Los picoletos quieren destruir Cataluña

Hay una unanimidad cejijunta en el 'procés': el intento de entrar al Parlament parece ser una maniobra para conseguir una foto que perjudique a las instituciones catalanas

Foto: Agentes de la Guardia Civil, a su salida de la sede del Parlamento de Cataluña. (EFE)
Agentes de la Guardia Civil, a su salida de la sede del Parlamento de Cataluña. (EFE)

La Guardia Civil es la víctima perfecta de los dobles raseros porque no se casa con nadie. Cuando la UCO lleva a Granados a las puertas de la cárcel, es buena. Cuando trata de entrar al Parlament de Cataluña olisqueando el 3% de CDC, entonces busca una foto para dañar al 'procés' y es una peste de las cloacas del Estado. Es decir: si le cascan la multa al fitipaldi que casi te saca de la carretera, son la Sagrada Benemérita, pero cuando el multazo te cae a ti por conducir como el Chuki de Cieza, entonces putos picoletos.

Cuesta no tomarse a risa la pataleta de algunos amigos con las operaciones de la UCO en Cataluña. Recordemos, solo para que conste en acta, que la unidad de élite de la Guardia Civil ha arrastrado por banquillos y titulares de prensa a políticos de todos los partidos, en el Gobierno y en la oposición, y que ha desarticulado o herido de muerte enormes tramas corruptas, desde la Andalucía de los ERE hasta el podrido corazón de la Comunidad de Madrid.

Y eso que la UCO no solo investiga la corrupción. Los agentes de esta unidad, poco más de medio millar, son investigadores extremadamente cualificados y especializados, máquinas de rastrear documentos, sabuesos del pinchazo telefónico que han desfecho entuertos relacionados con homicidios, dopaje, narcotráfico, trapicheo a gran escala, pederastia, estafa, esclavitud, pornografía y secuestros en el extranjero.

J. M. OlmoJ. M. Olmo

Pero con el 'procés' hemos dado. Mientras escribo, bicheo en artículos de prensa levantisca y círculos 'indepes' de Twitter para constatar que hay una unanimidad cejijunta. El intento de entrar al Parlament, con requerimiento judicial en la mano, parece ser una maniobra para conseguir una foto que perjudique a las instituciones catalanas. Prueba de ello es, por ejemplo, que los agentes lleven la cara cubierta.

Como si fueran las capuchas lo que atrae a la prensa. Si yo fuera un agente y supiera que la operación estará arropada por la prensa, creo que sería el primero en desear un pasamontañas en pleno julio. Cuando los guardias civiles se quitan el uniforme y hacen vida de paisano, de vez en cuando gustan de ir a bares como el de Alsasua. Determinadas actuaciones pueden convocar enemistades pueblerinas, y luego pasa lo que pasa.

Si yo fuera un agente y supiera que la operación estará arropada por la prensa, creo que sería el primero en desear un pasamontañas en pleno julio

Pero en fin. Sigamos. Otro de los argumentos repetidos a lo largo y ancho de los corrillos digitales 'indepes': “¿Para qué entran al Parlament si investigan a CDC?”. Dan a entender con esta pregunta retórica que la Guardia Civil no sabe dónde encontrar documentos, o que la maniobra está destinada a dañar el prestigio de la Cámara legislativa.

Ok. En ese caso, que me expliquen por qué registró la UCO la Asamblea de Madrid en busca de documentos de la trama Púnica en septiembre de 2016. ¿Trataban de derribar las instituciones de aquella comunidad autónoma? ¿Es la Guardia Civil una especie de agente doble que hoy ataca a Cataluña, ayer a Madrid y anteayer a Andalucía? ¿De qué van estos picoletos? Mirando el mapa de sus actuaciones, ¡lo que quieren es destruir España!

Que me expliquen por qué registró la UCO la Asamblea de Madrid en busca de documentos de la Púnica. ¿Trataban de derribar las instituciones?

El argumento más divertido es el del 'momento oportuno'. Así, la Guardia Civil habría elegido el momento más sensible para montar su circo mediático. Vamos a ver: Cataluña lleva cinco años igual, de momento histórico en momento histórico. ¿Cuándo se puede investigar? ¿Ha habido alguna semana en los últimos cinco años en la que el 'procés' les permita trabajar sin despertar suspicacias?

Los dobles raseros son autopistas de cuatro carriles que conducen siempre a la ridiculez. El mismo independentismo que describe España como un Estado caciquil y corrupto coloca los escudos en modo tortuga alrededor de sus corruptos. El mantra nacionalista de “al menos son nuestros cabrones” queda personificado en el pueblo que aplaude a Jordi Turull en su papel de conserje con malas pulgas.

Es un dato objetivo que la Guardia Civil actúa cumpliendo las leyes y que investiga a los sospechosos de haberlas incumplido

Yo también tengo sospechas sobre los manejos del Ministerio de Interior en manos del PP, pero es un dato objetivo que la Guardia Civil actúa cumpliendo las leyes y que investiga a los sospechosos de haberlas incumplido. En Cataluña, en Madrid o en Puerto Lumbreras. Punto.

Y esto pese a la falta de medios. El coronel Manuel Sánchez se quejaba en mayo de que se han visto obligados a rechazar indicios por falta de personal y de presupuesto. Los políticos catalanes siempre se quejan de que el Estado reparte mal los dineros, ¿no? Pues Turull tendría que haber entonado un “¡visca la Guàrdia Civil!” a las puertas del Parlament, y los ciudadanos, especialmente los 'indepes', que haberlo coreado.

Si algún día hay una República catalana, tendrán que hacer un monumento a la Guardia Civil. Gracias a la UCO, la República podría nacer con unas cuantas garrapatas menos.

España is not Spain

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios