presidente de una compañía cotizada se marcha nombrando un sucesor. El nuevo presidente posiblemente querrá hacer cambios en la alta dirección y situar en puestos clave a personas de su confianza. Para hacerlo ha de descender, despedir o jubilar a quienes están desempeñando actualmente esas funciones. Para evitar amotinamientos y luchas de poder que puedan cuestionar al presidente, la solución sencilla es dar una generosa indemnización al despedido o magníficas condiciones al jubilado/pre-jubilado.

Con esta solución el directivo saliente gana porque se va con una buena mochila. Por el otro lado, el presidente y el directivo que lo sustituye también ganan porque aumentan su poder/control en la empresa. ¿Quién pierde? ¿Quién paga la factura? el accionista.

¿Quién pierde? ¿Quién paga la factura? el accionista.(Reuters)
¿Quién pierde? ¿Quién paga la factura? el accionista.(Reuters)

Estas prácticas están extendidísimas en las empresas cotizadas. No son ningún secreto las luchas de poder que se libran dentro de las grandes organizaciones. A mí no se me olvida lo que me dijo mi padre cuando le dije que quería estudiar administración y dirección de empresas orientada a las finanzas. Me contó que un amigo suyo (directivo en un banco) le había confesado que “dedicaba más tiempo a vigilar su silla que a trabajar”. Creo sinceramente que se ha avanzado mucho desde esos años 90, pero una parte de aquella forma de actuar permanece en las grandes compañías.

La solución de sobrepagar a los directivos salientes para que acepten su marcha se convierte en una manera recurrente de resolver el conflicto de forma satisfactoria para los directivos involucrados. Se produce porque los accionistas no tienen suficiente control sobre la dirección. Con este proceder, los directivos desvalijan la casa de los accionistas constantemente.

El importe que los directivos reciben de sus empresas debería ser un porcentaje no muy elevado de su salario anual

¿Cómo se puede evitar? Limitando el importe máximo que la empresa puede pagar a los directivos en concepto de indemnización. Debería ser un porcentaje no muy elevado de su salario anual. Lo malo es que con el tiempo, los directivos buscarán soluciones imaginativas para seguir resolviendo sus disputas a costa del accionista.

Por ello, es importante invertir en empresas donde los accionistas controlen a la dirección. Donde los directivos tengan que justificar sus decisiones, donde los accionistas no sean manipulados por la dirección (problema de agencia) y donde puedan sustituir a los directivos si creen que no conducen a la sociedad por buen camino. Lo malo es que las compañías cotizadas en bolsa que cumplen esto son minoría.

Rumbo Inversor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios