Rajoy en la Casa Blanca: una visita más acogedora que con Obama

Una vez más, el Gobierno de Estados Unidos, a través de su máxima autoridad, ha lanzado un mensaje de apoyo a la unidad y la estabilidad de España

Foto: Rajoy y Trump se citan en Washington para reforzar relaciones. (Reuters)
Rajoy y Trump se citan en Washington para reforzar relaciones. (Reuters)

En la diplomacia y en la política, los detalles y los gestos importan. Por ello, la segunda visita de Mariano Rajoy a la Casa Blanca, en esta ocasión con Donald Trump como anfitrión, ha sido más cálida y acogedora que la anterior, que tuvo lugar en enero de 2014, con Barack Obama como inquilino del despacho oval. En aquella fugaz visita —que tardó varios años en concretarse— no hubo almuerzo de trabajo ni el presidente del Gobierno se alojó en la Blair House, la residencia oficial de los invitados que ha albergado a personajes históricos como Charles de Gaulle, Margaret Thatcher, la reina Isabel II de Inglaterra o Vladimir Putin.

A pesar de los que pregonan que estamos en el inicio del fin de la hegemonía internacional de Estados Unidos, ser recibido en la Casa Blanca por el presidente es uno de los hitos más importantes en la trayectoria de cualquier mandatario del mundo. Por ello, los temas de la agenda, el contenido de las reuniones y las declaraciones que se hacen a los medios tienen una importancia muy significativa. Y si hay un aspecto fundamental en la relación entre España y Estados Unidos, es su cooperación en el ámbito de la seguridad.

España es un importante aliado de Estados Unidos, con el que comparte valores, principios y amenazas. Además, esta colaboración se concreta, entre otros aspectos, con la presencia de dos bases norteamericanas (Rota y Morón) con un papel cada vez más estratégico por su cercanía con África y su relevancia para la defensa del flanco sur de la Alianza Atlántica.

Pero si había expectación en torno a esta cita, era por conocer la opinión de Trump ante la amenaza del referéndum independentista del próximo domingo en Cataluña. Una vez más, el Gobierno de Estados Unidos, a través de su máxima autoridad, ha lanzado un mensaje de apoyo a la unidad y la estabilidad de España. En 2015, durante la visita de los Reyes a la Casa Blanca, Obama ya defendió “una España fuerte y unida”, el mensaje oficial que el Ejecutivo estadounidense viene repitiendo en los últimos años. Y con la nueva Administración Trump, ese apoyo sigue siendo firme e inequívoco.

En los últimos años, la política exterior de España no ha sido precisamente la prioridad del Gobierno, que ha estado centrado en lidiar con la situación de crisis económica. No obstante, se atisba un cambio en este aspecto y sería deseable que nuestro país recuperara peso e influencia en la esfera internacional. Por ello, en la reunión de Trump y Rajoy, se han abordado otros temas como Venezuela y Corea del Norte, donde el Gobierno español está dando algunos pasos importantes.

El vínculo de Estados Unidos y España es sólido y va mucho más allá del trabajo conjunto en seguridad y defensa. Ambos países comparten estrechos lazos históricos, culturales y económicos que hacen que la relación sea cada vez más fuerte. Por ello, cuanto más intenso sea ese vínculo, más beneficioso será para los dos países y, por consiguiente, la visita de ayer fue una buena noticia en esa dirección.

Espacio Atlántico
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios