Petróleo, inflación y cartera de inversiones
  1. Mercados
  2. Tribuna Mercados
Tribuna EC10

Tribuna Mercados

Por

Petróleo, inflación y cartera de inversiones

Ya se ha cumplido el año desde el principio del confinamiento. Un año lleno de vaivenes políticos y bursátiles y quizá sea momento de compartir y actualizar alguna prevision

placeholder Foto: Wall Street
Wall Street

Ya se ha cumplido el año desde el principio del confinamiento. Un año lleno de vaivenes políticos y bursátiles y quizá sea momento de compartir y actualizar alguna prevision.

En la arena política Biden se hizo cargo de la polémica que era de esperar. También según lo previsto sus 100 primeros días están siendo activos y productivos y, sobre todo, conflictivos. Con buen talante sienta a los farmacéuticos y les anticipa lo que les va a pasar en su legislatura si NO liberan la vacuna. El resultado de esa conversación es que pronto estarán vacunando a los niños. Palabras duras también las suyas contra China, Rusia y hasta Arabia Saudí. ¡Emite alto y claro!

En el plano económico se abre una etapa sin inflación, con petróleo en mínimos y mercados bursátiles sin dirección alguna. Momento solo para criterios de gestion profesionales.

Hace algo más de 25 años, Japón contrató a Milton Friedman, autor de “free to choose” y premio Nobel de Economía, con el gran objetivo de atacar la deflación y estimular el crecimiento a través de la oferta monetaria. Muy en la línea del “monetary easing” actual de la Reserva Federal. Lo intentó todo y acabo sugiriendo imprimir billetes al estilo de la hiperinflación de los años 30 en Alemania. Levantó el déficit público al 240% sobre PIB (donde aún se mantiene) y no consiguió NADA. Japón lleva algo más de tres décadas creciendo a menos del 1% con deflación y sus marcadores que estuvieron en 44.000 Nikkei y no hace tanto llego al 6000 para ahora ir recuperando.

El petróleo tiene poco recorrido. Se suman a sus desacuerdos en términos de oferta de productores la demanda alternativa empezando por el coche eléctrico hasta llegar a las fuentes de energía alternativas. Estados unidos, en su marcada fase de “market maker oficial” no podrá sostener más el precio.

El pleno empleo tampoco tirará de los precios y la inflación. Cambiaron los hábitos y la generación de millennials ya no responde a los incrementos en sueldos, o ganar mas, como lo hace a las invitaciones de cuidar a tu bebé o traer a tu mascota al trabajo mejorando tu entorno de trabajo. Nos hace pensar que la presión de los salarios, hasta un 65% de las presiones inflacionistas, no tendrá efectos inflacionistas alguno.

Sin inflación y con tipos de interés negativos, ¿dónde ira el capital? Pues la respuesta parece clara. Ya que nadie entiende la composición de bitcoin, quizá mejor Las Vegas, el dinero seguirá yendo a los mercados. Pero más que nunca debe ser gestionado con criterio profesional y con cobertura. No es costoso apostar a la baja y cualquier gestor profesional debería saber hacerlo incluso con cantidades más reducidas. Con las volatilidades tan bajas, es momento de asegurar no perder más de un 10% si hubiera corrección aún renunciando a una parte de la ganancia si la hubiese.

Momento para rodearse de gestores profesionales que sepan combinar las estrategias de inversión.

*Rafael Salama Falabella es Licenciado en economia e historia por la universidad de TUFTS en Medford (Massachusetts)

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Petróleo Inflación Inversiones Cartera de inversión