Cinco promesas que Rajoy ha hecho a los emprendedores... y que no va a cumplir

Ahora que ya tenemos presidente, analizamos sus propuestas y tenemos malas noticias: Rajoy hizo cinco promesas a los emprendedores que no cumplirá ni en siete millones de años.

Foto: Foto: EFE/Mariscal.
Foto: EFE/Mariscal.

Bueno, pues ya tenemos Gobierno. ¿Qué tal si ahora nos ponemos a repasar las promesas hechas por nuestro presidente y a analizar si de verdad pueden cumplirse? En el caso de Rajoy y el emprendimiento, las promesas hechas a los votantes se resumen en el acuerdo de gobierno que firmó con Albert Rivera a finales de agosto para formar un pacto de investidura. Y hay mucha letra pequeña.

C. OttoC. Otto

Si miramos el documento completo podremos comprobar cuáles fueron esas promesas. Y también, por desgracia, podremos ver que hay cinco que Rajoy no cumplirá ni en siete millones de años.

1. Cumplimiento de la Ley de Morosidad

Dice el documento de PP y Ciudadanos que llevarán a cabo "la implantación de un régimen de información y sanciones en materia de morosidad con el objetivo de asegurar el cumplimiento de los plazos legales de pago vigentes por parte de las empresas y de las Administraciones Públicas".

Suena bien, ¿verdad? Lástima que sea falso. Pongamos contexto: la Ley de Morosidad en España es una pantomima estéril, ya que, en sus apenas seis años de vida, nunca, jamás de los jamases, ha sido cumplida.

Y lo peor de todo no es que España nunca haya cumplido la Ley de Morosidad, sino que, si atendemos a los datos recientes, es literalmente imposible que pueda cumplirla en un horizonte cercano.

El sector público incumple la Ley de Morosidad

 2010201120122013201420152016
PLAZO LEGAL55504530303030
PLAZO REAL158159163129908675


De hecho, quien más incumple la propia ley ni siquiera son las empresas privadas, sino las propias administraciones públicas: aunque deberían pagar sus facturas en un máximo de 30 días, de media lo hacen en 75.

En cuanto a las privadas, aunque deberían pagar a 60 días, en realidad lo hacen a 84.

Las empresas privadas incumplen la Ley de Morosidad

 201020112012201320142015
PLAZO LEGAL858575606060
PLAZO REAL---858484


Con estos mimbres, ¿de verdad ven posible Rajoy y Rivera que nos creamos que el Gobierno va a conseguir que los morosos (entre los que se encuentran los órganos que ellos mismos dirigen) cumplan la ley?

2. Morosos sin adjudicaciones públicas

Si la primera medida ya suena a broma de mal gusto, la segunda directamente es una burla para cualquiera que sepa cómo funciona el ámbito empresarial y la adjudicación de contratos públicos.

Dice el documento de marras que, para asegurar que las empresas no incumplen los plazos de la Ley de Morosidad, "en las licitaciones públicas se exigirá a los grandes contratistas el cumplimiento de los plazos legales de pago a las empresas que subcontraten".

Las grandes empresas, que suelen llevarse los contratos públicos, son precisamente las más morosas de España

Bien, vayamos por partes. Los contratos públicos adjudicados mediante concurso no suelen bajar de los 18.000 euros, pero por lo general su cuantía suele ser mucho mayor, de cientos de miles o incluso millones de euros. Dado el tamaño del contrato y el volumen de importancia de su ejecución, lógicamente sólo hay dos tipos de empresas que pueden aspirar a la mayoría de ellos: las medianas y las grandes.

Ahora vayamos a los datos: ¿adivinan qué empresas son las más morosas de toda España con sus pequeños proveedores?

Las grandes empresas, las más morosas

TIPO DE EMPRESAPLAZOS DE PAGO
Más de 1.000 empleados132
250-1.000 empleados124
50-250 empleados78
9-50 empleados66
1-9 empleados56
Entre autónomos53


Exacto: las medianas y las grandes. Mientras los autónomos y las micropymes son los únicos que cumplen los plazos de la Ley de Morosidad, las medianas y grandes empresas se lo pasan por el forro y llegan a duplicar el plazo establecido legalmente.

De modo que, ¿de verdad el nuevo Gobierno va a conseguir que, de la noche a la mañana, las medianas y grandes empresas reduzcan su morosidad en más del 50%? Y si no lo consiguen, ¿de verdad el Gobierno las sancionará y les impedirá acudir a concursos de contratos públicos?

3. Más financiación para 'startups'

En el acuerdo firmado, el PP se adhería a una medida que sonaba más que interesante: "Crear fondos de inversión públicos que coinviertan con capital especializado (...) centrando los recursos en sectores de alta tecnología, especialmente en las etapas iniciales".

Más allá de que pudiera o no cumplirse, la cosa no sonaba mal, ya que seguía la senda marcada por Fondico, consistente en que el Gobierno decida unirse a otros fondos de capital riesgo para, juntos, invertir en las mejores 'startups' de nuestro país.

Promete más financiación... mientras Enisa reduce sus ayudas a 'startups' en un 91%

Lástima que la realidad, una vez más, le dé una bofetada al Gobierno. Y es que cinco días (¡sólo cinco días!) después de las elecciones del 26 de junio, el emprendimiento digital patrio recibía un jarrazo de agua congelada: el Gobierno reducía en un 91% las ayudas de Enisa a las 'startups' sin decir apenas nada, limitando el anuncio a un parrafito escondido en el BOE.

El bofetón fue de aupa, ya que obligó a la propia Enisa a hacer malabares dialécticos para disimular el hachazo y, finalmente, a hacer trampas para animar a las 'startups' a optar a otras líneas de financiación, aunque no fuesen específicamente dirigidas a ellas. ¿Y ahora resulta que se va a aumentar la financiación? Claro que sí, campeón.

4. Bajada del Impuesto de Sociedades

En su documento, Rajoy y Rivera se comprometieron a "reformar en profundidad el Impuesto de Sociedades para cerrar agujeros, mejorar el control y recaudar más sin subir los tipos nominales de este impuesto, con el objetivo de aproximar los tipos efectivos de las grandes empresas a los nominales para aproximar la recaudación a la media de la zona euro".

De hecho, el propio Rajoy, en el discurso de investidura del 30 de agosto, apuntaba en dirección similar: "Mantengo mi compromiso de seguir rebajando impuestos a los españoles", sobre todo a "autónomos, emprendedores y pequeños empresarios [que] han sufrido lo más duro de la crisis y han de ser protagonistas de la recuperación. Su esfuerzo merece nuestro reconocimiento y demanda nuestra atención".

Foto: EFE/J.P. Gandul.
Foto: EFE/J.P. Gandul.

Sin embargo, la cosa no está nada clara. La promesa de este acuerdo está redactada igual que la incluida en el programa de Ciudadanos. Y, como ya vimos en su momento, presentaba muy serias dudas: y es que, aunque Ciudadanos aseguraba querer bajar el Impuesto de Sociedades del 30% al 20%, también reconocía que "a pesar de que el tipo para la mayoría de las empresas sea del 30%, su tipo efectivo es del 18,7%".

De modo que, si Ciudadanos quería bajar el Impuesto de Sociedades pero en sentido estricto iba a acabar subiéndolo, ¿ahora cabe esperar que se baje o que se suba? ¿Se lo preguntamos a las empresas a las que se les aplicó el anticipo de dicho impuesto hace justo un mes?

5. Bonus track: pensiones para autónomos

Al hilo de las pensiones de los autónomos, tradicionalmente muy inferiores a las de los asalariados, PP y Ciudadanos quieren "fortalecer la protección social de la que disfrutan los trabajadores autónomos, para hacerla equiparable a las prestaciones del régimen general, siguiendo el principio de que a igualdad de contribución debe corresponder igual grado de protección social".

Dejamos esta promesa sólo como dudosa, ya que, quién sabe, igual el Gobierno podría hacer algo en este sentido, por mínimo que sea. Sin embargo, ninguna de estas posibles medidas servirá para nada.

¿Por qué? Porque, aunque duela reconocerlo, gran parte de culpa de las bajas pensiones de los autónomos la tienen (la tenemos) los propios autónomos. 

Y es que las pensiones de los autónomos dependen en gran parte de la cuota mensual que se paga, y dicha cuota depende de la base de cotización, es decir, de la cantidad mínima de dinero que un autónomo dice que va a ganar. 

¿Son bajas las pensiones de los autónomos? Sí, en parte por culpa de los propios autónomos

Y a la hora de la verdad, resulta que el 86% de los autónomos cotizamos por 893,10 euros al mes, es decir, por una miseria. ¿Quiere eso decir que ese es el dinero que realmente ganamos? Evidentemente no, pero nos acogemos a esa base de cotización para pagar la cuota más baja (267,04 euros/mes) por si vienen mal dadas y necesitamos dinero en caja.

Aquí se abre otra posibilidad: ¿y si el Gobierno bajase el porcentaje de cuota a pagar (actualmente del 29,8%) para que los autónomos suban su base de cotización y tengan una mejor pensión? La medida se incluía en los programas electorales de Ciudadanos y Podemos, pero no la busquen en el documento que Albert Rivera firmó con Rajoy: esa promesa ha desaparecido.

Por cierto, hay una cosa que no hemos contado, pero que resulta muy significativa: las cinco promesas de las que hemos hablado en este análisis están copiadas y pegadas del programa electoral de Ciudadanos; a Rajoy ni se le pasaban por la cabeza, ya que ni siquiera las prometió en su programa. Si yo fuera Albert Rivera, como mínimo estaría mosca...

#emprendedorfurioso

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios