Google nos la ha colado: vende como innovación una simple formalidad
  1. Tecnología
  2. #emprendedorfurioso
Carlos Otto

#emprendedorfurioso

Por

Google nos la ha colado: vende como innovación una simple formalidad

Oye, que Google ha hecho una innovación del copón y ha reinventado la rueda y ha revolucionado el mundo y... ná, en realidad sólo ha hecho un reajuste financiero

placeholder Foto:

Estimado lector:

Haciendo uso del espacio que tengo en este blog, aprovecho para contarte que, como autónomo que soy, acabo de comprarme una carpeta de dos euros para guardar mis facturas. Es que soy un poco desastre, ¿sabes? Y como no las organice, al final se me va a escapar alguna y Hacienda me va a empapelar.

Imagino que esto que te acabo de contar te ha importado tres carajos, ¿verdad? Pues eso es lo que debería importarnos el anuncio que ha hecho Google sobre su reestructuración corporativa. Que sí, que Google ha dicho que es una innovación, y toda una aventura y madre-mía-qué-alucinante-todo, pero créeme: es una chorrada como un piano.

¿Qué ha hecho Google exactamente?

¿Qué es exactamente lo que Google ha hecho con el cambio a Alphabet? Muy grosso modo (podríamos extendernos más), crear varias empresas distintas para diversificar y poner un poco de orden financiero dentro de todas sus líneas de negocio.

Me explico. Como sabes, hace tiempo que Google dejó de ser un simple buscador y empezó a trabajar en sectores de lo más variopintos: porque Google ofrece búsquedas, sí, pero también correo electrónico (Gmail), servicio para empresas (Google Apps), publicidad (AdSense), smartphones (Nexus y hasta hace poco Motorola), vídeo online (Youtube), mapas, un sistema operativo móvil (Android)...

Además, la compañía tiene otras muchas divisiones internas como Google X (el departamento de innovación del que salieron las Google Glasses o el proyecto Loon), Fiber (con su propia operadora móvil virtual), Calico (su departamento de biotecnología, que trabaja en productos como las lentillas para diabéticos), Nest (su puerta de entrada a la domótica en las casas), Ventures (la firma de capital riesgo en la que ha invertido en startups como Uber), etc.

Productos muy rentables... o terriblemente deficitarios

Como resultado de la entrada en tantos sectores y de su espíritu innovador e investigador (que es indudable), Google está inmerso desde hace años en una interesante esquizofrenia: por un lado tiene productos tremendamente rentables y líderes en su nicho (el buscador, Youtube, Gmail, Android...) y, por otro, herramientas que puede que sean muy innovadoras, pero sólo arrojan pérdidas (Google Glasses, proyecto Loon, algunas de sus inversiones en startups, las lentillas...).

Y, ¿cuál es el problema de todo esto? Que, salvo rarísimas excepciones, hasta ahora la mayoría de estas iniciativas estaban englobadas dentro de una misma compañía. Y es de primero de Empresariales que si tu empresa se va a adentrar en distintas vías de negocio, lo mejor es que crees una compañía distinta para cada una de las vías. De este modo, si una de las líneas de negocio arroja pérdidas, esto no tiene por qué afectar al resto.

Lo 'único' que ha hecho Google es organizar y ordenar financieramente todas sus líneas de negocio.

Bueno, pues esta estrategia empresarial, que es de una lógica financiera aplastante y que se aplica en todas las grandes compañías, no se estaba aplicando en gran parte de los servicios de Google. Y, ¿tenía sentido que esto fuera así? Ninguno en absoluto.

Porque es evidente que Google quiere investigar nuevos terrenos y no le importa perder dinero en esos departamentos, pero no parece demasiado lógico que una empresa que cotiza en Wall Street tenga una estructura financiera que, sin llegar a ser precaria, sí que no parece la idónea.

En resumen, que Google ha hecho una burocracia interna... y poco más. Se trata de una información que podría interesar a sus accionistas y a los medios, pero muy poquito más. Al usuario medio estas novedades podrían interesarle tanto como la reproducción de la urraca adulta.

Pero claro, hablamos de Google, donde la cosa más nimia se vende con un misticismo extremo, y dice Larry Page que van a "mantener siempre el foco en la innovación", "mejorar la vida de las personas", "desafiar los límites"... Vamos, que sólo le ha faltado escribirle un poema a la nueva compañía.

Al usuario medio estos cambios le afectan tanto como la reproducción de la urraca adulta.

Y ojo, que soy el primer fan de Google, seguramente la empresa más innovadora y necesaria que hemos visto y veremos en muchas décadas, pero quizá deberíamos apaciguar nuestro espíritu de fanboys.

Si no, cualquier día Google nos dirá que acaban de "cambiar la forma en que las personas se transmiten información, desarrollando herramientas innovadoras a la par que nostálgicas"... para contarnos que acaban de poner una fotocopiadora en la oficina.

Google Innovación Alphabet