Es noticia
Menú
Donde ayer estaba Lenin, hoy hay un pedestal para 'selfies'
  1. Mundo
  2. Mondo Cane
Corresponsales EC 6

Mondo Cane

Por

Donde ayer estaba Lenin, hoy hay un pedestal para 'selfies'

Aunque durante las revueltas el derribo no fue respaldado por la mayoría, hoy casi nadie derrama lágrimas en Kiev por el Lenin caído. En su momento hubo 5.000 en toda Ucrania

Foto: Una mujer ucraniana se toma una foto en el pedestal donde hasta 2013 estuvo la estatua de Lenin en Kiev (EFE)
Una mujer ucraniana se toma una foto en el pedestal donde hasta 2013 estuvo la estatua de Lenin en Kiev (EFE)

Los ojos de piedra de la estatua de Vladimir Lenin vieron pasar muchas cosas en Kiev: desde 1946 su figura dominaba la intersección de la calle Jrechatik con el bulevar Shevchenko. La figura 'sobrevivió' a la independencia, pero durante las revueltas de la capital ucraniana en 2014 fue derribado por una multitud de ciudadanos descontentos con el Gobierno. En su lugar instalaron un váter dorado, en alusión a la corrupción generalizada y también porque se decía que el presidente Viktor Yanukovich tenía un inodoro de oro.

La llegada del nuevo Gobierno ha dejó el pedestal 'pelado', pero en la capital ucraniana han tenido una idea: que el pueblo se suba al mismo lugar que ocupó Lenin durante años. Y que desde ahí, a tres metros y medio de altura, echen un vistazo y decidan qué país quieren tener.

La instalación es obra de la artista mexicana Cinthya Gutiérrez, que ha colocado unos peldaños de metal para acceder al pedestal. Según la descripción, quiere simbolizar "la memoria impuesta, el fracaso del sistema, el vacío". Pero más allá de filosofías, los ucranianos han convertido el emplazamiento en nuevo lugar para hacerse 'selfies'.

Desde que los llamados prooccidentales tomaron el poder en 2014, las estatuas de Lenin han ido cayendo una tras otra. Aunque en el momento de las revueltas su derribo (según las encuestas) no fue respaldado por la mayoría, hoy casi nadie derrama lágrimas en Kiev por el Lenin caído. En su momento hubo 5.000 como él en toda Ucrania: una cantidad enorme si se tiene en cuenta que Rusia, que es casi 30 veces más grande, solo llegó a tener 7.000.

Los actos de vandalismo contra las estatuas de Lenin y otros líderes comunistas se han multiplicado con la caída del régimen anterior. Después llegó el rodillo legislativo. En mayo pasado en Ucrania entró en vigor una ley que condena el comunismo y el nazismo, además de prohibir el uso de simbología soviética.

Unos 140 monumentos de personalidades del período soviético fueron desmontados el año pasado en Ucrania conforme a la ley de 'descomunización', según un informe del Gobierno ucraniano.

¿Qué ha sido de todas esas esculturas que ahora faltan de sus pedestales? No se han esfumado de la faz de la tierra. Quedan los museos, las colecciones privadas. También el contrabando o las subastas en Internet, donde se ha vendido al mejor postor la cabeza del padre de la revolución rusa. El periodista Sebastien Gobert y el fotógrafo Niels Ackermann se dedicaron el año pasado a buscar las estatuas desaparecidas. Algunas robadas, otras abandonadas en almacenes y otras guardadas por el mismo Gobierno que las ha prohibido.

El Instituto de Memoria Nacional ha hecho una lista de 520 figuras históricas, cuyas acciones están sujetas a la ley de descomunización. En cuanto a Lenin, alguna otra escultura se ha salvado durante un tiempo por la movilización vecinal: los comunistas de la región de Zaporozhie en Ucrania rehabilitaron el año pasado un monumento a Lenin derribado en el pueblo de Veseloe. Alguna otra figura de Lenin ha logrado sobrevivir mudando su aspecto, como en Odessa, una ciudad situada en la costa del mar Negro. Allí, un artista llamado Alexander Milov convirtió la figura del teórico socialista en la encarnación en yeso y titanio de Anakin Skywalker, más conocido en el mundo capitalista como Darth Vader, el malvado de 'La guerra de las galaxias'. La saga tiene por cierto una llamativa influencia en la política ucraniana: el Partido de Internet ha presentado a un tal Darth Vader como candidato a primer ministro en las elecciones parlamentarias.

La candidatura no tuvo mucho éxito, y eso que en la lista iban Chewbacca, Amidala y Yoda. Pero entre Lenin y Darth Vader, muchos ucranianos ven con más simpatía lo que venga del lado oscuro. Lo malo conocido está todavía muy presente.

Los ojos de piedra de la estatua de Vladimir Lenin vieron pasar muchas cosas en Kiev: desde 1946 su figura dominaba la intersección de la calle Jrechatik con el bulevar Shevchenko. La figura 'sobrevivió' a la independencia, pero durante las revueltas de la capital ucraniana en 2014 fue derribado por una multitud de ciudadanos descontentos con el Gobierno. En su lugar instalaron un váter dorado, en alusión a la corrupción generalizada y también porque se decía que el presidente Viktor Yanukovich tenía un inodoro de oro.

Ucrania