La tecnología 'vestible' es muy innovadora pero, por ahora, bastante innecesaria

La industria tecnológica no deja de evolucionar y llama la atención su capacidad para generar nuevas necesidades a base de productos novedosos

Foto: La tecnología 'vestible' es muy innovadora pero, por ahora, bastante innecesaria

La industria tecnológica no deja de evolucionar y si hay algo que llama la atención en su capacidad para generar nuevas necesidades a base de nuevos productos. El ejemplo más clarividente lo encontramos en las tabletas, inexistentes hasta la llegada del iPad, cuando la irrupción de Apple los convirtió de la noche a la mañana en una necesidad. Hoy basta con mirar a nuestro alrededor y ver como no hay un ser humano que no tenga uno. Tanto que los tablets se venden como rosquillas en detrimento de los ordenadores portátiles, hace años la última moda en cuanto a tecnología se refiere.

La edición del CES 2014 está dejando productos muy interesantes pero el protagonismo se lo están llevando los dispositivos wearables que se pueden llevar encima. Desde pulseras inteligentes, hasta relojes o gafas multimedia. Es como si la tecnología quisiera remplazar a accesorios y complementos que llevan años, por no decir siglos, acompañando al ser humano en su día a día, por unos nuevos hermanos de factura digital.

Hablamos de un gran paso tecnológico y sin duda estético, pero ¿hay necesidad? En mi opinión ninguna, de hecho no creo que a corto plazo encontremos a transeúntes andando por la calle y hablando con sus gafas o con su pulsera avanzada al más puro estilo MatrixHablamos de un gran paso tecnológico y sin duda estético, pero ¿hay necesidad? En mi opinión ninguna, de hecho no creo que a corto plazo encontremos a transeúntes andando por la calle y hablando con sus gafas o con su pulsera avanzada al más puro estilo Matrix, pero nunca se sabe.

El funcionamiento será vital

Si algo nos ha enseñado la historia tecnológica es que para que un dispositivo funcione debe ser verdaderamente rompedor. Por ejemplo, Nokia lanzó en 2005 una especie de tablet PC llamado Nokia 770 que podría haber sido el primer iPad pero se quedó en el intento. Funcionaba francamente mal, usaba un sistema operativo tan residual en aquellos años como Linux, y como era de esperar pasó por las tiendas sin pena ni gloria. De hecho podemos decir que apenas llegó a ellas. Los más viejos del lugar aseguran que Nokia lo lanzó más como un producto para usuarios avanzados que para el gran consumo. No se puede hacer peor.

Lo mismo sucedió con otros gadgets similares de la misma familia, sin embargo en 2010 fue Apple quien se llevó el gato al agua con un equipo que funcionaba de maravilla y que de verdad impresionó a los consumidores. Una vez más, hacer fácil la tecnología y ponerla al servicio de todos funcionó.

Es evidente que si Samsung, Sony o LG lanzan relojes inteligentes o pulseras, sus competidores directos van a hacer lo mismo, pero eso no significa que las firmas confíen plenamente en un producto o piensen que van a arrasar. ¿Cuántos Galaxy Gear o SmartWatch de Sony has visto por la calle? Seguro que pocos o ninguno. En mi caso solo los he visto entre periodistas tecnológicos y personas relacionadas con el sector, pero a ningún usuario normal le he visto interactuar con su reloj ni mucho menos hablando a través de él.

Cuestión de necesidades

En el momento que un gadget inteligente consiga cubrir una necesidad podremos pensar en un producto histórico. Se me ocurre un ejemplo, ¿Imagináis un reloj inteligente que, sin necesidad de conectarse con un móvil, pueda él solo gestionar llamadas, contestar WhatsApps y tener una autonomía de un mes?

La televisión tiene mucho aportar

Finalmente no puedo dejar de mencionar la revolución que estamos viviendo en el mundo de la televisión. El gran tótem electrónico del mundo doméstico no puede quedar ajeno a ese goloso caramelo llamado tendencia. Cada vez son más delgadas, más bonitas, más potentes y además más curvas. Si a eso le añadimos la inteligencia artificial que han adquirido en el último año podríamos decir que estamos ante uno de los productos más innovadores del momento.

En el horizonte más cercano hay proyectos muy interesantes como la llegada de Tizen a las televisiones de Samsung, WebOS a las Smart TV de LG o Firefox OS en las Panasonic. Es como si la pequeña gran pantalla sintiera celos de los móviles y de la noche a la mañana se quiera subir en el caballo de la innovación para no bajarse nunca.

Tecnozone
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios