El desprecio de Trump por las normas de la democracia perseguirá a EEUU durante años

Es un cliché decirlo, pero es cierto: la democracia se trata sobre todo de la transferencia pacífica del poder. Trump está destruyendo esas normas por sus propias necesidades egoístas

Foto: Una partidaria de Trump con un cartel que reza Solo los votos legales. (Reuters)
Una partidaria de Trump con un cartel que reza "Solo los votos legales". (Reuters)

Las predicciones que la mayoría de la gente hace sobre lo que saldrá de estas elecciones son probablemente correctas. La negación del presidente Trump a conceder la victoria a Joe Biden no cambiará la realidad. Sus demandas legales parecen no llevar a ninguna parte, con un juez incluso describiendo los alegatos legales del equipo de campaña de Trump como "rumores inadmisibles [a juicio] sobre rumores inadmisibles". Los legisladores en estados controlados por los republicanos no van a designar a sus propias listas de electores en desafío a los escrutinios de votos totales debidamente reconocidos. Así que, cuando todo el estruendo y los gritos se acaben, Biden será casi cien por cien seguro inaugurado como presidente de Estados Unidos el 20 de enero.

Pero Trump está atacando, difamando y deslegitimando las elecciones estadounidenses de una manera sin precedentes en la historia del país. Su obstruccionismo no lo mantendrá en el poder, pero herirá profundamente la cultura democrática de Estados Unidos. Está llevando a su base al frenesí sobre una "elección robada", y pocos de ellos van a cambiar de opinión tras las decisiones judiciales y recuentos. La teoría de la conspiración de las "elecciones robadas de 2020" ha llegado para quedarse.

Un recordatorio: sea lo que sea que uno pueda decir sobre el enfado demócrata y sus alegaciones después de 2016, Hillary Clinton concedió la victoria a Donald Trump la misma noche electoral y dio su discurso formal de derrota al día siguiente, diciendo: "Felicito a Donald Trump y me ofrezco para trabajar con él a favor de nuestro país. Espero que sea un presidente exitoso para todos los estadounidenses". Al día siguiente, el presidente Barack Obama invitó a Trump a la Casa Blanca, pasó con él una hora y media hablando y le prometió toda su cooperación para una transición exitosa.

El paralelismo histórico que hoy parece más apropiado es muy oscuro. Después de que Alemania se rindiera al final de la Primera Guerra Mundial, los grupos de ultraderecha inventaron el mito de que Alemania estaba realmente a punto de ganar la guerra en noviembre de 1918, pero se rindió debido a una conspiración para destruir el país organizada por ciertos comunistas y judíos. En su libro, 'La muerte de la democracia', el historiador Benjamin Carter Hett explica por qué esta teoría de la "puñalada en la espalda" perduró: "El trauma de la derrota dejó a millones de alemanes creyendo una narrativa particular sobre la guerra, no porque fuera demostrablemente cierta, sino porque era emocionalmente necesaria". Adolf Hitler solía plantear el tema durante su ascenso al poder. Durante un discurso de 1922, dijo: "Debemos pedir cuentas a los criminales de noviembre de 1918. No puede ser que dos millones de alemanes hayan caído en vano y que luego uno deba sentarse como amigos en la misma mesa con los traidores. No, no perdonamos, exigimos... ¡Venganza!

Hoy, Newt Gingrich dice: "Creo que [Biden] tendría que hacer mucho para convencer a los republicanos de que esto es cualquier cosa excepto una toma de poder de izquierda financiada por gente como George Soros, profundamente arraigada a nivel local... Es muy difícil para mí entender cómo vamos a trabajar juntos". Trump retuiteó un video del actor Jon Voight diciendo: "Esta es ahora nuestra mayor pelea desde la Guerra Civil, la batalla de la justicia contra Satanás. Sí, Satanás, porque estos izquierdistas son malvados, corruptos y quieren derribar esta nación... Luchemos esta batalla como si fuera nuestra última batalla en la Tierra".

El historiador Timothy Snyder señala el peligro de tal retórica: "Si te han apuñalado por la espalda, entonces todo está permitido. Afirmar que una elección justa fue fraudulenta es una preparación para una elección que es fraudulenta. Si convences a sus votantes de que la otra parte ha hecho trampa, les promete que usted mismo hará trampa la próxima vez. Habiendo regateado las reglas, tienes que romperlas".

Un sistema político no es simplemente una colección de leyes y reglas. También es una acumulación de normas y comportamientos. Cuando el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), dice que Trump está "100% en su derecho" de comportarse como lo está haciendo, está perdiendo esta distinción crucial. Hay una razón por la que los presidentes anteriores han admitido la derrota cuando estaba estadísticamente claro que habían perdido, sin esperar a que se contara el último voto. Y la derrota de Trump es decisiva. Biden está en camino de ganar tantos votos electorales como Trump hizo en 2016. El margen de Biden en Georgia, que probablemente ganará por poco, es más de 25 veces más amplia que la diferencia en Florida entre George W. Bush y Al Gore en el 2000. Biden disfruta de un margen mayor en Pensilvania que el que obtuvo Trump en 2016.

Es un cliché decirlo, pero es cierto: la democracia se trata sobre todo de la transferencia pacífica del poder. Trump está destruyendo esas normas por sus propias necesidades egoístas. Pero sus acciones de hoy tendrán un efecto grande y duradero en la política de este país durante décadas, creando un cáncer que hará metástasis de formas espantosas.

El GPS global
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios