El interrogatorio a Turull solo mueve las páginas del 'Sport'

Paso la mañana buscando bares donde el juicio se comente entre los parroquianos pero es imposible. Tráfico fluido y gente que va a lo suyo, ¡faltaría más!

Foto: El 'exconseller' de Presidencia Jordi Turull en el juicio del 'procés. (EFE)'
El 'exconseller' de Presidencia Jordi Turull en el juicio del 'procés. (EFE)'

El martes, Turull le dice al fiscal Jaime Moreno que en esa sala del Supremo se está insultando a todos los catalanes. “Los ciudadanos de Cataluña no son ovejas. Sean independentistas o no, tienen criterio”. Las calles de Barcelona, mientras Turull es interrogado por el fiscal, parecen darle la razón. Paso la mañana buscando bares donde el juicio se comente entre los parroquianos pero es imposible. Tráfico fluido y gente que va a lo suyo, ¡faltaría más!

Hay que decir que el barcelonés se diferencia del madrileño, primero, en su renuencia a mostrar opiniones en la barra. Si bien son maestros a la hora de montar manifestaciones multitudinarias para anegar la calle de política, manejan mejor la foto aérea que el detalle. El barcelonés no tiene esa inclinación castiza a la improvisación y el escándalo, a la tangana de barra de bar. El juicio, salvo en los días de manifestación y cuando llegue la huelga, tiene menos efecto visible en las calles que un leve chubasco invernal.

[Las frases de Turull: del "un referéndum no es delito" al "actuamos pacíficamente"]

Llamo a Tv3 para preguntarles si conocen algún sitio donde el juicio se siga con la pasión requerida para una crónica, pero me dicen que ellos también buscaron sin éxito ese lugar. En un chinobar de la calle Marina veo a Turull encerrado en la jaula de la pantalla y los pocos sopladores de café dedican miradas lánguidas y distraídas a la pantalla. No hay aplausos cuando el presidente de la sala interrumpe al fiscal y la abogada del estado, que vuelven una y otra vez sobre las mismas cuestiones. No comentan.

En una de las mesas hay un señor que usa la traducción simultánea como rebeldía. Cada vez que el fiscal Moreno pronuncia “civisime”, el hombre corrige murmurando “sivisma”, y cada vez que el fiscal pronuncia “Yaume” corrige murmurando “Yauma”. Tiene el 'Sport' abierto delante del café y le presta más atención que a la tele. El chino, poseedor de esa reserva y esa cautela milenarias que se atribuyen a su cultura, me dice que si soy periodista escriba sobre el cierre de cuentas del BBVA a sus compatriotas.

El interrogatorio a Turull solo mueve las páginas del 'Sport'

No se puede negar el afán de los medios catalanes por darle publicidad al juicio, que ha colapsado la programación del matinal de Tv3 pese a que se emite también en el canal de noticias 24 horas de la Corporación. Pero hasta en Tv3 falta épica: la señal del juicio le quita el trabajo a la presentadora Lidia Heredia, que tampoco se presta, como haría García Ferreras, a calzar comentarios de los tertulianos para comentar segundo a segundo la jugada.

Los rótulos tienen el único comentario editorial: “Jaime Moreno. Fiscal del Supremo. Interrogó a Francesc Homs en el juicio del 9N. Fue asesor del gobierno de Mariano Rajoy”. Y luego: “Petición de penas a Jordi Turull. Fiscalía, por rebelión y malversación: 16 años. Abogacía del estado, por sedición y malversación: 11 años y 6 meses. Vox, por rebelión, malversación y organización criminal: 74 años”. Sutilezas.

Vista de la sala este martes. (EFE)
Vista de la sala este martes. (EFE)

En las pausas y recesos, Heredia da paso a un comentarista judicial que se muestra catalanamente prudente. El hombre evita el titular y sólo muestra una pátina de compasión hacia los presos que es común en una parte nada desdeñable de la sociedad catalana. Dan paso a la publicidad y los mismos productos que ofertaría Telemadrid refuerzan en Barcelona la única hegemonía con la que todos los revolucionarios transigen. Piense usted lo que quiera, pero compre esto.

Turull, que era presidente del grupo parlamentario de JxSi y conseller de presidencia, es decir, un hombre clave del partido, está soportando un interrogatorio larguísimo sobre unas facturas de las que dice no conocer nada. “¿Cómo puede haber malversación si no se ha pagado una sola factura?”, se pregunta. Al final tendrían que juzgarlo por incompetencia. No sabe nada, no vio nada y no ordenó nada. Banalidad.

Turull acusa al Gobierno de "ser capaz de todo" y saca a pasear las cloacas del Estado

Cuando llega el tema de la violencia, la distancia entre la visión del tribunal y la de Turull se hace inconmensurable. “Cualquiera que insinúe violencia para el movimiento independentista miente. Somos el país de Pau Casals. Por mucho que se presente a la sociedad catalana como violenta, este relato es una operación fracaso”. En la mesa de al lado, una mujer sorbe la Coca-Cola Zero y devuelve la vista al móvil con mansedumbre.

Le preguntan entonces por unos tuits y por el día clave de la instrucción: “¿Le parece que el 20 de septiembre fue un acto pacífico?” Responde Turull que “cuando el 99% de la gente se fue a casa a dormir, pues sí”. El fiscal contraataca: “¿Cuándo supo usted que la letrada tuvo que salir por el tejado?” Turull dice que es imposible salir por el tejado del Eixample, porque los edificios son muy altos. “Mis tuits siempre apelan al pacifismo. El tema de los dos coches fue criticado. No tiene justificación. En las ruedas de prensa lo critiqué”.

El interrogatorio a Turull solo mueve las páginas del 'Sport'

No será fácil para el tribunal justificar esa violencia y no hay más que darse un paseo para constatarlo, pero el diablo vive en los detalles. Turull, sin proponérselo, ha echado abajo esta mañana el principal argumento del independentismo, esto es, que los están enjuiciando por sus ideas y que por tanto son presos políticos. “Yo era el presidente del grupo parlamentario de Junts pel sí, para el sí a la independencia, y nadie nos impugnó cuando nos presentamos”. El fiscal deja escapar una pregunta clave: entonces, si pudieron presentarse así a las elecciones con esas ideas, ¿cómo es que están en el banquillo? ¿No será por sus actos?

Me gustaría polemizar con cualquier parroquiano, pero creo que el friki sería yo. El viento del juicio mueve lánguidamente las páginas de 'La Vanguardia' y el 'Sport'.

España is not Spain
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios