Si Trump se niega al 'impeachment', se convertiría en nuestro dictador elegido

Los acontecimientos de las últimas semanas me han llevado a apoyar la investigación para el juicio político, o ‘impeachment’. Pero este proceso no debería realizarse de cualquier forma

Foto: El presidente estadounidense Donald Trump. (USA Today)
El presidente estadounidense Donald Trump. (USA Today)

Me he opuesto durante mucho tiempo a los distintos esfuerzos para destituir al presidente Donald Trump. Revertir el resultado de unas elecciones debería ser algo excepcional. Solo debería llevarse a cabo en las circunstancias más extremas. El proceso crearía heridas profundas en una nación ya dividida. Y, en la práctica, dado que es muy improbable que un Senado controlado por los republicanos vote por una mayoría de dos tercios a favor de una condena por ‘impeachment’, el efecto político podría bien ser reivindicar a Trump y ayudar a su reelección.

Pero los acontecimientos de las últimas semanas me han llevado a apoyar la investigación para el juicio político, o ‘impeachment’. Los esfuerzos de Trump para presionar al nuevo gobierno ucraniano, incluida su llamada telefónica con el presidente Volodymyr Zelensky, fueron muy incorrectos. Dirigir la política exterior de Estados Unidos para obtener ganancias políticas personales es la definición de abuso de poder. Incluso muchos defensores de Trump argumentan que lo que hizo fue indudablemente malo, pero que no alcanza el nivel de un delito suficiente para empezar un juicio político.

Lo que ha sido mucho más preocupante es la negativa de Trump a cooperar con la investigación del ‘impeachment’. Otros presidentes han objetado una citación específica o solicitud de documentos. Trump está rechazando -y con éxito- la capacidad del Congreso para que rinda cuentas. Incluso su acérrimo defensor, la página editorial del 'Wall Street Journal', admitió que el argumento central de Trump -que la investigación del Congreso es inconstitucional- no tiene sentido. “La Cámara puede organizar el juicio político más o menos como quiera... Al igual que el poder de perdón del presidente, el poder de destitución de la Cámara se encuentra entre los menos limitados en la carta magna de Estados Unidos".

El estado de derecho se ha construido durante siglos en el mundo occidental, pero sigue siendo frágil porque se basa en una falacia. El embuste es que, en las esferas del más alto nivel, todos respetarán las reglas, aunque no siempre sea posible obligarlos a cumplir.

El sistema funciona si todas las partes lo respetan. El Congreso no tiene un ejército o una fuerza policial a su disposición

La regla en el corazón del sistema estadounidense es la separación de poderes. El mayor temor de los Padres Fundadores era que demasiado poder en manos del gobierno significaría el fin de la libertad. Así que se aseguraron que el poder se compartiera y que cada rama actuaría como control sobre la otra. La característica crucial para James Madison, el arquitecto principal de la Constitución, fue "dar a quienes administran cada departamento los medios constitucionales necesarios y los motivos personales para resistir las injerencias de los demás". Como explicó en su ensayo ‘Federalist 51’: "La ambición debe hacerse para contrarrestar la ambición".

Pero el sistema solo funciona si todas las partes lo respetan. El Congreso no tiene un ejército o una fuerza policial a su disposición. Tampoco la Corte Suprema. Estas instituciones confían en que el presidente acepte su autoridad y haga cumplir las leyes y resoluciones que se aprueban en cada uno de ellos. Cuando la Corte Suprema sostuvo por unanimidad que el presidente Richard Nixon no podía usar el "privilegio ejecutivo" para ocultar las cintas de Watergate, Nixon accedió de inmediato a cumplir, aunque sabía que significaría el final de su presidencia. Más recientemente, en otro lugar donde el estado de derecho se sigue valorando, cuando el Tribunal Superior de Gran Bretaña dictaminó que la suspensión del Parlamento orquestada por Boris Johnson había sido ilegal, el primer ministro dijo instantáneamente que, aunque no estaba de acuerdo, respetaría el fallo.

Todos los presidentes modernos de Estados Unidos, tanto republicanos como demócratas, han ampliado sus poderes, y esa expansión ha sido especialmente excesiva en las últimas décadas. Pero Trump está en un planeta diferente. Se ha negado a cumplir con las peticiones legislativas -totalmente constitucionales- para que entregara documentos, información y testimonios. Ha desviado dinero para un proyecto claramente no financiado por el Congreso, aparentemente ha prometido indultos a los funcionarios que pudieran violar la ley, sugirió que los militares dispararan a los inmigrantes (lo cual es ilegal) y ahora ha redoblado su rechazo a la supervisión del Congreso sobre su figura. Si prevaleciera la postura de Trump, el presidente de los Estados Unidos se convertiría en un dictador electo.

Los demócratas, mientras tanto, se mantienen firmes en el terreno constitucional pero están siendo políticamente imprudentes. Deben asegurarse de que esta investigación de juicio político no solo sea imparcial, sino que lo parezca. Deben seguir los precedentes establecidos durante los dos últimos procesos de ‘impeachment’. La acusación es un proceso político, lo que significa que el apoyo popular es vital. El pueblo estadounidense puede estar más inclinado a apoyar el juicio político después de las revelaciones de Ucrania, pero siguen recelosos. La investigación debe llevarse a cabo como un gran acto de educación pública sobre los detalles de este caso, pero también sobre el sistema estadounidense de ‘controles y equilibrios’.

Una democracia puede convertirse en una tiranía no de golpe, con una explosión, sino a lo largo del tiempo. Las autoridades del gobierno, a menudo elegidos, a menudo populares, simplemente pueden decidir debilitarse y luego prescindir de las restricciones constitucionales o los controles legislativos. La libertad se erosiona lenta pero constantemente. La República de Weimar era una democracia liberal que funcionaba bien y que, en muy pocos años, utilizando principalmente procesos legales, se convirtió en una dictadura totalitaria. Reflexionando sobre esa historia, Timothy Snyder, de la Universidad de Yale, escribió: "Las conclusiones para los conservadores de hoy emergen claramente: no rompáis las reglas que mantienen unida a una república, porque algún día necesitarán orden".

El GPS global
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios