las descargas aumentaron en 2014, pérdida de empleos...

Ocho mentiras sobre piratería que la Coalición de Creadores intenta colarte

La Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos ha presentado este martes su Observatorio de la Piratería 2014. Y, ¿a que no adivinas cuáles han sido sus conclusiones?

Foto: Carlota Navarrete, directora de la Coalición, y Héctor Jiménez, coordinador del estudio de la consultora GfK (Foto: Coalición de Creadores)
Carlota Navarrete, directora de la Coalición, y Héctor Jiménez, coordinador del estudio de la consultora GfK (Foto: Coalición de Creadores)

La Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos -una organización privada que ejerce como lobby- ha presentado este martes su Observatorio de la Piratería 2014. Y, ¿a que no adivinas cuáles han sido sus conclusiones? Te las resumo: la culpa de la piratería la tenemos los usuarios, las teleoperadoras, los buscadores, las páginas web, los periodistas, los Illuminati y hasta los Power Rangers. En resumen: la culpa de la piratería la tiene todo el mundo, menos ellos.

Que la industria de contenidos intente timarnos con estudios ad hoc y prácticamente inventados ni nos sorprende ni es algo nuevo, pero no por ello vamos a dejar de denunciarlo. Aquí van algunas de las mentiras esgrimidas en dicho estudio:

1.- El propio estudio. La primera mentira, lo siento mucho, es el estudio en sí. ¿Por qué digo esto? Porque se trata de un estudio encargado por la propia industria, con lo que sus resultados son tan fiables como si yo digo que los periodistas de 30 años, con barba y apellido alemán no estamos ya dirigiendo el New York Times porque les caemos mal desde la II Guerra Mundial.

Exacto, es como cuando un partido político encarga un estudio que le da unos resultados electorales que nadie se cree, como cuando la industria siembra el rumor (nunca confirmado) de que Netflix no viene a España “por la alta piratería” o como cuando Promusicae, la IFPI y el Gobierno de EEUU nos intentaron colar la sandez (indocumentada, por supuesto) de que somos el país más pirata del mundo. Una estrategia que, como reveló Wikileaks, sólo pretendía lanzar y aprobar la ley Sinde.

De hecho, fíjate si el estudio de la Coalición de Creadores es poco fiable, que ni el Ministerio de Cultura le da credibilidad. El año pasado ya tuvieron que dejar claro que “se trata de un estudio estimativo de opinión encargado por parte interesada, que no ha sido remitido con antelación al Ministerio para poder analizarlo con rigor. (…) En ningún caso (…) han contrastado los datos con la Subdirección de Propiedad Intelectual del MECD”.

2.- La piratería aumentó del 51% al 58%. Dice el estudio que en 2014 se accedió a 4.455 contenidos digitales y que la piratería ha aumentado del 51% de 2013 al 58% actual. ¿En serio? Según el estudio, el 26% de esas descargas fue de series, mientras que el 21% fue de música. En total, un 47%. Vayamos a la música: la inmensísima mayoría de la música editada en todo el mundo está disponible en Spotify, un servicio totalmente legal que tiene más de 60 millones de usuarios activos y 15 millones de suscriptores de pago en todo el mundo. ¿De verdad tenemos que creernos que, con el avance que ha supuesto Spotify para usuarios e industria, las descargas han subido?

Vayámonos a las series. Ya que el estudio alude a las descargas que afectan a la industria española, centrémonos en las series distribuidas en España. Cualquiera que se haya descargado series en una web de descargas sabe que aquello, pese a ser gratis, es de todo menos cómodo: el registro es casi obligado a cambio de spam en el correo, la publicidad intrusiva no para de saltar, las webs están llenas de falsos botones de descarga para que pinches en banners publicitarios... Vamos incluso a obviar servicios buenos (aunque con tímidos resultados) como Wuaki o Movistar Series. Si tenemos en cuenta que tanto Atresplayer como Mitele están haciendo un trabajo más que encomiable a la hora de colgar sus contenidos gratis (con una publicidad nada intrusiva) o a precios ridículos, ¿en serio tenemos que creer que cada vez se descargan más series que afectan a la industria española?

3.- El 87,94% de los contenidos consumidos fueron piratas. No me digas que el porcentaje no da para titular, ¿eh? Además, nada como añadir unas decimillas para que el porcentaje sea más creíble. ¿De dónde salen estos datos? Pues a decir verdad... poco sabemos. La única información aportada asegura la existencia de unas encuestas que -me remito al punto número 1- podemos creernos o no creernos.

4.- La industria ha perdido 1.700 millones de euros. Nos cuenta el estudio que el valor de los contenidos pirateados en España en 2014 es de nada menos que 23.265 millones de euros. Pero, ¡oh, sorpresa!, este estudio incluye una novedad: no equipara las descargas a las no-compras. Durante años, las distintas industrias de contenidos intentaron colar un argumento tan falaz como absurdo: “Cada vez que se descarga un disco, se deja de comprar ese disco”. Exacto, todos sabemos que, si esta noche me bajo la discografía entera de Phil Collins, estaré defraudando los cerca de 200 euros que pensaba gastarme mañana a primera hora comprando los discos en una tienda.

Por suerte, actualmente la Coalición de Creadores ya no acude a esa falacia, sino que incluye un concepto nuevo: el del lucro cesante, extraído de preguntarle al encuestado cuántos de los contenidos pirateados habría comprado de no habérselos podido descargar. Un concepto interesante, aunque igualmente impreciso, ya que la Coalición acude al precio medio de un contenido (10 euros), suelta la cifra de que la industria ha perdido 1.700 millones de euros y se queda tan ancha.

5.- El Estado ha dejado de percibir 627,8 millones de euros. Otra que no falla: aludir a la sensibilidad de las arcas públicas. Dice el estudio que, en caso de que los contenidos pirateados fuesen comprados, el Estado percibiría 343,7 millones en IVA, 219,3 en cotizaciones a la Seguridad Social y 64,8 en IRPF. En total, 627,8 millones de euros.

De hecho, la Coalición va más allá y alude a la comparación emocional para remover nuestra conciencia: “Esta cantidad permitiría cubrir la dotación económica media de 200.000 becas Erasmus durante un año completo”. Todo muy bonito, pero volvemos al problema de raíz: ¿podemos creernos los datos?

6.- Se han perdido 29.360 empleos directos. El informe hace una estimación de los empleos que se han dejado de crear por culpa de la piratería, y los cifra en 29.360 puestos de trabajo directos. Sin embargo, hay dos problemas: en primer lugar, que, así como algunos sectores muestran cifras exactas de empleo actual (12.782 productores de cine, 18.375 exhibidores...), otros enseñan cifras mucho más redondas y dudosas (5.000 productores musicales, 500 empleos en series...).

Vale, oye, el mismo estudio dice que se trata de estimaciones, no seamos tan tiquismiquis. Sin embargo, ¿en qué se basan esas estimaciones? Porque la metodología de las encuestas podemos creérnosla o no, pero, ¿cómo se han hecho las estimaciones de empleo? Siento ser meticuloso, pero cuando una industria elabora un informe de este tipo, la necesidad de transparencia en su metodología debe ser directamente proporcional a la altura de las acusaciones que lleva a cabo.

7.- Se han perdido 146.800 empleos indirectos. Ojo, que aquí viene lo mejor: el estudio asegura que, a causa de la piratería, se han dejado de generar 146.800 empleos indirectos. ¿Y en qué se basan esos datos? ¿En sesudos estudios? ¿En las estimaciones de antes? Nada de eso, en una frase: “Además, por un empleo directo se generan cinco indirectos”. Y se acabó.

Caray, yo que pensaba que todos los datos aportados hasta ahora estaban poco documentados... y resulta que, en comparación con el de ahora, ¡los datos de antes eran poco menos que el BOE! Pues sí, amigos, cada empleo directo en la industria de contenidos genera cinco indirectos. ¿Por qué? Por mis santos coj... porque lo digo yo.

8.- “Los futbolistas ya ganan mucho dinero”. Como novedad, este año en el Observatorio ha cobrado especial protagonismo el pirateo de partidos fútbol (incluso la LFP ha acompañado a la Coalición en la presentación). Cuando el informe muestra las respuestas dadas por los usuarios que descargan contenidos, hay algunas medianamente razonables y/o debatibles, pero hay otra que me tiene totalmente alucinado:

“Los futbolistas ya ganan mucho dinero”. En serio, ¿quién ha hecho estas encuestas? O, mejor dicho, ¿a quiénes les han hecho las preguntas? ¿A niños de 12 años? ¿De verdad pretendemos presentar un informe serio y riguroso argumentando que los usuarios defienden el pirateo porque “los futbolistas ya ganan mucho dinero”? Amigos de la industria, ya sé que atribuir argumentos pueriles al enemigo es la mejor forma de descalificarlos, pero, ¿en serio? ¿Porque “los futbolistas ya ganan mucho dinero”?

Si has leído estos ocho puntos, es probable que estés pensando: “Pues oye, a lo mejor los datos del estudio no están muy documentados o son falsos, pero tampoco es que tú hayas aportado otros datos que los contrasten o los desmientan, ¿eh?”. Y tienes toda la razón del mundo.

Creadores, tenéis al enemigo en casa

Mi ataque contra estos argumentos se debe a dos razones: en primer lugar, a que nadie con un mínimo de sensatez y que conozca cómo funcionan las descargas se los puede creer. Y en segundo lugar, a la interminable trayectoria de mentiras por parte de las diversas industrias de contenido españolas desde que empezasen a lloriquear por la piratería.

Para mí, en cualquier caso, lo peor de esto no es que la industria de contenidos mienta descaradamente. Lo peor de esto es que seguro que esa misma industria está llena de honestísimas personas verdaderamente sensibilizadas con este tema. Y esas personas se están viendo privadas de un debate sano y riguroso porque sus representantes se encargan de intentar colarles datos falsos y de convencerles de que los que cuestionamos esos datos somos piratas, amigos del todo gratis, enemigos de la cultura o sepa Dios qué otra tontería.

Y lo siento, amigos creadores, pero vuestros mayores enemigos no somos nosotros. Vuestro mayores enemigos son los que dicen representaros, los que presentan realidades manipuladas sin pudor alguno y, en definitiva, los que toman a los ciudadanos por completos idiotas.

#emprendedorfurioso
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios