El presentador de la BBC que resultó ser un monstruo
  1. Mundo
  2. Las manillas del Big -Ben
Celia Maza

Las manillas del Big -Ben

El presentador de la BBC que resultó ser un monstruo

  Era el presentador estrella de la BBC, el DJ excéntrico amigo de todos los niños, el responsable de recaudar 40 millones de libras para obras

 

Era el presentador estrella de la BBC, el DJ excéntrico amigo de todos los niños, el responsable de recaudar 40 millones de libras para obras de caridad. Los ayuntamientos y hospitales se peleaban por poner su nombre a las salas de reuniones y los políticos se mostraban encantados al posar a su lado. La mismísima reina Isabel II le llegó a dar el título de Sir y el papa Juan Pablo II  le nombró caballero de la Pontificia Orden Ecuestre de San Gregorio Magno, una de las más altas distinciones. En definitiva, Jimmy Savile era toda una leyenda. Pero lo que nadie sabía es que también era pederasta cuando las cámaras le dejaban de grabar.

El lado oscuro del conocido showman, que falleció en 2012  a los 84 años, ha dejado conmocionado al Reino Unido. Y no sólo porque se haya caído un mito para varias generaciones, sino porque además la cadena pública, que siempre ha brillado por su transparencia, supuestamente estaba al tanto de sus atroces aficiones y habría decidido mirar para otro lado.

Scotland Yard anunció este viernes la apertura de una "investigación criminal formal" por los presuntos abusos sexuales cometidos por el histórico presentador. Más de 200 personas aseguran haber sido sus víctimas durante las décadas de los 60 y 70. La mayoría de ellas, menores de edad cuando se produjeron los asaltos. Aunque las mujeres son mayoría, también hay hombres que dicen haber sido atacados cuando, siendo niños, fueron como público al programa Top of the Pops.

La cadena privada ITV fue quien prendió la mecha cuando emitió a principios de este mes un polémico documental en el que varias mujeres desvelaban que habían sufrido abusos de Savile cuando eran adolescentes. Desde entonces, el teléfono de la policía metropolitana no ha parado de sonar. El comandante Peter Pindler dice ahora que se enfrentan a un caso sin precedentes. En total, las autoridades han abierto más de 400 líneas de investigación. Por su parte, la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad hacia los Menores ha señalado que es probable que el presentador fuera uno de los delincuentes sexuales más activos de los que han tenido noticia.

La pregunta que se hacen ahora los británicos es cómo es posible que una personalidad pública que durante seis décadas estuvo acosando a decenas de víctimas no dejara ningún rastro. La respuesta es aún más complicada. El presentador dejó su huella. Es más, había testigos dispuestos a delatarle. Pero la BBC decidió no emitir nunca el programa en el que todo salía a la luz. En diciembre de 201l, poco después de su muerte, el espacio informativo Newsnight preparó un especial sobre el emblemático DJ. Pero, en el último momento, se censuró su emisiñon.

La cadena pública ha pedido disculpas y ha abierto hasta tres investigaciones. La primera se centrará precisamente en quién y por qué decidió retirar el programa de Newsnight de la parrilla. La segunda estudiará la trayectoria de Savile por la cadena. La tercera analizará el acoso sexual en general en la BBC.

Ahora que todo se ha hecho público son muchos los testimonios que aseguran que lo suyo era un secreto a voces. Unos dicen que era normal verle rodeado de jovencitas en su discoteca de Leeds –donde siempre presumió haber sido la primera persona en pinchar con dos platos- y que muchas le acompañaban hasta su oficina cuando no llegaban a los 16 años.

En la década de los 60 recibió su primera demanda, pero la víctima retiró los cargos después de recibir, supuestamente, una jugosa cifra por mantener la boca cerrada. La mayoría nunca se atrevieron a acudir a la Policía temerosas de quedar en ridículo por acusar a un hombre que se vanagloriaba de ser amigo del príncipe Carlos y el primer ministro.

En 2007, la Policía de Surrey interrogó al presentador por acusaciones del mismo tipo de hechos cometidos en los 70. El caso se cerró por falta de pruebas.  En 2008, la Policía de Sussex volvió a recibir una denuncia de asalto sexual contra Savile, pero la víctima dijo después que no estaba dispuesta a cooperar. En 2008, también estuvo involucrado en una investigación policial por los abusos cometidos en un hogar del menor en Jersey. El ministerio de Salud está investigando, además, un posible abuso a una paciente menor en un hospital psiquiátrico hasta donde se acercó el showman  para recaudar fondos en los 70.

Los tabloides estaban al tanto de los incesantes rumores, pero el presentador siempre les advirtió que si dañaban su imagen serían culpables de terminar con las obras de caridad valoradas en 40 millones de libras, que recaudaba con sus apariciones.

Todo lo tenía controlado y aunque en las entrevistas presumía de “no tener nada que ocultar”, sus compañeros dicen ahora que nadie le conocía en profundidad. Tenía eso sí varios grupos de conocidos con los que se divertía en las fiestas que organizaba en las mansiones que tenía repartidas por todo el país.

Todos los que en su día le veneraron se afanan ahora por desvincularse de su figura. Los operarios del cementerio de Scarborough han retirado la lápida en forma de tríptico que marcaba el lugar donde yacía su cuerpo “por respeto a la opinión pública, a quienes están enterrados aquí y a quienes acuden en visita”. El ayuntamiento de Scarborough también ha ordenado retirar la placa conmemorativa en su apartamento, después de que alguien la cubriera con las palabras violador y pedófilo. Y el café del hospital Stoke Mandeville también ha cambiado su nombre.

Por otro lado, la Iglesia Católica estudia retirar de forma póstuma el reconocimiento concedido a Saville en 1990 por Juan Pablo II. David Cameron también analiza revocar los honores concedidos al DJ desde 1971, una decisión que, hasta la fecha, la ley no contempla una vez el galardonado ha fallecido.