Los Mossos de Schrödinger, contra 'El Periódico Cuántico de Catalunya'

Los ciudadanos asistimos como liebres deslumbradas al funcionamiento de la trituradora de información que manejan los políticos de todo el arco ideológico

Foto: El 'conseller' de Interior, Joaquim Forn, junto al jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero. (Reuters)
El 'conseller' de Interior, Joaquim Forn, junto al jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero. (Reuters)

Ya lo advertíamos por aquí antes de los atentados de agosto. Cataluña es, 'de facto', una República Cuántica. Aquí las cosas pasan y no pasan, el territorio se disgrega y se mantiene, el referéndum se celebra y no se celebra, las instituciones son estas pero son aquellas, etc. En este caos de universos paralelos y sobrepuestos, en este continuo espacio-temporal repleto de agujeros, contradicciones lógicas y solapamientos, un hecho tan concreto y objetivo como la masacre terrorista de las Ramblas desata consecuencias inauditas.

Los muertos pueden ser catalanes o españoles según el 'conseller' al que se le pregunte. La parte de responsabilidad por negligencia puede ser de los Mossos, del ayuntamiento antibolardos, de la Generalitat fascista o del uso político que hace el malvado Estado de la información policial. Vemos cómo la culpa está aquí, pero al mismo tiempo está allí y, por si esto fuera poco, no faltan portavoces para dispersar la nutrida rumorología que multiplica los planos de la contradicción. Esto es lo que pasa cuando la irresponsabilidad de los políticos relativiza la verdad, y cuando la ciudadanía los acepta como líderes.

Así que los ciudadanos asistimos como liebres deslumbradas al funcionamiento de la trituradora de información que manejan los políticos de todo el arco ideológico. Cada cargo, incluidos los de seguridad, es al mismo tiempo un espacio de responsabilidad y una poltrona para expandir un determinado mensaje, con una determinada intención política. ¿Recuerdas la teoría de la conspiración del 11-M? Pues agárrate al asiento y asegura el cinturón, porque esto lleva camino de multiplicarlo por mil.

Hoy publica 'El Periódico de Catalunya', ahora 'Periódico Cuántico', la supuesta nota de la CIA que recibieron el 25 de mayo los Mossos de Schrödinger, con que la inteligencia norteamericana alertaba de un posible atentado en la Rambla. 'El Periódico' ya había deslizado esta noticia el mismo día del atentado, pero publicaba hoy en portada la nota, con membrete y todo. Pero en una República Cuántica, cada acto produce un desdoblamiento más.

Flores y velas en recuerdo de las víctimas en las Ramblas. (EFE)
Flores y velas en recuerdo de las víctimas en las Ramblas. (EFE)

Saltan los 'indepes' a decir que todo es mentira y un nuevo ataque contra el 'procés'. Salta Assange y dice que la forma del mensaje está claramente falseada. Salta el director de 'El Periódico' y dice que la forma está falseada pero que el mensaje es una transcripción fidedigna de lo que le contaron oralmente. Saltan Forn y Trapero y dicen primero que no, que ellos no tienen contacto con la CIA, pero también dicen que llegó algo y que lo que pasa es que no le dieron credibilidad. Salta Ferreras y nos recuerda que el propio Forn admitió que hubo algún mensaje de alerta y que aumentó la presencia de Mossos en la Rambla, luego sí le dio credibilidad. Regresa el director de 'El Periódico' para decir que sus fuentes, dos altos cargos, le pidieron que maquetase el mensaje de forma rara para confundir un poco. Como si hiciera falta.

Días después de que 'La Vanguardia' expulse a Gregorio Morán, desatando una tormenta de suspicacias, el 'conseller' Forn y el director de los Mossos atacan la credibilidad del director de un medio poco proclive a simpatizar con el 'procés'. Sin embargo, la táctica de matar al mensajero no tiene sentido en una República Cuántica. La credibilidad de Enric Hernández está muerta en este plano y está viva en aquel otro.

¿Sigue existiendo una verdad transversal, una línea objetiva que atraviese simultáneamente todos los universos paralelos y contradictorios? ¿Es posible encontrar la Verdad? Desde este observatorio diremos que sí. Aquí van algunos hechos irrefutables:

- Nadie, salvo los terroristas, quería un atentado en Cambrils y Barcelona.

- Ningún cuerpo de seguridad es infalible, pero ninguno es totalmente negligente.

- La CIA y demás agencias norteamericanas fallan como cualquier otro sistema de espionaje. La credibilidad de sus informes puede ser relativizada. Y relativizarla puede ser una cagada.

- No existe una relación de causa-efecto entre relativizar una advertencia y que se lleve a cabo un atentado terrorista.

- Existe una desconexión entre cuerpos de seguridad en España que tiene un origen político y que representa un peligro, no sabemos si grande o pequeño, para la ciudadanía.

- Existe un uso partidista del atentado en las dos partes, pero existen políticos totalmente ajenos a este uso partidista en las dos partes.

- Pero, sobre todo: están los muertos. Porque en una República Cuántica, por más que esté compuesta de infinitas realidades contradictorias, una furgoneta homicida las atraviesa todas. Porque los muertos somos todos. Y no queremos más.

España is not Spain

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios