las marcas chinas le han adelantado

HTC, al borde del precipicio

Empezó 2013 con pérdidas, algo que intentó corregir el pasado año. Pero no se trataba de un mal 'smartphone': la tecnológica ha vuelto a los números rojos y el futuro no es mucho mejor

Foto: HTC, al borde del precipicio

HTC anunció su primer trimestre deficitario en 2013 debido, en parte, a la cada vez mayor competencia en el ecosistema Android y sobre todo a la máquina de fabricar todo tipo de smartphones que era (y sigue siendo), Samsung.

En un intento por incrementar las ventas, la tecnológica apostó por aquel entonces por centrarse en los teléfonos de nivel medio. Los de Taiwán sostenían que un mayor número de dispositivos en el mercado a la fuerza tendría que mejorar los resultados. Eso, y un dispositivo estrella al año. Pero se equivocaron.

HTC se arrastró durante prácticamente todo 2014 con problemas financieros, hasta que a finales de año logró impulsar ligeramente sus ventas gracias a su teléfono One M8. Los más optimistas anunciaron la recuperación del fabricante de teléfonos móviles, pero lo cierto es que no le ha durado mucho la racha positiva. HTC ha publicado recientemente sus resultados financieros correspondientes al segundo trimestre del año con unas pérdidas de más de 300 millones de dólares.

Lo peor de todo es que ahora la compañía ya no puede agarrarse a su próximo teléfono estrella, sencillamente porque ya lo anunció durante el pasado Mobile World Congress (MWC). El One M9 fue presentado en sociedad en la feria de Barcelona pero fue duramente criticado por ser una copia de la anterior versión e incorporar pocas novedades tecnológicas. Como era de esperar, las ventas no están siendo un éxito que digamos y el fabricante ha bajado su precio, aunque de momento sin muchos resultados.

Cher wang, CEO de HTC
Cher wang, CEO de HTC

Un futuro poco esperanzador

El problema de HTC hoy en día ya no es solo Samsung, sino el auge de marcas chinas como Xiaomi, OnePlus o Huawei que les han adelantado con teléfonos de gama media y alta a unos precios mucho más competitivos que los 850 euros que marca el M9 en la web oficial.

El problema de HTC hoy en día ya no es solo Samsung, sino el auge de marcas chinas como Xiaomi, OnePlus o Huawei que les han adelantado con mejores precios

Por este precio el móvil de la taiwanesa está obligado a competir con los mejores del mercado y en este momento se me ocurren dos: el iPhone 6 cuya versión de 64 GB cuesta 799 euros, y el Galaxy S6 de Samsung cuyo mismo modelo vale 949 euros. El resultado de esta disparidad de precios es que Apple vende más móviles que nunca y Samsung es todo un misterio. Algunos informes apuntan a que la surcoreana no está vendiendo todas las unidades que se esperaba y cada vez más voces como la del CEO de Motorola, Rick Osterloh, señalan que puede ser el próximo gran gigante en caer.

Para salir de esta crisis en la que HTC se haya inmersa, a principios de este año Cher Wang se hizo cargo de las riendas. Pero la ejecutiva no mencionó que fuera a cambiar de estrategia en su negocio de teléfonos móviles para diferenciarse del resto de Android. En su lugar dio a entender que la compañía pondría su foco de atención en las gafas de realidad virtual. Hay que recordar en este sentido que el fabricante mostró en el pasado MWC su dispositivo de realidad virtual Valve. Un prototipo que todavía está en una fase muy temprana y se encuentra en las antípodas de poder salvar la vida a HTC a corto plazo.

Por todo esto y a pesar de los desmentidos de la propia tecnológica, no es de extrañar que se haya especulado sobre el futuro de la firma. De momento, la mejor posicionada para una posible compra es Asus. Obviamente HTC lo niega. Pero no será la primera china que compra una histórica tecnológica. Y si no que se lo pregunten a Osterloh...

iBlog
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios