El puente del 'impeachment' que cruza Thanksgiving y Black Friday

Hoy, las hordas de personas se agolpan en las puertas de los grandes almacenes, las influencers por tierra, mar y aire hablan de los beneficios de las cremas de caviar rebajadas

Foto: Desfile de Thanksgiving. (Luján Artola)
Desfile de Thanksgiving. (Luján Artola)

Más de 200 millones de americanos llevarán unas cuantas horas comprando como si no hubiera un mañana. De fondo, aunque parezca mentira es real, suena el silbido de la canción mítica de los soldados de la película el Puente Sobre el Río Kwai. A mí, las aglomeraciones me dan ganas de respirar en una bolsa de papel, pero les cuento cómo empezó esto de los escuadrones del gasto.

Fue en Filadelfia, en 1961 donde se usó o se empezó a acuñar el término de Black Friday, para describir los tumultos de personas y vehículos que se agolpaban el día siguiente de Acción de Gracias para comprar comida. Años después, a medida que la frase se generalizó, parece ser que este día representaba el punto en el año en que los comercios obtenían grandes ganancias, pasando de estar en rojo al negro en los libros de cuentas.

Sea cual sea el origen, de aquellos polvos…hoy, las hordas de personas que se agolpan en las puertas de los grandes almacenes, las influencers por tierra, mar y aire hablando de los beneficios de las cremas de caviar rebajadas, los concesionarios de coches con mujeres espectaculares, sonrientes y pintadas como puertas, reclinadas sobre el capó y con carteles de 5.000 dólares de descuento en las manos. Los supermercados con ofertas en la fruta orgánica, Bergdorf Goodman, en la Quinta Avenida con abrigos de ensueño, a mitad de un ojo de la cara y las tiendas de Apple con gente durmiendo en la puerta haciendo cola.

Hay rachas de viento de hasta 100 kilómetros por hora, 2 grados de mínimas, pero el nuevo Iphone XI lo vale todo. Y parece ser que todo lo relacionado con la película Frozen II y los videojuegos de Pokemon, romperán records de ventas. Está en rebajas el país entero. Y lo peor, es que es literal, en todo y sin fingir.

El Presidente Donald Trump, después de anunciar y declarar inaugurado el día de Thanksgiving, por el poder que le otorga la Constitución y las leyes americanas, se ha ido de viaje relámpago a ver a los más de 12.000 soldados destacados en Afganistán. Al mismo tiempo, el New York Times avisa que Giuliani, su abogado, iba por libre y a parte de los asuntos ucranianos, mediaba para llevarse “otros asuntos” a su bolsillo. Y mientras, en Hong Kong, miles de manifestantes han salido a la calle para darle las gracias por su apoyo contra el gobierno chino.

Las hordas de personas se agolpan en las puertas de los grandes almacenes, las influencers hablan de los beneficios de las cremas de caviar rebajadas

Se ha dado un baño de masas entre las tropas, pero en tan solo 24 horas, ha vuelto a sacar de quicio a medio globo terráqueo, y a sus enemigos vía Twitter, en la que es la gran noche del año en Estados Unidos.

Según cuenta la historia, la primera cena de Acción de Gracias fue en 1621, en Plymouth, en la que colonos ingleses compartieron la recogida de la cosecha con los indios nativos Wampanoag después de un duro invierno. El cuarto jueves de noviembre, recuerda ese momento en el que comenzaron a ser nación y crearon una fiesta ecuménica americana en la que todos se sienten representados, sea cual sea su religión o raza. Pero parece ser que no todo era (y como algo casi profético, no sigue siendo) ni tan pacífico ni de mucho pavo y pastel de manzana.

Según, David J. Silverman, Profesor de historia en la Universidad George Washington, al contrario del mito, la amabilidad no es precisamente lo que explica la alianza de la tribu con el asentamiento de los fervorosos ingleses, sino más bien que el jefe indio Massasoit tenía soliviantado a su propio pueblo mientras trataba de manejar a los recién llegados y buscaba formas de sobrevivir. Parece ser que como todas las películas de indios y vaqueros se mataron durante unos años, pero luego se aliaron contra la amenaza de otras tribus. Total, que podemos saltar casi 5 siglos… y a todo color, tenemos este país, otra vez, más separado que nunca en tribus, cabañas y todas, echando humo.

El 'impeachment'

Aunque los desfiles Macy´s dieron un respiro, los globos gigantes elevaban la mirada de todos, y las familias se veían las caras, las grandes cadenas de televisión, siguen sin descanso con el impeachment. La primera parte de la investigación del juicio político de la Cámara ha terminado, pero parece ser que el proceso está lejos de completarse. Ahora que se han presentado los hechos, los demócratas están pasando al siguiente paso que sin duda tiene menos show pero es el más crucial: decidir qué hacer con las pruebas.

El Comité Judicial de la Cámara, presidido por el Representante Jerry Nadler de Nueva York, recogerá el testigo de juicio político, iniciando hoy esta fase con una audiencia pública en la que se discutirá si el presunto delito de Trump es o no es. Esa es la cuestión. Y es aquí dónde los demócratas se juegan todo, ya que esta próxima fase de la investigación les ofrecerá una última oportunidad para convencer a los republicanos en el Congreso, así como a un público estadounidense dividido. La cosecha ya está en la mesa. Ahora se verá si hay alguno de los comensales que dé alguna campanada o si será el Senado quien de calabazas de manera definitiva a este proceso.

540 Park Avenue
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios