Es noticia
Corrección en las bolsas no, corrección en la tecnología
  1. Mercados
  2. Telón de Fondo
Víctor Alvargonzález

Telón de Fondo

Por

Corrección en las bolsas no, corrección en la tecnología

Elija bien donde se asesora y donde se informa, porque la confusión es muy mala a la hora de invertir. Tanto como la desinformación

Foto: iStock
iStock

“¡Fuerte corrección en las bolsas!”, dicen en medios y redes. Y digo “dicen” porque en realidad no se está produciendo una corrección en las bolsas, se está produciendo una corrección en el sector tecnológico, que es muy distinto. Y es bastante “light”, por cierto.

En esta “corrección mediática”, los valores protagonistas de esa “Gran Rotación”, sobre la que tanto les he hablado últimamente no han corregido. El sector financiero se mantiene en máximos, las materias primas solo han perdido un 1 % respecto a como acabaron el año pasado, las bolsas europeas se encuentran a solo un 2 % de sus máximos anteriores y el Dow Jones sólo ha perdido un 1,50 % ¡desde máximos históricos! Aquí lo único que ha corregido es la tecnología y es una corrección pequeña, porque la media de las correcciones de los últimos 10 años se mueven en el entorno de 9 % y esta, según escribo, no llega ni al 6 %.

Hemos llegado a un punto en el que la famosa pos verdad ha llegado a los mercados y hay correcciones cuando los medios y redes sociales dicen que las hay, no cuando realmente se producen. Así que siga mi consejo: elija bien donde se asesora y donde se informa, porque la confusión es muy mala a la hora de invertir. Tanto como la desinformación.

Foto: EC.

Entrando en materia, es decir, en donde realmente se ha producido una cierta corrección, lo importante es tratar de establecer si el activo en cuestión se recuperará y, en mi opinión lo más importante, cuál es la señal que nos manda esta corrección.

Respecto a la primera , mi opinión es que la tecnología recuperará todo o parte de lo perdido en la corrección, pero que lo importante no es eso, sino la señal que manda el mercado, y les diré lo mismo que dije hace un año: no será el sector que ocupe el primer puesto en el podio en 2022. El año pasado le superaron finanzas, energía y materias primas. Este año la tecnología se quedará de nuevo fuera de la “pole position”. La Gran Rotación sigue en vigor y su protagonista no es la tecnología.

También creo que el mercado nos manda otra señal: que hay que empezar a “reciclar” la inversión en tecnología, para aprovechar la tercera fase de la revolución digital. Comienza con Silicon Valley, continúa con Internet – donde bastaba un fondo indexado al NASDAQ para aprovecharla - y ahora entramos en una tercera fase, que nosotros llamamos “El metaverso y sus socios” y en la cual hay que afinar el tiro (y el “timing”).

Foto: Parqué de la Bolsa de Madrid. (EFE/Paula García)

Decimos que el metaverso es la siguiente fase porque significa pasar de comunicarnos y comprar a través de una pantalla de ordenador o un móvil a hacerlo integrándonos en un auténtico mundo virtual. Un proceso cuyo alcance todavía cuesta imaginar hasta dónde puede llegar, pero que seguro será muy lejos. Como ocurrió con Internet (que también generaba mucho escepticismo).

Para construir ese nuevo mundo tendrá que producirse un enorme salto tecnológico en los que nosotros denominamos “socios del metaverso”. Así que no se trata de eliminar totalmente la tecnología de la cartera, sino de reducir su peso – para adaptarlo al que le corresponde en La Gran Rotación - y centrarnos allí donde los precios todavía no han descontado el potencial de crecimiento. Este año ya se ha notado en alguna de nuestras recomendaciones de carteras formadas por ETF, puesto que solo se puede centrar el tiro en los “socios del metaverso” utilizando ETFs o invirtiendo directamente en valores, que obviamente hay que elegir muy bien y no es fácil (pronto anunciaremos un servicio muy interesante en este sentido). Olvídense de rentabilizar al meta verso y sus socios a través de fondos tradicionales, al menos con la oferta actual que hay en España.

Antes de acabar es conveniente “bajar al barro” y entrar en cuestiones menos futuristas pero no menos importantes para el sector, como por ejemplo explicar porqué el mercado considera que el sector tecnológico es el principal perjudicado por el cambio de política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

En este sentido es muy importante señalar que la corrección del NASDAQ no se produce cuando la Fed dice que va a dejar de comprar bonos, sino cuando se publican sus últimas actas, donde dice que se está planteando ir más lejos, concretamente reducir su balance y, además, subir los tipos de interés.

Foto: Foto de archivo: Reuters

¿Por qué le tiene tanto miedo la tecnología al cambio de actitud de la Fed? Todas las explicaciones que se dan actualmente en el mercado al respecto están un poco cogidas con pinzas, pero conviene conocerlas.

La primera es que si el mayor beneficiario del estímulo económico ha sido el NASDAQ, si desaparece el estímulo será el más perjudicado. La otra se refiere a la valoración: las tecnológicas ofrecen una rentabilidad por dividendo mucho menor que el resto del mercado. El “dividend yield” es inferior al 1 % (de media). Así que si por ejemplo el bono a 10 años se situara en el 2 % de cupón anual – cosa que no se puede descartar en absoluto en el proceso de la Gran Rotación - alguien podría plantearse realizar beneficios en el NASDAQ y poner el dinero a cubierto en bonos del Estado al 2 %.

Personalmente no creo que nadie que invierta en tecnología esté buscando el dividendo, lo que busca es el crecimiento – de ahí que los socios del metaverso no creo que se vean muy afectados porque los tipos de interés suban un punto - pero yo les cuento lo que se dice en el mercado.

Porque lo importante no es si lo anterior es cierto o no, lo importante es lo que diga el mercado, que es quien mueve las cotizaciones. Y el mercado ha establecido, al menos por el momento, una correlación muy clara entre lo que haga la Fed y lo que hace el sector tecnológico: a más restrictiva la Reserva Federal, peor para la tecnología. Y viceversa.

Sector Financiero Silicon Valley Inversiones Tecnología