100.000 docentes no cualificados en EEUU: por qué ya nadie quiere ser profesor

Muchos enseñantes estadounidenses ganan un 60% menos que otros profesionales con el mismo nivel educativo. Pero más importante aún que los bajos salarios es la pérdida de respeto social

Foto: Profesores se manifiestan frene al Capitolio del estado de Oklahoma exigiendo mayor financiación y mejores salarios, en abril de 2018. (Reuters)
Profesores se manifiestan frene al Capitolio del estado de Oklahoma exigiendo mayor financiación y mejores salarios, en abril de 2018. (Reuters)

Este mes tuvo lugar la Semana de Apreciación del Profesorado, y yo tenía la intención de escribir sobre este asunto, pero un tema más inmediato se cruzó en el camino. Esa es una metáfora apta para las tribulaciones de los profesores en EEUU a día de hoy. Vivimos en un entorno mediático en el que lo urgente a menudo desplaza a lo importante. Pero esta semana voy a mantener mi plan.

En “Al este del Edén”, la magistral novela sobre el Oeste americano, John Steinbeck escribe: “En el campo, el repositorio de las artes y las ciencias era la escuela, y el profesor transportaba y custodiaba la antorcha del aprendizaje y la belleza… El profesor no era solo un modelo intelectual y un líder social, sino la gran pieza matrimonial de la región campestre. Una familia podía, de hecho, sentirse orgullosa si uno de sus hijos se casaba con un profesor”.

La imagen que Steinbeck pinta (ambientada a principios del siglo XX) es casi irreconocible en los Estados Unidos de hoy, donde los profesores están tan mal pagados que tienen cinco veces más probabilidades que un trabajador medio a tiempo completo de tener un segundo trabajo, según la publicación Vox. Todos hemos oído hablar de los salarios de clase media estancados. Pero la paga media de un profesor en EEUU, ajustada a la inflación, en realidad se ha reducido en los últimos 15 años, mientras que los costes del sistema de salud han crecido sustancialmente. The Economist informa de que los profesores ganan el 60% de lo que ingresa otro profesional con una educación comparable.

El salario medio de un profesor en muchos estados está por debajo de los 50.000 dólares anuales. Los profesores en Virginia Occidental se pusieron en huelga hace unos meses para exigir sueldos más altos, y el Gobierno aceptó un incremento de un 5%, lo que significa que el salario medio crecerá a solo 48.000 dólares al año. Como muchos estados, Virginia Occidental no ha restablecido los gastos en educación tras recortarlos masivamente tras la crisis financiera hace una década. El año pasado, la financiación por estudiante aún estaba entre un 8 y un 28 por ciento por debajo en cinco de los seis estados donde los profesores se han puesto en huelga, según un estudio del Centro sobre Presupuesto y Prioridades Políticas.

John-David Bowman, un profesor de instituto de Mesa, Arizona, posa para la cámara. (Reuters)
John-David Bowman, un profesor de instituto de Mesa, Arizona, posa para la cámara. (Reuters)

Con bajos salarios y magros recursos, los educadores estadounidenses se queman y dejan la profesión en una ratio que duplica la de algunos de los países con mejores resultados, como señala Linda Darling-Hammond, del Instituto de Políticas de Aprendizaje. Dado que un 35% menos estadounidenses han estudiado para convertirse en profesores en los últimos años, indica, hay una escasez masiva de profesores, lo que fuerza a las escuelas de todo el país a contratar a más de 100.000 personas que carecen de la cualificación adecuada. De hecho, según el New York Times, es tan difícil encontrar estadounidenses cualificados para las escuelas públicas que muchos distritos están empezando a contratar instructores de países de bajos ingresos, como Filipinas.

Pero no todo tiene que ver con los salarios. Un veterano educador con el que hablé, que empezó trabajando en California en los años 60, recordaba esa “edad dorada” en la que tenía amplios recursos para usar en el aula, iba a seminarios para desarrollar sus capacidades y se sentía realizada. Hoy, los profesores tienen muy poco tiempo o dinero para nada de eso. Una encuesta reciente entre profesores de centros públicos descubrió que el 94% paga los repuestos del aula de su propio bolsillo, sin reembolso, con un gasto medio de 479 dólares al año.

Ni siquiera es todo sobre dinero. Liderar una clase nunca fue un camino hacia la riqueza, pero hubo un tiempo en el que los profesores disfrutaban del respeto y el estatus que refleja la cita de Steinbeck. Andreas Schleicher, que dirige la división educativa de la OCDE y ha pasado años haciendo cuidadosas comparativas en educación, a menudo ha observado que los países que mejor puntúan en educación pública -Singapur, Finlandia, Corea del Sur- pueden reclutar a los mejores graduados universitarios para ser profesores, porque pagan razonablemente bien, invierten en desarrollo profesional y sus sociedades muestran un profundo respeto por la profesión. En EEUU, cuando encontramos a un miembro de las fuerzas armadas, muchos de nosotros hacemos un esfuerzo para agradecerle su servicio. ¿Cuándo fue la última vez que hizo lo mismo por un profesor de una escuela pública?

Sí, la educación es un asunto muy complicado. El mero hecho de gastar más dinero no garantiza resultados, aunque hay estudios que indican que hay una correlación significativa entre el pago a los profesores y los logros de los estudiantes. Sí, la burocracia educativa es rígida y a menudo corrupta. Pero todo eso enmascara el problema central: durante los últimos 30 años, como parte del asalto al Gobierno, los burócratas y el sector público en general, ser profesor en EEUU se ha convertido en un trabajo desagradecido. Y sin embargo, enseñar es la única profesión que hace posibles todas las demás.

El GPS global

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios