El aburrido gobernador que amargó la fiesta a Trump

La victoria de John Kasich en Ohio, donde es gobernador, han impedido al magnate y favorito alzarse ya con la candidatura presidencial. Probablemente es cuestión de tiempo

Foto: El candidato republicano John Kasich posa ante las cámaras con dos gemelas, en Springfield, Virginia (Reuters).
El candidato republicano John Kasich posa ante las cámaras con dos gemelas, en Springfield, Virginia (Reuters).

 John Kasich es un personaje muy desconocido en España. Es Gobernador de Ohio desde 2010 y anoche consiguió aguar la fiesta a Donald Trump, quien aspiraba a dejar sentenciada la carrera republicana ganando en los cinco estados que celebraron primarias. Lo logró en Florida, Illionis, Missouri y Carolina del Norte, pero no en Ohio, la tierra natal de Kasich.

Anoche, en el llamado “Superduper Tuesday” estaban en juego un importante número de delegados, especialmente en Florida y en Ohio, pero lo más determinante es que el sistema de asignación de estos delegados dejaba de ser proporcional y, desde ayer, el ganador en cada estado se lleva la totalidad de los delegados, por lo que las diferencias entre unos y otros candidatos se pueden acrecentar o reducir con más facilidad. Por ello, Trump confiaba en vencer tanto en Florida como en Ohio para obtener así una ventaja lo suficientemente amplia para afrontar con más tranquilidad los próximos meses. Pero no lo logró.

Durante los largos e intensos meses que llevamos de campaña Kasich ha pasado desapercibido en los debates, en las encuestas y en las crónicas de los medios de comunicación. Su estrategia se basa en presentarse como el candidato más serio, con más sentido común y el más alejado del tono agresivo que la contienda ha adquirido gracias a Trump. Durante los debates, su problemas de dicción y su escaso dominio del lenguaje no verbal no le han sido de mucha ayuda. Desde el punto de vista de la telegenia, Kasich es la antítesis de Trump: aburrido, huye del conflicto y su discurso es meramente racional.

Kasich tiene muy pocas opciones de ganar esta campaña, pero sí ha conseguido evitar que Trump sea ya el vencedor. ¿Y a partir de ahora qué? La próxima cita con las urnas republicanas es el 19 de abril en Nueva York, donde Trump seguramente logrará la victoria. Luego esperan otros estados como Connecticut, Delaware, Maryland, Pennsylvania, Rhode Island, etcétera... hasta llegar a California el 7 de junio, el último estado en el que los republicanos votan. Para entonces puede que ya sepamos si Trump ha conseguido los restantes 600 delegados que todavía tiene por ganar. Si no, la cita será el 18 de julio en Cleveland (Ohio), la tierra de John Kasich.  

Espacio Atlántico

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios