¿Cuántos tipos de análisis fundamental hay?

Existen diferentes clasificaciones, aunque algnuas se enfocan porla metodología y no por el objetivo del análisis.

Foto: Pantallas del parqué de la Bolsa de Madrid. (EFE)
Pantallas del parqué de la Bolsa de Madrid. (EFE)

Normalmente se clasifica a los inversores que realizan análisis fundamental según las características de los valores en los que invierten en dos estilos: valor (value) y crecimiento (growth). Observando los ratios de valoración, rentabilidad y crecimiento de las empresas en las que invierten se puede situar a los inversores, gestores o analistas en una de estas dos categorías, sin necesidad de preguntarle cómo seleccionan los valores.

En mi opinión, esta diferenciación no ayuda a entender los motivos por los que se han elegido los valores ni a definir el horizonte temporal que debemos considerar. Por ello, creo que tiene más sentido clasificar los estilos de análisis fundamental por el tipo de trabajo que realiza quien selecciona las inversiones. Es decir, clasificar a los inversores por el método de pesca en lugar de por las características de los peces. En este sentido, distingo 5 grupos:

1º) Análisis de la situación actual. Incluye a todos aquellos que centran su estudio en predecir los resultados de las compañías en el próximo trimestre o año y a quienes realizan análisis de ciclos de beneficios sectoriales con la idea de obtener un resultado a corto o medio plazo.

2º) Análisis de un evento corporativo. Basan sus decisiones en el desenlace de un determinado evento (fusión, restructuración, etc).

3º) Análisis de la valoración. El objetivo de los inversores de este grupo es encontrar compañías que coticen baratas respecto a los resultados que generan esperando que en el medio o largo plazo el mercado reconozca su valor.

4º) Análisis del modelo de negocio. El propósito de este enfoque es analizar los motivos estratégicos o ventajas competitivas por los que podamos esperar que los beneficios futuros serán elevados y sostenibles en el tiempo. La idea que hace necesario este tipo de análisis es que un buen negocio pasado no tiene por qué ser un buen negocio futuro. Hay muchos aspectos que cambian (barreras de entrada, comportamiento de los clientes, formas de ofrecer los bienes y servicios, poder de negociación con clientes y proveedores, etc).

5º) Análisis de la dirección. La finalidad de este enfoque es medir las capacidades del equipo directivo y el grado de alineación de sus intereses a largo plazo con los de los accionistas. De poco sirve elegir una buena inversión si al final una parte significativa del resultado no acaba en manos de quienes han arriesgado su capital. Los directivos son quienes dirigen el autobús en el que se suben los accionistas y deben ser capaces de reaccionar satisfactoriamente a todas las amenazas y oportunidades que se presenten. Este análisis se convierte en imprescindible cuando se invierte a muy largo plazo porque casi nada permanece. Son los directivos los que deben adaptar o cambiar el modelo de negocio.

Termino destacando que estos tipos de análisis no son incompatibles y muchos inversores utilizamos varios de ellos. La importancia que le demos a cada uno de estos tipos de estudios dependerá en gran parte del horizonte de inversión que consideremos.

Rumbo Inversor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios