Putos catalanes

Esos putos catalanes... siempre se quejan, siempre piden más, siempre maldicen nuestro país. Tanto asco les da España que por no decir su nombre repiten esa

Foto: Putos catalanes

Esos putos catalanes... siempre se quejan, siempre piden más, siempre maldicen nuestro país. Tanto asco les da España que por no decir su nombre repiten esa fórmula kafkiana de Estat Espanyol. Pero ¿qué es nuestro país sin Cataluña? Un recodo al final de Europa, una planicie que se desdibuja en las extensiones manchegas, laberíntica por los siglos de labranza y trincheras, helada en las montañas asturianas donde los viejos godos se cubren de verdín. Sin Cataluña somos gente deslumbrada en los cortijos andaluces y no se nos ocurrirá otra cosa que recogernos de los agravios en torno al brasero y maldecir. Sin Cataluña seremos un país de naciones diversas que se caga en la que se fue.

Hoy quiero hacer memoria. Quiero recordar la última vez que oí “putos catalanes” fuera de Cataluña, por ejemplo en Murcia, donde suelo ver a mis padres, o en Madrid, en cuyos bares es mejor que no vean mis padres las cosas que suelo hacer.

–¡Putos catalanes!

Quien lo ha dicho puede ser un hombre de sesenta años. Ha emitido el exabrupto después de vaciar la copa de Soberano y el informativo de Antena 3. Allí ha visto que Oriol Junqueras habla de independencia unilateral y le han puesto imágenes de gente quemando banderas españolas. Entonces, ese hombre ha hecho un gesto desdeñoso con el puro y ha añadido: "¡Desde luego, vaya engendros, les han comido el coco, les han lavado el cerebro!".

El anticatalanismo ha aumentado en España al mismo ritmo que crecía aquí el independentismo. ¿Son fenómenos correlativos, sucesivos, relacionados? Hay que preguntarse cómo se han alimentado ambas calderas

Desde 2012 para acá, el mensaje que va de Cataluña al resto de España siempre es el mismo. Está repleto de mentiras, tergiversaciones y usos interesados de la información: Cataluña quiere romper España, en Cataluña no se deja rotular en español, en Cataluña no se enseña español a los alumnos y la multitud, una vez al año, se cubre de banderas inconstitucionales y le exige al Estado un cuchillo para clavárselo en el corazón.

El anticatalanismo ha aumentado en España al mismo ritmo que crecía aquí el independentismo. ¿Son fenómenos correlativos, sucesivos, relacionados? Hay que preguntarse cómo se han alimentado ambas calderas.

Verán: cada vez que aparece en Televisión Española un catalán diciendo que quiere separarse de España, un español suelta el putos catalanes. Los medios autonómicos se dan prisa en recoger este insulto, y así, cada vez que un español dice putos catalanes aparece un independentista más. No es una pescadilla, sino pesadilla que se muerde la cola, y el monstruo no deja de engordar.

Vayamos ahora a Cataluña, a ver qué oyen y que dicen. Se lo diré: cada día les repiten las imágenes de ese hombre que ha dicho “putos catalanes”, y ven a ese bruto y lo escuchan sin parar. En ningún lugar de España se escucha tanto el “putos catalanes” como en Cataluña, se oye tanto que más de un barcelonés piensa que, si va a Madrid, es lo primero que le dirán. A las órdenes de un Gobierno autonómico interesado en separar, las radios y televisiones autonómicas reproducen hasta la saciedad el putos catalanes, bien envuelto de cifras engañosas que remiten al Espanya ens roba y justo antes de una serie sobre la Guerra de la Independencia. Es así. Una imagen distorsionada, una exageración constante del odio anticatalán. APM, el programa cómico más divertido de TV3, colecciona todos los insultos a Cataluña que vomita Intereconomía. Presentan esta ensalada de maldiciones y la acompañan de vídeos de la telebasura española, de forma que presentan un mosaico de cavernícolas y analfabetos para formar un retrato del enemigo. Del que siempre acaba diciendo: putos catalanes.

Y muchos catalanes acaban diciendo: ¡putos españoles!

Hoy día se escucha, cada vez con más frecuencia, el putos catalanes en España, el putos españoles por aquí. Es hora de dar un paso atrás. Es hora de que los políticos se reúnan. Hay que interrumpir el desdén, y sustituir el desafecto por una nueva alianza. Es hora de dejar de buscar al que tiró la primera piedra

A mí, cuando llegué a Barcelona para vivir, me decían los amigos de estas tierras que yo no era un español como los demás, y yo asombraba las cejas y me reía, no sabía qué decir. Pero cada vez más catalanes creen que España les detesta. Así van sumándose adeptos a la Assemblea Nacional Catalana, así es como después acaba Javier Cercas escaldado por los radicales, por los enloquecidos. En Cataluña se convierte el insulto español en pólvora, y de ese nido nacen los mensajes que después viajarán en el expreso de Intereconomía para provocar.

Dicen los catalanes que todo se torció cuando Zapatero les traicionó con el Estatut. Por aquel entonces, Jiménez Losantos incendiaba las ondas desde la COPE y los taxistas de Madrid tomaban Apocalipsis después de desayunar. Cuando Zapatero incumplió su palabra con los catalanes y derribó el Estatut, aquello hizo tambalearse todos los viejos pactos: los partidos nacionalistas pudieron virar al independentismo porque la población de Cataluña se sentía estafada y ninguneada. Se convencieron entonces de que sólo con un Estado propio les dejarían gestionarse en paz.

Desde la caída del Estatut, la Diada Nacional se ha teñido con el azul de la estelada y los gráficos del independentismo parecen el Tourmalet. Desde que España es la imagen corporativa del Partido Popular, las cosas han ido de mal en peor.

Tanto es así que hoy día se escucha, cada vez con más frecuencia, el putos catalanes en España, el putos españoles por aquí. Es hora de dar un paso atrás. Es hora de que los políticos se reúnan. Hay que interrumpir el desdén, y sustituir el desafecto por una nueva alianza. Es hora de dejar de buscar al que tiró la primera piedra, de detener la enumeración de los agravios. Más que política, todo esto se ha convertido en la conversación de una pareja que ya no se quiere, en la que cada cual encuentra fácilmente el reproche más adecuado. Mariano Rajoy, presidente de todos los españoles, y por tanto también de los catalanes, es, a mi juicio, quien tiene que mostrarse más ejemplar. Sólo puede salvarnos la concordia. Españoles y catalanes tendrán que hacer en adelante un inmenso acto de generosidad.

España is not Spain
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
64 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios