Un consejero murciano vence a los antivacunas ¡y lo hacen dimitir!
  1. Sociedad
  2. España is not Spain
Juan Soto Ivars

España is not Spain

Un consejero murciano vence a los antivacunas ¡y lo hacen dimitir!

El consejero se vacunó a escondidas para que, en un cortocircuito, todos los negacionistas de España salieran de casa al grito de “¡No voy a ser menos que esos chorizos!”

placeholder Foto: El consejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas. (EFE)
El consejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas. (EFE)

A los murcianos nadie nos entiende y no es por el acento, sino por mala voluntad. Cuatrocientos cargos de la Consejería de Sanidad de Murcia, incluido el consejero Manuel Villegas, se chutaron 'destranjis' la primera dosis de la vacuna de Pfizer sin que les tocase. No os quedéis en la superficie: sí, hay 400 cargos en la Consejería de Sanidad de Murcia, ¿por qué iba Murcia a conformarse con menos? El meollo del asunto no es este.

Resulta que a cientos de tontos del pijo les molesta. Dicen que esas vacunas debían ir a parar a los arrugados brazos de los residentes anónimos y los más fornidos del personal sanitario, y toman a los de la sufrida consejería por yonquis atracadores de viejas. Piden la dimisión del consejero Villegas y él se niega en un primero momento. Natural. Hasta que lo empujan a dimitir. Y yo me pregunto: ¿por qué tenía que dimitir el autor de la mejor campaña en pro de la vacunación masiva que se ha visto en el mundo?

El consejero de Salud de Murcia se vacuna saltándose el protocolo de Sanidad

Pensadlo un poco: si el consejero Villegas hubiera seguido los planes del Gobierno socialcomunista, esas vacunas se habrían desperdiciado en el anonimato de 400 don nadies. El consejero ha optado por algo mucho más beneficioso: vacunar a España contra otra epidemia, que no es el coronavirus, pero galopa junto a él: la de los negacionistas y antivacunas. ¿O no decía el CIS que millones de españoles se niegan a recibir su dosis?

Pues eso. Villegas ha lanzado un torpedo a la línea de flotación del pensamiento anticientífico. Este hombre conoce muy bien España porque es del Partido Popular, así que sabe que el españolito solo hace aquello que envidia en otros. El consejero se vacunó a escondidas junto con toda su grey para que, en un cortocircuito, todos los negacionistas de España salieran de casa al grito de “¡No voy a ser menos que esos chorizos!”, a la cola en los centros de salud.

Foto: El consejero de Salud, Manuel Villegas. (EFE)

Hasta este momento, los poderes públicos, la prensa y las herramientas de verificación como Newtral o Maldita habían tratado inútilmente de desmantelar la maraña de sospechas y bulos que rodean las vacunas con mensajes estandarizados y propagandísticos. Una sopa indigesta para los estómagos pequeños del negacionismo, a los que no se les escapa el sospechoso detalle de que vacunen antes que nadie a viejos en las residencias.

Para más INRI, Fernández Vara, el presidente extremeño, socialista tenía que ser, había echado más leña a la lumbre con esa excusa barata de que no vacunaban más por ir viendo si palmaban las cobayas de las residencias antes de pinchar, yo qué sé, a los de Comisiones Obreras. De modo que entre la propaganda y Fernández Vara, estaban haciendo un pan como unas hostias. Tuvimos que venir los murcianos, como siempre, a arreglar el entuerto.

Foto: El presidente de la Comunidad de Murcia, Fernando López Miras (c), acompañado por el consejero de Salud, Manuel Villegas (i). (EFE)

La duda más pertinaz que cualquier esnifador de flores de Bach pueda tener hacia los intereses espurios de las farmacéuticas, Soros, el comunismo internacional y los chips de Bill Gates se desactivó en cuanto vio que un consejero murciano y su equipo estaban hinchándose a vacunas gratis, en plan barra libre, porque no hay teoría de la conspiración que aguante semejante baño de disonancia cognitiva.

Así que protesto contra esta dimisión, otra muestra del enorme desprecio que España entera siente por mi tierra y sus indígenas, incluidos los poderes fácticos. No tendremos todas las consonantes del mundo, pero nadie nos podrá negar que somos unos hachas desactivando conspiranoias mediante la psicología inversa. Si no se nos entiende, el problema es vuestro, ¡vaya un pijo!

Pfizer Coronavirus Vacunación Guillermo Fernández Vara Barómetro del CIS Bill Gates Partido Popular (PP) Noticias de Murcia