Cinco preguntas sobre 'big data', privacidad y el nuevo DNI electrónico
  1. Tecnología
  2. Menos tecnología y más pedagogía
Borja Adsuara

Menos tecnología y más pedagogía

Por

Cinco preguntas sobre 'big data', privacidad y el nuevo DNI electrónico

No está claro qué información protege la Ley de Protección de Datos, si aquellos que son de carácter personal o la verdadera identidad de las personas

placeholder Foto:

“Identidad” proviene del latín tardío “identitas”, derivado artificial de “ídem” + “entitas” y significa “la misma entidad”. De “idem” también derivan: “idéntico” y el compuesto “identificar”.Y viene de la misma raíz indoeuropea *dhe- (poner) que “hechos”, “hazañas” o “defectos” (derivados del verbo “facere” = “hacer”), o que “faz”, “faceta” o “fachada” (derivados de “facies” = “cara”, “aspecto”).

Recuerdo un juego de mi niñez (que aún se vende en formato electrónico), llamado Quién es Quién, y que consisteen adivinar la identidad de un personaje misteriosoa partir de las preguntas que un jugador hacey los datos que el otro jugador aportasobre él.Esto permite descartar a otros personajes con las mismas características, hasta lograr la identificación.

Este juego me ha venido a la memoria a raíz de un artículo,titulado "El filósofo de Google", sobre el Dr.Luciano Floridi,profesor de Filosofía y Ética de la Información y Director de Investigación en elInstituto de Internetde la Universidad de Oxford.En él,se expone su visión del concepto moderno de identidad,que se resume en: “Tú eres tu información”.

En el artículo se habla de la participación de Floridi en el grupo de expertos que ha organizado Google para intentar fijar unos criterios que le permitan resolver, en la práctica, las más de 140.000 peticiones de borrado de enlaces que le han llegado de ciudadanos europeos, tras la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia sobre el “derecho al olvido”.

¿Qué es la identidad?

Dice el Diccionario de la Real Academia Española que, aparte de ser la “cualidad de idéntico”, es el “conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás”, la “conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás”, o el “hecho de ser (alguien o algo)el mismo o lo mismo que se supone o se busca”.

"Para Floridi, una persona es su información. Estaincluye todo, desde datos sobresu cuerpo, la historia de su vida, sus recuerdos, sus creencias y su código genético. Esto es una respuesta novedosa a la eterna cuestión de la identidad personal, que ha preocupado a los filósofosdesde Platón", explica el artículo de Pacific Standard.

"Según el experto, preguntarse quién es el dueño de los datos es una cuestión equivocada. La información personal debe ser considerada como una parte de la persona. Cualquier cosa que se hace a la información de alguien, se le hace a él, no a sus pertenencias. El robo de identidad y las invasiones de la privacidad se parecen más a un secuestro que a un robo o a un allanamiento de morada".

"Hay algunos datos míos que son tan personales que no sólo no debería tenerlos nadie, sino que no se debe permitir compartirlos. Pero, al mismo tiempo, hay un montón de datos sobre mí que no me constituyen. Puedo vender mi cabello, pero no puedo vender mi hígado. Cuando se trata del cuerpo, hemos llegado a ciertas normas ampliamente aceptadas, como esta”, añade Floridi.

Parece que, de entre todos los datos personales (referidos a una persona) hay datos que constituyen su identidad (le identifican) y otros que no. Pero lo que no queda muy claro es cuáles son esos datos que sí identifican a alguien. Lo evidente es que un dato, por sí solo, difícilmente identifica a una persona.Esto sólo seconsigue “uniendo los puntos” de un conjunto de datos (perfil).

El DNI

El diccionario de la RAE define también algunos de los usos más corrientes del término identidad, como elcarné de identidad, “documento que se expide a favor de una persona, provisto de su fotografía y que la faculta para ejercer ciertas actividades o la acredita como miembro de determinada agrupación”. Tambiénla tarjeta de identidad,“que sirve para acreditar la personalidad del titular”.

A su vez, el Ministerio del Interior define el Documento Nacional de Identidad como el “documento público, personal e intransferible, que acredita la identidad y los datos personales de su titular, así como la nacionalidad española del mismo”. Y en él se recogen, aparte del número y otros datos de su expedición (número de soporte, fecha de validez, equipo), los “datos de filiación” del titular.

Estos datos personales o de filiación sonapellidos, nombre, sexo, nacionalidad, fecha y lugar de nacimiento, nombre del padre y de la madre, lugar de domicilio, foto y firma. Antes se recogía también el grupo sanguíneo, pero dejó de hacerse. Así que podría decirseen principioque, de entre todos los datos personales, ésos constituyen “el conjunto de datos que nos identifican”. Es decir,nuestra “identidad”.

Cinco preguntas sobre 'big data' y privacidad

La Ley Orgánica de Protección de Datos dice,en su artículo 3 de Definiciones,que constituyen “datos de carácter personalcualquier información concerniente a personas físicas identificadas o identificables”. Esto me plantea cinco dudas, sobre cuál es el verdadero o último objeto de protección (bien jurídico protegido) y sobre big data y privacidad, y la posibilidad de conciliar seguridad y libertad:

¿Realmente qué se protege?¿Los “datos” de carácter personalo la “identidad”, es decir: la posibilidad de “identificar” a la persona titular de esos datos?

¿La Ley Orgánica de Protección de Datos protege, realmente, la “intimidad” o la “identidad”?¿No tendría más que ver la identidad con la propia imagen?

¿Se podría autorizar el tratamiento de grandes volúmenes de datos (big data) siempre que se garantizara su agregación, su anonimización o disociación?

¿Se debería hacer el tratamiento de grandes volúmenes de datos (big data), anonimizados, siempre que exista un interés general como seguridad y salud?

Big Data Privacidad