Siete momentos bochornosos de la tecnología en el cine

El cine y la tecnología siempre han ido de la mano.

Foto: Siete momentos bochornosos de la tecnología en el cine

La tecnología es una parte fundamental de nuestra sociedad y el cine es consciente de ello. Desde los años 60 se realizan películas en las que alguna rama de la innovación tecnológica desempeña un papel principal, no siempre con buenos resultados. La naturaleza espectacular de la gran pantalla tiende a simplificar tanto que es difícil ver una producción que aborde la cosa informática sin dar una patada al diccionario.

Los siete ejemplos que enumeramos aquí corresponden a películas con un fuerte componente tecnológicoy gran presupuesto que, sin embargo, sirven también para transmitir una imagen irreal a los menos versados.

Independence Day (1996) - ¿Usan Mac los extraterrestres?

En Independence Day, producto infame del aún más infame Roland Emmerich, los extraterrestres se presentan en la Tierra el 4 de julio con ganas de montar un buen jaleo. Pronto se descubre que nuestras armas son inútiles contra su avanzada tecnología, que les permite desplegar campos de fuerza a prueba de explosiones atómicas, de modo que la Humanidad es incapaz de hacer nada contra su nave nodriza, foco de la casuística alien.

Cuando todo parece perdido, Jeff Goldblum, que encarna el rol de un genio de la informática, encuentra la solución: crear un virus informático que eche abajo los sistemas de protección extraterrestres. 

Para infectar a la nave necesita aproximarse a unos pocos metros, aunque no se entiende por qué, ya que ni se conecta físicamente, ni existe el wi-fi, ni el PowerBook 5300 que usa tiene capacidad para manejar un software remoto sobre una máquina más avanzada.

Hay más preguntas: si Goldblum no conoce la lengua alienígena, ¿cómo es que sabe reventar su sistema operativo? ¿Quién le dio acceso?¿Cómo consiguió las claves? ¿Le afectan los virus de Macnbsp;¿Es que ellos también usan Macnbsp;¿No tienen un antivirusnbsp;¿Acaso podía el viejo System 7 de Apple gestionar escudos de fuerza? Si ese es el caso, nos perdimos una feature de lo más interesante; si no, el final de Independence Day carece de sentido alguno.

La red (1995) - No sé qué es, pero internet seguro que no

La red de Sandra Bullock es otra película para olvidar por diversos motivos, entre los que destaca uno: internet no es, ni fue nunca como la pintan. Se trata, en líneas generales, de una elucubración de cómo la red cambiará nuestras vidas con posibilidades tan maravillosas como pedir una pizza online. Sandra, por su parte, es una programadora excelsa, capaz de saltarse un firewall por el método drag & drop.

Y bien, no se puede exigir a los guionistas que acertasen con los usos del nuevo ingenio, pero sí que tuvieran una visión de conjunto de su funcionamiento. O al menos que no concibiesen internet como un circuito cerrado en el que, una vez dentro, se pueden abrir fácilmente todas las puertas. Es lo que sucede con los malos de la cinta, que igual hacen caer un avión que le borran la identidad a la pobre Bullock. Como dice un analista de CNN, "es la mejor película para ponerle a tus abuelos si quieres que acaben aterrorizados con la red".

Parque Jurásico (1993) - "¡Es Unix! ¡Lo conozco!"

La primera película de Spielberg sobre dinosaurios convenció a casi todos, y muy en especial a los geeks, que se encontraron con un par de menciones a Unix, un sistema operativo abuelo de Linux y Mac OSX. "¡Es Unix! ¡Lo conozco!", exclama en un momento la niña protagonista sin saber que su frase se convertiría en un meme diez años después

Los que creen que el fallo de Parque Jurásico es el entorno tridimensional de Unix se equivocan: lo que se ve es FSN (File System Navigator), un sistema diseñado por Silicon Graphics muy extendido en la computación científica de la época.

Lo que resulta inverosímil es que una niña de diez años consiga controlar y reiniciar un sistema profesional en apenas medio minuto (con un par de velocirraptores llamando a la puerta y su hermano hiperventilando). Como si yo me presentase en un circuito de Fórmula 1 y ganase la carrera del tirón solo porque lo he visto en la tele.

Matrix Reloaded (2003) - Muchacho, te faltan ojos

En realidad Matrix Reloaded es una de las muchas cintas -quizá la de mayor presupuesto- que incurren en un error clásico: los monitores múltiples. Al parecer los guionistas de Hollywood establecen una relación proporcional entre el número de pantallas y la sapiencia informática de su operador, dejándose por el camino una serie de limitaciones propias de la condición humana.

Dos monitores es lo suyo. Tres o cuatro tienen sentido en ámbitos como el diseño. Hasta ocho hemos llegado a ver sobre el escritorio de analistas bursátiles. No obstante, en la imagen de Matrix podemos ver a Neo controlando diecisiete pantallas. Diecisiete para dos ojos que, para colmo, miran en una misma dirección. Surge también la cuestión del manejo; si es con ratón se precisa de una mesa generosa y de paciencia para llevar el cursor de un lado a otro. Si es táctil, tendinitis generalizada. Si es con teclado, apaga y vámonos.

Puede que la combinación Alt+ Tabulador no resulte tan llamativa para el espectador, pero funcionar.

Sneakers (1992) - El 'hackeo' alegre

Cincuentones 'hackeando' en los 90. Sidney Poitier, Robert Redford y Dan Aykroyd ejerciendo como expertos en informática y criptografía. Uno de ellos, el más talentoso, es además ciego. Semejante carnaval se conoce como Sneakers (Los fisgones)y es una de las primeras producciones que abordan la temática hacker

Toda vez que la presentación de la tencología es correcta, la escena superior clama al cielo. En primer lugar se incurre en el error clásico de imaginar que los gobiernos tienen una sola intranet desde la que se controlan todos los servicios de un país -como después volveríamos a ver en La red-. Solo pensar que la seguridad informática es algo tan liviano supone una ofensa para aquellos que la trabajan a diario.

El hackeo por contacto con un chip es otro cantar. Su teoría sostiene que el chip sirve para desencriptar las páginas gubernamentales, solo que no explican cómo se actva al contacto con un soldador eléctrico.

Ramana (2002) - Bollywood es distinto

Si a 500 kilómetros de Silicon Valley no se respetan unos estándares mínimos de credibilidad, en India las cosas se ven de otra manera. Este último fragmento es uno de los preferidos de la red y corresponde a una Bollywood Movie de gran presupuesto. Su protagonista nos descubre una herramienta inédita para el hacking: Windows Media Player.

CSI y similares - Tecnología de otro planeta

Me refiero a esas series de televisión, cada vez más habituales, cuyo argumento se basa en la detección de criminales por métodos científico-técnicos, en el que un jefe profano tiende a acudir a un friqui para que le saque las castañas del fuego. El friqui al principio dice que no, que eso no se puede hacer, pero al final lo consigue porque es un genio. Los límites de la técnica se desdibujan en favor de la entrega humana, dando lugar a un sarao de bytes y tejido humano difícil de digerir.

Por supuesto en CSI nunca emplean sistemas operativos comerciales, sino que sus ingenieros van diez años por delante que el resto del mundo, logrando lo que se creía imposible, como la resolución infinita en imagen, el renderizado instantáneo o el acceso a todos los datos que se encuentran sobre la faz de la Tierra.

Con todo, lo más doloroso es que los productores insistan en relacionar los osciloscopios con el high tech.

Loading
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios