El capital privado, al acecho de una bolsa castigada

Dada la liquidez acumulada por el capital riesgo en los últimos meses, los fondos de capital privado se perfilan como los grandes animadores del M&A

Foto: Vista general de la bolsa española. (EFE)
Vista general de la bolsa española. (EFE)
Adelantado en

En el actual entorno de caídas de los valores cotizados debido a la crisis del covid-19, y la gran incertidumbre por cómo la economía global pueda salir del bache, el mercado ya está anticipando un mayor dinamismo por parte de los fondos de capital privado, también activistas, en operaciones corporativas que pueden llegar a afectar a cualquier compañía cotizada, independientemente de su tamaño. Frente a esta nueva realidad, en la que primará la necesidad de capital, las empresas deben prepararse en varios frentes, y con significativos cambios de actitud. Entre otros, deben prevalecer la anticipación, una mejor comunicación con los inversores y una mayor transparencia.

La bolsa española ha caído cerca de un 30% ante las incertidumbres y la volatilidad generadas por la crisis sanitaria. Esto hace que muchas empresas españolas tengan ‘precios de saldo’ y puedan ver amenazado el control de su capital. En este entorno difícil, es previsible que la actividad de M&A y la incidencia de campañas activistas puedan aumentar, de manera similar a lo que ocurrió tras la crisis financiera mundial en 2008, una vez que las condiciones del mercado empiecen a estabilizarse. Esas operaciones podrían impulsarse por casos de oportunismo, supervivencia, deuda barata y los elevados niveles de liquidez en manos del capital privado, y tampoco es descartable el aumento de operaciones no solicitadas u hostiles.

Según Mergermarket, los 'private equities' protagonizaron un tercio de las operaciones de M&A a nivel global en todo 2019 por un importe total de 501.951 millones de euros. Dada la liquidez acumulada por el capital riesgo en los últimos meses, los fondos de capital privado se perfilan como los grandes animadores del M&A. Varios expertos y analistas señalan que puede producirse un incremento de las operaciones de capital privado en compañías cotizadas, ya que en momentos en los que el crédito es difícil de conseguir y busquen liquidez, es probable que las empresas vendan acciones o valores convertibles a un precio de descuento. El objetivo marcado por los fondos serían empresas que tenían precios muy altos antes de la pandemia y los llamados 'carve-out deals' (venta de unidades de negocio concretas realizadas por grandes corporaciones). Aun así, estos escenarios deben convivir en el corto plazo con las necesidades que puedan mostrar sus actuales participadas. De hecho, muchos de estos fondos se están viendo obligados a aportar liquidez adicional o incluso recomprar deuda de las firmas que integran sus carteras.

Cada vez más, los fondos activistas emplean las tácticas del capital riesgo y este desarrolla campañas activistas en las empresas donde invierte. El principal motivo es que sus empresas objetivo son en muchos casos coincidentes. Además, las aptitudes de ambos inversores están estrechamente alineadas y resultan similares: una astucia clara para detectar empresas infravaloradas y los conocimientos técnicos para reestructurarlas y gestionarlas adecuadamente para impulsar la creación de valor.

El banco Lazard indica que una vez que las recientes turbulencias disminuyan, los inversores tendrán una idea más clara de qué empresas tienen un rendimiento inferior y surgirán oportunidades para que, firmas de capital privado con experiencia, presenten un argumento creíble a favor del cambio, y pueda entonces iniciarse campañas activistas en empresas con cadenas de suministro complejas o vulnerables. Además, Lazard predice que los “niveles de actividad aumentarán a medida que la economía en general se normalice y que el mercado de fusiones y adquisiciones regrese como una vía viable para la creación de valor”.

Según la encuesta a inversores realizada por BCG el pasado marzo el 59% de los consultados asegura que la crisis del covid-19 provocará un aumento de las campañas activistas. En este sentido, es importante destacar que esta realidad afecta a cualquier compañía cotizada. A día de hoy, según Activist Insight, las 'mid cap' son las empresas objetivo preferidas por los activistas (26%).

Las empresas que se enfrentan a esta presión deben ser capaces de articular su visión a largo plazo para crear un valor sostenible para sus accionistas y otros grupos de interés y definir por qué esa estrategia proporcionará en última instancia un mayor valor.

Ante este escenario, será clave que las empresas identifiquen bien a sus accionistas y propietarios entendiendo las diferentes perspectivas de inversión y de gobierno de la cambiante estructura de su capital. Como resultado de la reciente volatilidad del mercado, incluso las corporaciones más grandes han experimentado grandes cambios en su accionariado. Los consejos de administración deben ser capaces de expresar a los inversores la visión sostenible a largo plazo de la empresa que supervisan a través de una autoevaluación continua que debe hacerse como si se mirara la empresa a través de los ojos de un activista agresivo. Es importante, como no, contar con un equipo de asesores externos que conozca en profundidad la empresa y que ayude en ese proceso continuo de evaluación y contribuir a reforzar el compromiso y vinculación con los accionistas de más largo plazo.

La falta de visibilidad y de comunicación sobre las perspectivas a largo plazo de la compañía, aumenta el riesgo de que algunos accionistas se sientan atraídos por ofertas con un precio superior a la cotización actual de las acciones, incluso si la oferta es significativamente inferior al valor intrínseco de la empresa. Es clave, utilizar la comunicación para impactar al mercado, escoger un perfil público bajo no puede servir de excusa para la inactividad, las empresas deben tener bien identificados a sus grupos de interés y establecer una relación de cercanía con ellos. Y en cualquier caso, aunque lo ideal es evitar un ataque ('proxy fight' o campaña), para afrontar este tipo de situaciones con posibilidades de éxito es imprescindible estar preparado para actuar con rapidez y contar con una organización engrasada para ello.

*Jorge López Zafra y Luis Guerricagoitia . Directores de Comunicación Financiera de LLYC.

Tribuna Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios