Es noticia
Menú
La mala gestión de las emociones de Alba Carrillo y Lucía Pariente
  1. Televisión
  2. Mucha tele que cortar
César Andrés Baciero

Mucha tele que cortar

Por

La mala gestión de las emociones de Alba Carrillo y Lucía Pariente

Madre e hija se entrevistaron, la una a la otra y la otra a la una, en 'Sábado Deluxe' y volvieron a retratarse como unas pésimas entrevistadas aunque divertidísimas

Foto: Viñeta realizada por Jate para Vanitatis.
Viñeta realizada por Jate para Vanitatis.

Peleas en los pasillos, lágrimas, risas, motines y abandonos. ‘Sábado Deluxe’ en estado puro. La dirección del programa tuvo la genial idea de someter a Alba Carrillo a las preguntas de su madre, Lucía Pariente, y a esta a los interrogantes de su hija. Una entrevista a corazón abierto, según la modelo, que vistieron ambas de color vino tinto. Son una familia peculiar. Al menos ellas dos. Del resto no hay rastro mediático y no será porque del padre no se haya hablado, incluso de las veces que ese señor hace el amor. O folla, porque su parienta no es muy amiga del amor.

Del matrimonio Carrillo Pariente se estaba hablando cuando tras una vuelta de publicidad Belén Esteban reveló que la protagonista de la sección ‘Las pelotas de Alba’ les había llamado gentuza mientras hablaba con la directora del espacio. No se lo llamaba a ellos, solo a Diego Arrabal. Desde que el paparazzi las ‘cazara’ tras su paso por ‘Supervivientes’ en un crucero de Disney la relación entre ambos no es amigable. Arrabal tuvo que abandonar el plató para que Alba volviese con los ojos llenos de lágrimas de cocodrilo. Los colaboradores amenazaron con marchase también. No lo hicieron. Tensión. Grada de entrevistadores de apoyo en su contra. Un programa entretenido.

placeholder Lucía Pariente, Diego Arrabal y Alba Carrillo.
Lucía Pariente, Diego Arrabal y Alba Carrillo.

El rifirrafe podría haber sido mayúsculo si Diego hubiese escuchado en su primera intervención las palabras de Alba a su madre por lo bajinis: la hemos cagado, yo no sabía que iba a venir el Pluto (Diego) este de mierda. La sangre no llegó al río ni Alba se lavó la boca con jabón ni pidió disculpas al colaborador. Los polvos de ‘Sálvame Deluxe’ no son estos lodos. El resto de la doble entrevista transcurrió con cierta normalidad.

Confirmamos lo que sabíamos: madre e hija son muy distintas. Alba es pura pasión y su madre un témpano. La niña cree que es como es porque su madre es como es. La madre es una mujer práctica y Alba pura fantasía. Alba sueña con el amor verdadero, el romántico; Lucía le dijo a su marido que lo quiere, quizás, no recuerda bien, el día de su boda. Volvieron a hablar de Fonsi Nieto y Feliciano López. Era innecesario, ellas son personajes por sí solas (y mucho más juntas). A estas alturas de la película volver a hablar de la boda de Alba con el tenista parece ridículo. Es ridículo. Les queda un largo camino por recorrer si entre sus objetivos se encuentra aprender a gestionar de forma sana las emociones.

En lo que sí son como dos gotas de agua es en su manera de estar en los sitios. No saben. Presumen de una buena educación que brilla por su ausencia. A la mínima chispa, arden cuando no provocan ellas el fuego. Las dos se sientan, tan guapas y rubias, comienzan su parlamento repasando palabras poco comunes de esta nuestra lengua castellana para parecer más listas de lo que puede que sean en realidad y finalmente acaban regando su discurso con perlas como “el amor verdadero es el que entra por el agujero”. Chabacanas son más divertidas aunque igual de esperpénticas. Larga vida a estas ‘Luces de bohemia’.

Peleas en los pasillos, lágrimas, risas, motines y abandonos. ‘Sábado Deluxe’ en estado puro. La dirección del programa tuvo la genial idea de someter a Alba Carrillo a las preguntas de su madre, Lucía Pariente, y a esta a los interrogantes de su hija. Una entrevista a corazón abierto, según la modelo, que vistieron ambas de color vino tinto. Son una familia peculiar. Al menos ellas dos. Del resto no hay rastro mediático y no será porque del padre no se haya hablado, incluso de las veces que ese señor hace el amor. O folla, porque su parienta no es muy amiga del amor.

Alba Carrillo The Walt Disney Company Noticias de Belén Esteban