Google Car: si eres profesor de autoescuela puedes ir pensando un plan B
  1. Tecnología
  2. No me creas
José A. Pérez

No me creas

Por

Google Car: si eres profesor de autoescuela puedes ir pensando un plan B

En nada, ya lo verá, dar vueltas de campana será una cosa la mar de vintage y, por tanto, 'trendy'. El coche sin volante de Google tiene muchas respuestas

placeholder Foto:

No sé qué pensará usted, pero yo creo que los titulares han sido un poco confusos. Un periódico nacional titulaba algo así como que Google "empezaba a fabricar en serie el primer coche sin conductor". Confuso porque, en fin, todos los coches se fabrican sin conductor.

La auténtica innovación de Google, creo yo, pasa por la ausencia de volante. Eso es lo reseñable, y eso sí que da para un titular potente, no me diga: "Google empieza a fabricar el primer coche sin volante aposta".El "aposta" es fundamental para dejar claro que no es un error, no vaya a ser que algún despistado lea: "Google fabricará coches sin volante" y piense: "¡vaya cagada, mejor que se dediquen a lo suyo!"

El video promocional, masivamente difundido por todos los medios del planeta, lo deja bastante claro: el coche de Google, que parece uno de aquellos iMacs de colorines solo que gris y la mar de contento, tendrá nada más que un botón, el start, y una pantalla para decirle al trasto adónde quieres ir.

Una verdadera revolución se mire como se mire; se acabó eso de acelerar y frenar, eso de cambiar de marcha y girar a la izquierda y a la derecha. Se acabó, y esto es lo más revolucionario, eso de prestar atención.En el futuro próximo, quién lo hubiese imaginado, uno podrá hacerse Madrid-Barcelona (o Sevilla-Huesca o cualquier otro trayecto) mientras se lee el último Alatriste o cotillea en Facebook las fotos de la boda de cualquiera.

Si el criterio de Google se impone, y tiene el dinero y la voluntad para ello, en el futuro conducir será una actividad minoritaria que solo practicarán los muy pobres (por necesidad) y los muy ricos (por exotismo).Los preadolescentes se pedirán un coche para la comunión o el bar mitzva igual que antes nos pedíamos un Casiotone (¿por qué demonios nos pedíamos un Casiotone?), y cambiar de marchas se quedará donde quiera que se queden las acciones muertas, las que ya no sirven, como rebobinar o sintonizar.

En nada, ya lo verá, dar vueltas de campana será una cosa la mar de vintage y, por tanto, trendy. Si es usted profesor de autoescuela, ya puede ir pensando en un plan B. Quizá pueda pedir conejo a Siri. Ese trasto tiene respuestas para todo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Google