'You': Netflix ha convertido al Príncipe Azul en un pajillero que vigila tu menstruación

El papel del príncipe azul es jodido, la verdad. La diferencia con el de princesa es que no está hecho para los niños

Foto: 'You' advierte de lo fácil que es para un tarado que, con un móvil conectado a una wifi, localice hasta la fecha en que tuviste tu primera menstruación.
'You' advierte de lo fácil que es para un tarado que, con un móvil conectado a una wifi, localice hasta la fecha en que tuviste tu primera menstruación.

Joe es una mezcla entre Dexter y Bridget Jones. Es ese chico de tu clase que era mono pero que tenía cero conversación aunque él se tomaba muy en serio a sí mismo porque una vez se leyó un libro de Kierkegaard. Ese que iba de intenso y que aparecía con trabajos copiados de la Encarta pero escritos a máquina y que aunque aseguraba que era más de Blur lloraba bajito escuchando 'Wonderwall'. Ese. Todos hemos tenido uno en nuestra clase. Todos pensamos que era un pervertido que escondía cadáveres en su cuarto para pajearse con ellos porque la Interviú le parecía mainstream. Bueno, pues a alguien se le ocurrió escribir una serie para homenajear a este sujeto tan popular en los institutos de finales de los 90. Esa serie es 'You' y advierte de lo fácil que es hoy en día para un tarado de estas dimensiones que con un móvil conectado a una wifi localice hasta la fecha en que tuviste tu primera menstruación.

El actor Penn Badgley, quien interpretara a Dan Humphry, el gossip girl de 'Gossip Girl', revive en Netflix a aquel degenerado que revolvía en la basura de la vida privada de sus compañeros para airearla en un blog de internet. De verdad que parece la continuación natural de aquel personaje, solo que ahora trabaja en una librería y 'stalkea' a las chicas guapas que entran a ojear el material. Lo bueno es que en vez de enviarles fotopenes las invita a tomar algo y lo malo, que se cepilla a quien se interpone en su camino al amor verdadero. Ya que no tiene talento ni oficio se propone ser el novio ideal, el príncipe azul con el que todas soñábamos cuando queríamos ser princesas.

Por qué lo llaman proteger cuando quieren decir controlar

El papel del príncipe azul es jodido, la verdad. La diferencia con el de princesa es que no está hecho para los niños. Nadie espera que ellos se comporten de esa manera ni les educan para ello. Más bien al contrario. Igual que a nosotras desde pequeñas nos ponen películas con este tipo de protagonistas y nos regalan bebés y estuches de maquillaje, a ellos nadie les pone pelis de príncipes cuyo fin es conseguir esposa ni les regalan muñecas para que jueguen a hacer noches de sofá, peli y manta acariciándole el pelo a su novia. La figura del príncipe azul es, simplemente, una quimera para niñas. Si algún chico decide adoptar ese papel como objetivo vital no habrá sido una decisión impuesta culturalmente.

Si somos absolutamente sinceros, cuando alguien se afana en proteger a su pareja más bien suele estar tratando de controlarla. Es bastante habitual confundir el cuidar de tu compañera con el vigilar cada paso que da y cada whatsapp que envía. Cual cazador, Joe coloca su objetivo en Beck (Elizabeth Lail) y se propone ser su protector y benefactor. Convertirse en su pareja y crear el ambiente propicio para que ella despegue su carrera profesional como escritora. 'You' está repleta de fantasía pero sí creo que muestra de manera bastante resultona cómo se desarrollan hoy en día cierto tipo de relaciones tóxicas. Ya no es tan fácil decirle a una chica de veintipocos que deje toda su vida para dedicarse a lavarte los calzoncillos y cuidar de tu descendencia, pero sí puede colocarse uno detrás y hacerla creer que cada uno de sus logros se producen porque tus manos la sostienen. “Detrás de cada gran mujer hay un gran hombre” podría ser la versión millennial del famoso (y repugnante) dicho.

Si te quiere, no lo sueltes

No hay un capítulo de la serie en el que Joe no recuerde lo bien que se porta con Beck y lo afortunada que es ella de tener un tipo como él de compañero. Este es un pensamiento bastante extendido. Cuando una mujer tiene una pareja masculina que da muestras de amarla bien, la gente suele decir frases del tipo “menuda suerte tienes. ¡Lo que te quiere y te cuida tu novio!” Hombre, yo no lo llamaría suerte. A no ser que piensen que a los hombres hay que ponerles un pin por tratar a sus parejas como a seres humanos y darnos la mano por la calle en vez de guiarnos con un palo, no sé.

Esta idea está tan arraigada en la sociedad que cuando dejamos de querer a un hombre que nos trataba con humanidad y abandonamos la relación, nuestro entorno suele poner el grito en el cielo. Se arrancan los pelos como si hubieras notificado que vas a colocar una bomba en un colegio donde se interpreta una obra infantil. “¿De verdad le vas a dejar con lo que te quiere?” se convierte en tendencia en tus mensajes de whatsapp, como si su deseo fuera más importante que el tuyo propio. Como si lo relevante para tener una relación es que sea él quien ame y no tú. Cómo si el objetivo en la vida de una mujer fuera encontrar un príncipe azul. Luego puede ser un mamandurrias o un asesino en serie, pero eso se convierte en secundario si el chiquillo te quiere.

Cuando esto sucede y rompes la relación les invade una frustración que algunos son incapaces de gestionar. Sienten que les debes algo e incluso se ven a sí mismos como ridículos por “haberte tratado bien”. Entonces empiezan a soltarte ideas que te hacen intuir que para ellos lo lógico era no haber sido una buena persona contigo, que lo normal era machacarte psicológicamente y que comportarse como lo hicieron fue un plus que nadie más suele hacer y que tú no has sabido valorar. De ahí todas esas chorradas tipo “las mujeres prefieren chicos malos” o “a las tías les va la caña”. No, mira, nos gusta que se comporten como personas y también poder dejar una relación cuando ya no nos interese seguir adelante por lo que sea. Romper una relación no es un delito. Ser infiel tampoco. Ni mentir. Y demasiado a menudo se justifica la violencia sobre la mujer por alguna de estas causas.

A lo largo de diez capítulos, Beck sufre diferentes tipos de violencia por parte de los hombres que la rodean

A lo largo de diez capítulos, Beck sufre diferentes tipos de violencia por parte de los hombres que la rodean: desde un padre que abandonó a su familia por otra mujer pasando por un profesor que ejerce abuso de poder sobre ella hasta un novio que la acosa. Podría parecer exagerado que carguen todos estos supuestos en un solo personaje y, sin embargo, está a la orden del día. Tampoco lo muestran como algo dramático que la impide vivir, sino como situaciones cotidianas con las que cualquier mujer está acostumbrada a lidiar.

Desde luego las guionistas pueden colgarse una medalla por la forma de representar las relaciones sexuales desde el punto de vista de Beck. Es probable que 'You' nos haya dado una de las escenas de sexo más real de toda la historia del audiovisual: la protagonista se masturba en el sofá después de echar un polvo a todas luces maravilloso con su ex. Echaba de menos 'Gossip girl'. Me he dado cuenta viendo 'You'.

Chanquete ha muerto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios