Astérix y la ingeniería

A los romanos el imaginario del atribuye el poderío militar, pero se olvida en ocasiones su auténtica fuerza: la ingeniería civil y las obras públicas

Foto: Puente romano de Mérida (Wikipedia)
Puente romano de Mérida (Wikipedia)

Hace unos días salió a la calle el nuevo álbum de Astérix, titulado Astérix y los Pictos. En él, los irreductibles galos viajan a Escocia, donde (no podía ser de otra manera) se topan con unos cuantos romanos a los que dan para el pelo.

Si eres lector de Astérix (basta, en realidad, con que hayas leído algún álbum), sabrás que están locos estos romanos. A ojos del reducto bárbaro que protagoniza los tebeos, el Imperio invasor está formado por una panda de neuróticos, absurdos y temerosos señores con casco. Eso incluye a Julio César, por supuesto, que es quien rige el destino de los romanos en los turbulentos tiempos de Astérix.

Lo que no saben los héroes galos es que, por mucho que se empeñen en defender su aldea, los galos ya han perdido la batalla de cara a la Historia. Porque, aunque ellos tienen la poción mágica, Julio César tiene la pluma con la que, literalmente, está escribiendo la Historia. En su obra De bello Gallico (Comentarios sobre las Guerras de las Galias), César narra la conquista de Galia. Lo hace hablando de sí mismo en tercera persona, a mitad de camino entre la crónica y la autohagiografía. Tal y como habla, por cierto, en los cómics de Asterix.

El poder de la ingeniería romana

La pluma fue una decisiva arma del Imperio Romano, aunque no la única, y tampoco la más eficiente. Ese puesto, si dejamos a un lado la lanza y la espada, merece ser ocupado por la ingeniería. Hasta donde sabemos, Astérix no visitó a los suevos, que fue un pueblo germánico del norte. Resulta extraño, ya que en su territorio, a orillas del Rin, tuvo lugar un episodio notable de la historia romana. Un episodio protagonizado por Julio César y narrado por sí mismo en su magnum opus donde la ingeniería se desveló como una poderosa arma psicológica.

Año 60 antes de Cristo. Galia está siendo conquistada por los romanos y saqueada por los germanos, sus vecinos del este. Entre los germanos están los suevos, que hacen incursiones rápidas en suelo galo atravesando el Rin, la frontera natural que separa sus tierras de Galia. A Roma esto no le hace ninguna gracia, por supuesto, de modo que Julio César decide presentarse a orillas del Rin. Obviamente, no lo hace solo; le acompañan 40.000 legionarios.

César no pretende invadir Germania, bastante tiene con mantener Galia bajo control; solo quiere dejar claro a sus habitantes que Roma les observa y que no está dispuesta a tolerar que campen alegremente por tierra galas. Quiere mandar un mensaje que deje entrever el imponente poderío del Imperio Romano. Julio César, según cuenta él mismo en De bello Gallico, ordenó a sus ingenieros la construcción de un puente que cruzara el Rin. Él, dijo, no de movería de allí hasta que pudiese cruzar aquel río a caballo en una construcción digna del gran Imperio.

La pluma fue una decisiva arma del Imperio Romano, aunque no la única, y tampoco la más eficiente. Ese puesto, si dejamos a un lado la lanza y la espada, merece ser ocupado por la ingenieríaEl puente, de 300 metros de largo, fue puesto en pie en tan solo 10 días. No fue fácil. Los romanos tuvieron que solucionar, por ejemplo, la compleja labor de clavar unos pilares de casi medio metro de diámetro en el fondo del Rin, que, en su tramo más hondo, alcanzaba los nueve metros de profundidad. Pero lo consiguieron y, en el año 55 antes de Cristo, Julio César cruzaba el Rin acompañado de 40.000 hombres.

Fue, vio y venció sin derramar una sola gota de sangre. Exploró tierras bárbaras y paseó a sus tropas ante la impotente mirada de los germanos para luego dar la vuelta, cruzar nuevamente el puente y ordenar su destrucción.

Cuenta la Historia que, a partir de entonces, los suevos se lo pensaron mucho antes de provocar de nuevo al gran Imperio Romano. Claro que solo tenemos la versión del César. No estaría de más que algún día Astérix, Obélix y compañía nos cuenten la suya. Apuesto a que no es tan épica.

No me creas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios