Es noticia
Menú
El largo pero exitoso camino del capital natural
  1. Mercados
  2. Tribuna Mercados
Gonzalo de Cadenas-Santiago

Tribuna Mercados

Por

El largo pero exitoso camino del capital natural

Hay espacio y necesidad económica y financiera por los activos de capital natural: pueden ser fuente de mitigación de riesgos, diversificación y rentabilidades a largo plazo hasta ahora no contempladas

Foto: istock
istock

La concienciación sobre la importancia del crecimiento económico sostenible está aumentando especialmente de cara a la conferencia mundial sobre el clima que se celebrará en noviembre (COP26) y, con esta, también la relevancia que se le está comenzando a dar al capital natural no solo para la economía de manera genérica sino para el desarrollo de los mercados financieros en general.

El capital natural es una pequeña parte del espacio de inversión sostenible (ESG), pero será un área cada vez más importante para la inversión institucional, para apoyar a la diversificación y la capacidad de generar rendimientos atractivos a largo plazo.

Foto:

Los inversores institucionales invierten cada vez más en estos activos, cada vez más interesados en el valor financiero del mundo natural y en cómo integrarlo en sus estrategias de inversión. Y es que la inversión en capital natural, además de apoyar el objetivo de reducir la huella de carbono, tiene como objetivos la protección de la biodiversidad, la agricultura sostenible y la conservación de los océanos, lo que amplía el estilo inversor de este tipo de actividad. Esto queda patente en el aún incipiente interés de todo el espectro financiero. No solamente vemos un crecimiento vertiginoso de los productos financieros innovadores vinculados a la naturaleza, sino también de los préstamos bancarios vinculados a la sostenibilidad e incluso de la actividad aseguradora.

Aunque los proyectos de compensación de emisiones de carbono dominarán las entradas de activos por ahora, su atractivo es limitado y con el tiempo se verán superados por una colección de inversión de esta índole, de objetivos y estilo más amplios. Los bancos también están introduciendo objetivos basados en la naturaleza dentro de los préstamos vinculados a la sostenibilidad, en los que los intereses pagados dependen del rendimiento medioambiental del prestatario. También se ha creado la primera póliza de seguro de arrecifes de coral del mundo, que asegura un tramo de 100 millas del Arrecife Mesoamericano en México. Podría haber más pólizas para arrecifes en otros lugares, ofreciendo nuevos nichos para la suscripción.

Seguirán siendo activos "de nicho" hasta que los indicadores de rendimiento puedan cuantificarse con mayor precisión

Sin embargo, no será fácil el desarrollo de este mercado: seguirá siendo una clase de activos relativamente de nicho hasta que los indicadores de rendimiento puedan cuantificarse con mayor precisión y se lancen vehículos de inversión más grandes. Por otro lado, la presión por una mayor transparencia, responsabilidad y métricas medibles crecerá en la clase de activos de capital natural y las dificultades para ampliar el espectro se incrementarán. Y, por último, las dificultades para valorar con precisión los recursos naturales podrían obstaculizar el desarrollo de productos financieros si no se hace bien el trabajo.

En definitiva, hay espacio y necesidad económica y financiera por los activos de capital natural; estos pueden no solo complementar el esfuerzo por recuperar la sostenibilidad del planeta, sino ser fuente además de mitigación de riesgos, diversificación y rentabilidades a largo plazo que hasta ahora no contemplábamos. Pero, para que esto ocurra, queda trabajo por hacer, y no solamente desde el punto de vista de la política ambiental, social y económica, sino desde el lado de la industria financiera, que también debe trabajar para que exista un mercado eficiente, informado y transparente en el que poder operar y contribuir al crecimiento y a la sostenibilidad.

La concienciación sobre la importancia del crecimiento económico sostenible está aumentando especialmente de cara a la conferencia mundial sobre el clima que se celebrará en noviembre (COP26) y, con esta, también la relevancia que se le está comenzando a dar al capital natural no solo para la economía de manera genérica sino para el desarrollo de los mercados financieros en general.

Activos Inversores Créditos Estrategias de inversión
El redactor recomienda