25 pruebas del mayor fraude piramidal del mundo
  1. Mercados
  2. Valor Añadido
S. McCoy

Valor Añadido

Por

25 pruebas del mayor fraude piramidal del mundo

El próximo martes 24 de septiembre, tengo la oportunidad de moderar el que promete ser un debate apasionante sobre ‘El papel de los Bancos Centrales en

El próximo martes 24 de septiembre, tengo la oportunidad de moderar el que promete ser un debate apasionante sobre "El papel de los Bancos Centrales en el siglo XXI" entre el exmiembro del Comité Ejecutivo del BCE, José Manuel González-Páramo, y el libérrimo, económicamente hablando se entiende, Daniel Lacalle. Si alguno está interesado en inscribirse, lo puede hacer aquí. La cosa promete.

No se me ocurre mejor manera de azuzar la discusión previa que con una provocación. La que me brinda en bandeja el irreverente ZeroHedge haciéndose eco ayer de un post del no menosout, out, out of the box, Michael Snyder, titular de The Economic Collapse. Como se pueden imaginar, ante tal denominación, sobran los comentarios. Optimista, lo que se dice optimista, como que no parece el pollo.

Pues bien, coincidiendo con el centenario de la creación de la FED se despacha con una entrada salvajeque, en su opinión, acreditaría cómo la Reserva Federal, y por analogía el resto de los bancos centrales (BBCC), no son sino una creación de la banca para proteger sus intereses -así lo probaría la forma en que fue creada, por políticos y miembros señeros de Wall Street- en una suerte de planificación central que poco o nada tiene que ver con la libertad de mercado y la democracia parlamentaria(Zerohedge, "25 fast facts about the Federal Reserve", 16-09-2013).

El sistema de dinero fiduciario montado alrededor de los BBCC no sería para el autor sino ‘un gigantesco fraude piramidal’ (una idea que desarrolla separadamente aquí). Afirma vehementemente que, si el ciudadano de a pie entendiera su funcionamiento, saldría en masa a la calle a voz en gritoexigiendo ‘su inmediata abolición’.

La pieza está trufada de referencias históricas. Así,arranca señalandoque,mientras no existía esta figura, en Estados Unidos había crecimiento, lainflación no era un problema, la moneda conservaba su valor, no existían los bancos too big to fail y la deuda pública era dos diezmilésimas partes de la actual (en esta última aseveración hay un mucho de demagogia, lo admito, ya que la proporción al menos debiera haberse mantenido en relación al crecimiento del PIB).

Sigue afirmando que fue con la aparición de la FED cuando se inician los problemas que concluyeron en la Gran Depresión -y en las 10 recesiones que ha habido con posterioridad a 1950 en Estados Unidos- y se activan los mecanismos para extraer el dinero "del bolsillo ciudadano y transferirlo al Gobierno central que, a su vez, lo utiliza para auxiliar a la banca". Prueba de ello serían los 16 billones de dólares -11 Españas enteras- que las grandes entidades financieras estadounidenses habrían recibido del Estado durante la última crisis (esto suena a conspiranoico pero cuenta con respaldo documental, página 131).

Por si fuera poco, la Reserva Federal se ha dedicado a darle a la maquinita de imprimir billetes -algo inicialmente reservado al Congreso, por cierto- como si no hubiera un mañana, con la misma finalidad: beneficiar a la economía financiera y a las élites extractivas.

Por una parte, remunera -en una muestra más de la impunidad con la que actúan los BBCC, el discurso es de Snyder- hasta 1,8 billones de dólares acaparados por las grandes instituciones y depositados en su balance, liquidez que no llega a la actividad productiva. Y no es el único, ¿eh, Draghi? Mientras la burbuja de deuda pública, que le cuesta 400.000 millones de dólares a los estadounidenses al año sólo en intereses, y la de los derivadosque, como Kike Vázquez advertía en su post de estelunes,es hiperbólica,siguen su inflado curso, indiferente el ademán del supervisor.

Por otra, basta con mirar quiénes se han llevado el gato al agua de la mejora en la sociedad estadounidense a resultas de la acción de la Reserva Federal: el 1% más rico ha absorbido el 95% de la creación de riqueza financiera; el 99% restante, apenas el 5%. El ciudadano de a pie ve cómo su dependencia de los subsidios del Estado para cubrir sus necesidades básicasestá en máximos históricos. La diferencia en la primera potencia del mundo entre ricos y pobres es la mayor en 90 años. En la mayoría de las economías desarrolladas ocurre lo mismo. Los mercados son la consecuencia, ¿los BBCC la causa?

Una vez que esta rueda se ha puesto en funcionamiento, viene a ser laconclusión no explicitada de este provocador post, no puede parar. Todo el entramado se sustenta sobre una promesa de valor fiduciario de imposible cumplimiento a la que hay que dar apariencia de solidez. Se alimentan los rescoldos con más y mayores maderos y los círculos viciosos se hacen cada vez difíciles de romper, aumentando el número de sus damnificados. Lo coyuntural se convierte en estructural, el contrafuerte en pilar imposible de retirar sin que se desmorone todo el edificio. The show must go on.

No se engañen, la realidad es compleja porque nos la quieren vender así. Miren su bolsillo y verán quién se está beneficiando de todo esto, Snyder dixit. ¿Exageración o se queda corto?

Su turno.

Reserva Federal Bancos centrales Banca Banco Central Europeo (BCE) Mercados