Cómo sobrevivir en la guerra comercial de Trump

Cuanto más ataca la prensa a Trump, más sube su nivel de aceptación. Y eso no es bueno para los mercados porque, si jaleas al macho alfa, se puede venir arriba

Foto: Donald Trump. (EFE)
Donald Trump. (EFE)

Tal y como ocurrió en las elecciones, cuanto más ataca la prensa a Trump, más sube su nivel de aceptación. Y eso no es bueno para los mercados porque, si jaleas al macho alfa, se puede venir arriba.

No sé cuánto tardará en ocurrir en Europa, pero en EE.UU el divorcio entre la opinión publicada y la opinión pública es un hecho contrastado. Trump, que hace solo unos meses no llegaba ni al 30% de aprobación entre los votantes, está ahora en el 45%. Y en cuestiones económicas su nivel de aprobación ha llegado al 51%.

En realidad, no sé de qué se extrañan los medios de que a los norteamericanos les parezca bien que les bajen los impuestos, crezca la economía y que el paro sea de menos del 5%. Son esas cosas que afectan a la gente de a pie que no se aprecian desde las alturas de la torre de marfil mediática. Y hablo solo de economía, que es mi “negociado”, no de otras políticas de la administración Trump.

Desde la torre de marfil, especialmente desde la europea, se critica a Trump por plantarle cara a China en temas comerciales. En realidad es tal la enemistad de la prensa con el presidente norteamericano que está cometiendo el error de meterse con él en algo en lo que tiene toda la razón. Porque el norteamericano de a pie es perfectamente consciente de que China no juega limpio en temas comerciales. Y cuando ve que Trump actúa en defensa de los intereses norteamericanos son tan raros que les parece bien y lo aprueban en las encuestas.

El problema de que siga aumentando el nivel de aprobación reside en la personalidad de Donald Trump. Hasta ahora iba “suave” – para ser Trump – y se limitaba a cumplir sus promesas electorales negociando nuevos acuerdos comerciales. Pero podría pasar de ser el hábil negociador que ha demostrado ser hasta la fecha - incluido el tema de Corea - a sentirse cual gladiador jaleado por las masas en su pugna comercial. Y eso no sería bueno para los mercados.

Es posible que a largo plazo las guerras comerciales no las gane nadie, pero, de momento, en las bolsas la va ganando Estados Unidos

Hasta ahora los inversores han pensado mayoritariamente que estamos en un proceso negociador que al final acabará bien, especialmente para Estados Unidos, pero con concesiones por ambos lados. Yo no sólo suscribo ese razonamiento, sino que creo que las bases, tanto de lo que ha ocurrido con Corea como de la negociación comercial, las establecieron previamente el presidente Xi y Donald Trump en su primera reunión en Florida. Pero ya se sabe: uno de los contrincantes podría pensar qué su posición ha mejorado y tener la tentación de tensar la cuerda. Y tensar la cuerda con los chinos puede no ser una buena idea, así que a continuación les doy algunos consejos para el caso de que Trump se viniera arriba y decidiera aumentar la apuesta.En primer lugar, es posible que a largo plazo las guerras comerciales no las gane nadie, pero, de momento, en las bolsas esta la va ganando Estados Unidos.

En primer lugar, es posible que a largo plazo las guerras comerciales no las gane nadie, pero, de momento, en las bolsas esta la va ganando Estados Unidos. El índice de Shanghai cae un -12 % en el año y el Eurostoxx pierde un -3,50 %. Comparados esos resultados con los del SP 500 (+2%) o los del Nasdaq (+10%) resulta obvio que no todos sufren igual cuando Trump coge su fusil. Así que, si va a estar en renta variable, mi consejo es que sea norteamericana.

¿Busca refugio? Mejor el dólar que el oro

Si prefiere buscar refugio, mejor el dólar que el oro. Mientras que la divisa norteamericana sube un +3% en el año de la guerra comercial, el oro pierde el -3,50%. Y hay un sitio en el que no debe estar en ningún caso y son los mercados emergentes, se trate de bonos o de acciones, especialmente si invierte en divisa local. Esto lo digo desde hace tiempo y creo que, junto con el tema del dólar y el Nasdaq, ha sido uno de mis mejores consejos del año. Ahora está más vigente que nunca.

Todo lo anterior son medidas que pueden tomar quienes piensen que Trump se va a venir arriba y las escaramuzas comerciales se van a convertir en guerra abierta. Y, desgraciadamente, no es algo en absoluto descartable, por eso les doy ideas para protegerse. Ahora bien, personalmente sigo pensando que el presidente norteamericano es un buen negociador y sabe medir hasta dónde puede llegar. De hecho, la bolsa norteamericana es un buen indicador de hasta donde puede apretar en la negociación.

La bolsa norteamericana es un buen indicador de hasta dónde Trump puede apretar en la negociación


Hasta ahora hemos visto que sufre más la del enemigo, pero eso tiene un límite. La primera indicación de que nos estamos aproximando a ese límite es que una empresa tan emblemática como Harley Davidson anuncie que va a trasladar parte de su producción al extranjero por el problema de las tarifas. El otro límite podría ponerlo el Dow Jones y ese seguro que Trump se lo acaba tomando en serio.

Les dije al inicio del año que 2018 sería el año del trader. Año de comprar cuando Trump hiciera bajar las bolsas y de vender cuando las hiciera subir. Creo que eso no ha cambiado. Esperemos que Donald Trump sea un buen jugador de póquer y sepa cuándo hay que plantarse.

Telón de Fondo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios