Los tres hilos conductores del mercado para el nuevo curso

Comenzamos septiembre tras un verano relativamente tranquilo, en el que algunos índices han marcado nuevos máximos debido a la consolidación de tendencias estructurales

Foto: iStock
iStock
Adelantado en

Comenzamos septiembre tras dos meses de verano relativamente tranquilos, en el que algunos índices han marcado nuevos máximos debido a la consolidación de tendencias estructurales ligadas a la "nueva economía" y que finalizó con la reunión de Jackson-Hole la pasada semana y el anuncio de flexibilización del objetivo de inflación por parte de la FED como nueva base de su política monetaria.

La reciente toma de beneficios en sectores ligados a la nueva economía parece más un proceso lógico de consolidación, especialmente tras los cambios de pesos en índices de determinadas compañías ligadas al sector. La brecha entre 'growth' y 'value' se mantiene y no parece se vaya a cerrar significativamente hasta que se pueda realmente descontar estabilización o importantes avances en procesos de reestructuración.

Es importante destacar uno de los principales catalizadores del mercado en estos últimos días. El acercamiento entre EEUU y China

Tres elementos conductores van a marcar este comienzo de curso. El primero, la nueva política monetaria del banco central estadounidense, que permitirá mantener tipos excepcionalmente bajos pese a entornos de mayor inflación, al considerarse en las decisiones un promedio temporal. Este importante cambio aporta solidez a las medidas adoptadas desde el inicio de la crisis y deja la puerta abierta a nuevas políticas fiscales que, seguro conoceremos en las próximas semanas, meses. En este sentido, algunas ya se están estableciendo y se entiende que serán anunciadas en breve, como serían nuevas ayudas al desempleo en EEUU, que casa con el resto de objetivos marcados por Powell: el pleno empleo y la ayuda directa a la denominada "economía real".

Siguiendo con las políticas adicionales que se están estableciendo y establecerán a corto medio plazo, es importante destacar uno de los principales catalizadores del mercado en estos últimos días. Concretamente me refiero al acercamiento de posiciones entre EEUU y China con respecto a la política comercial, y la renegociación con Europa, con reducciones de aranceles por valor de unos 300 millones. Lo más positivo de estas noticias está en la coordinación de políticas y establecimiento de intereses comunes, como es la estabilización del crecimiento global. La guerra comercial no termina, seguiremos con negociaciones y renegociaciones durante mucho tiempo, pero sí es destacable que, en épocas de incertidumbre, se entienda que se deben alcanzar consensos de corto plazo que favorecen la recuperación y, sobre todo, limitan la incertidumbre.

El otro conductor está ligado a la pandemia y su evolución en EEUU, donde se aprecia una significativa reducción tanto en el número de casos como en el de fallecidos. Una estabilización real de la pandemia en ese país y las expectativas creadas respecto a la vacuna, se convertirían en el principal catalizador del mercado a corto plazo pese a que, en otras zonas la situación no se considere ni mucho menos controlada. Los datos macro conocidos, especialmente los PMIs, si bien con evidentes diferencias entre áreas y países, muestran una situación ligeramente mejor a la esperada, aunque seguimos lejos de poder prever una recuperación vertical pues seguirá dependiendo, especialmente en el corto plazo, del control del COVID. A largo, como ya se ha hablado en otras ocasiones, dependerá más de la confianza en las medidas y de la velocidad en la que se produzcan los cambios.

Y hablando de cambios y de aceleraciones de procesos, esta semana se han producido dos que pueden dar el pistoletazo de salida a otros similares. Por un lado el inicio de conversaciones entre Bankia y La Caixa y por otro, la reestructuración, en este caso esperada, de los diferentes negocios de Renault. Es lógico pensar que los sectores tradicionales se irán adaptando a la "nueva economía" y en ese sentido deberíamos asistir durante los próximos meses a numerosos procesos de consolidación. La rapidez de estos procesos asi como la velocidad a la que avancen las nuevas inversiones, favoreciendo el desarrollo de los sectores que den soporte al crecimiento global, asi como al posicionamiento de las diferentes áreas geográficas a los cambios, serán claves para la evolución de la economía y los mercados a medio plazo.

Nos espera ir conociendo más datos de actividad, evolución de la pandemia e ir dando cada vez mayor influencia en la tendencia a corto plazo, a las elecciones de EEUU Por supuesto, debemos seguir observando la evolución de la tecnología. Hay que tener muy en cuenta que la concentración de liquidez es muy, muy significativa y esto puede provocar entradas y salidas desordenadas de dinero.

Visión Alternativa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios