¿Quién se hará con el control de Dell?
  1. Mercados
  2. Secretos del Private Equity
Ignacio Sarría

Secretos del Private Equity

Por

¿Quién se hará con el control de Dell?

Desde que se anunció la oferta pública de Michael Dell respaldado por el fondo americano de Private Equity Silver Lake para hacerse con el control de

Desde que se anunció la oferta pública de Michael Dell respaldado por el fondo americano de Private Equity Silver Lake para hacerse con el control de Dell por 24.000 millones de dólares, han sido varios los potenciales compradores financieros y estratégicos que se han interesado en presentar una oferta competidora.

El “Special Committee” -que supervisa el proceso de presentación de posibles ofertas competidoras en un plazo de 45 días desde la consideración de la realizada por el propio Dell- hizo público hace unas semanas que hay dos ofertas competidoras que podrían presentarse en los próximos días. 

Blackstone, una de las mayores gestoras de fondos de Private Equity, ha anunciado su interés en presentar una oferta competidora por un precio superior a los 14,25 dólares por acción que ofreció Michael Dell. A la vez, permitirá a todos los accionistas actuales de Dell participar en la operación de exclusión de salida a bolsa si estuvieran interesados.

Por otro lado, Carl Icahn, el veterano inversor americano y reconocido “activista” en operaciones de toma de control de compañías, ha hecho público que ha invertido 1.000 millones de dólares en acciones de Dell, alcanzando una participación cercana al 5% del capital, y que está ultimando los detalles con los bancos para presentar una oferta en la cual invertirá otros 4.000 millones de dólares.

El precio de las acciones de Dell sigue cotizando desde hace varias semanas por encima del precio de la oferta inicial, y se espera que pueda subir conforme se conozcan más detalles de posibles ofertas competidoras.

La situación no es fácil para Michael Dell porque, si se confirman las ofertas competidoras, estará obligado a mejorar su oferta inicial e incluso puede verse forzado a dejar de ser el principal ejecutivo de la empresa que el mismo fundó. Según varios rumores, Blackstone está rastreando el mercado para fichar a un nuevo consejero delegado que se encargue de gestionar Dell en caso de hacerse con el control de la compañía. 

La toma de control y posterior exclusión de bolsa de Dell no es una operación sencilla y requiere no solo capacidad para firmar un cheque de más de 4.000 millones de dólares de capital, sino obtener un paquete de financiación cercano a los 15.000 millones de dólares para poder presentar una oferta atractiva a los accionistas. No hay que olvidar que Dell cuenta en su balance con más de 10.000 millones de dólares en caja, de los cuales una gran parte será utilizada para financiar la adquisición.

La operación es la mayor toma de control de una compañía cotizada y cuyo fundador y principal ejecutivo posee el 16% de las acciones. Tanto Blackstone como Carl Icahn son conscientes que cualquier operación de toma de control tendrá que contar con un acuerdo amistoso con Michael Dell, ya sea para que participe en la operación o para pactar una salida amistosa.

Michael es un tipo ambicioso y dispuesto a tomar riesgos y hará todo lo que esté en su mano para demostrarle al mundo que la compañía que lleva su nombre sigue siendo una historia de éxito.

Es prematuro anticipar el desenlace pero parece razonable pensar que se llegará a un acuerdo entre los fondos de Private Equity interesados, Michael Dell y Carl Icahn, para formar un consorcio que presente una oferta superior y que permita a todos los accionistas que lo deseen participar en la oferta de exclusión de Bolsa de uno de los mayores fabricantes de ordenadores del mundo.