De 'Sons Of Liberty' a 'The Driver': cinco miniseries para pasar (literalmente) una tarde
  1. Televisión
  2. Series
Aloña Fernández Larrechi

Desde Melmac

Por

De 'Sons Of Liberty' a 'The Driver': cinco miniseries para pasar (literalmente) una tarde

El formato de las miniseries no entiende tamaños y hay historias que se disfrutan en un visto y no visto

Foto: 'And Then There Were None'
'And Then There Were None'

La socorrida excusa de quien reniega de las series esgrimiendo que no tiene tiempo para adentrarse en nuevas aficiones, es cada vez menos creíble. Ya no es necesario estar frente al televisor para poder disfrutar de una buena historia. Ni adquirir un compromiso que se extenderá infinitamente en el tiempo, porque una producción de los 90 se ha puesto de moda y para ponerse al día hay que ver siete temporadas.

Gracias a las miniseries, surgidas por las necesidades del calendario de las cadenas y la particular extensión de cada creación, es posible presumir de un buen fondo de armario seriéfilo sin haber invertido en él una cantidad ingente de tiempo. Si, además, nos decidimos por la concepción más breve del formato, las posibilidades de nuestra agenda se multiplican. Porque aunque la duración oficial de una miniserie es “de cuatro a seis episodios”, últimamente las cadenas (especialmente las británicas) han apostado por una versión breve de lo breve, con producciones de tan sólo tres capítulos. Afortunadamente, a la máxima conocida de “lo bueno si breve dos veces bueno”, se suma la calidad de la serie, que ya sea como adaptación literaria, revisión histórica o creación original, suele alcanzar niveles notables. Como los siguientes ejemplos.

'And Then There Were None'. Diez Negritos televisivos

Un mes antes del comienzo de la II Guerra Mundial, ocho extraños son invitados por el Sr. y la Sra. Owen a pasar unos días en su mansión en la Isla Soldier. Cuando llegan, los anfitriones no están para recibirlos, pero gracias al matrimonio que se ocupa del servicio se acomodan en las habitaciones que les han asignado. Allí se encuentran con una copia de la canción infantil 'Diez Negritos', que resultará inquietantemente premonitoria durante su estancia en la isla. Todos ellos tienen una procedencia diferente, muchos ni siquiera se conocen, pero les une la invitación de un hombre al que apenas recuerdan. Y que programa para ellos unas vacaciones que no olvidarán.

Todos tienen una procedencia diferente, muchos no se conocen, pero les une la invitación de alguien al que apenas recuerdan. Y unas vacaciones que no olvidarán

Charles Dance, Sam Neill, Miranda Richardson, Aidan Turner, Douglas Booth y Anna Maxwell Martin son algunos de los nombres que componen el reparto de esta producción que fue uno de los platos fuertes de la programación navideña de la BBC. Y la apuesta fue acertada, ya que sesenta y siete años después de la primera adaptación, la serie superó los nueve millones de espectadores en la emisión del primer episodio. La guionista británica Sarah Phelps, responsable de la última adaptación televisiva de 'Grandes Esperanzas' o producciones como 'The Crimson Field' y 'The Casual Vacancy', se ha ocupado de la adaptación televisiva de la fabulosa creación de Agatha Christie.

'The Enfield Haunting'. Sucesos paranormales

Como si se tratase de la versión retro y británica de nuestro Iker Jiménez patrio, la cadena Sky Living llevó a la televisión en 2015 los fenómenos paranormales que, entre 1977 y 1979, sucedieron en Enfield. Allí vivía Peggy Hodgson con sus cuatro hijos, Margaret, Janet, Johnny y Billy, con edades comprendidas entre los 13 y los 7 años. Todos ellos fueron testigos de los extraños ruidos y el inesperado movimiento que llevaron a la mujer a llamar a la policía. Los agentes que acudieron a la casa pudieron experimentar los fenómenos, al igual que los periodistas o el investigador de sucesos paranormales, Maurice Grosse, que llegaron poco después. Cuando lo sucedido apareció en la portada de algunos periódicos la Sociedad por la Investigación Psíquica envió al parapsicólogo Guy Lyon Playfair, autor de 'This House is Haunted', el libro en el que se basa la miniserie.

El veterano Timothy Spall es el encargado de interpretar a Maurice Grosse, protagonista de esta historia que ocupó un lugar destacado en los medio ingleses a finales de los años setenta. Matthew Macfayden (Ripper Street) encarna al investigador y escritor Guy Lyon Playfair, mientras que la pequeña Eleanor Worthington Cox da vida a Janet Hodgson, la niña que experimentaba la mayor parte de los fenómenos paranormales. En la dirección de los tres episodios se encuentra el danés Kristoffer Nyholm, conocido por su trabajo en producciones escandinavas como 'Forbrydelsen' o 'En Pilgrims död'.

'Life in Squares', crónicas del Círculo de Bloomsbury

Londres, 1904. Virginia y Vanessa Stephen acaban de enterrar a su padre, y frente ellas se abre un mundo lleno de posibilidades. Entre las que destaca la posibilidad de acoger en su propia casa las reuniones de lo que acabaría llamándose el Círculo de Bloomsbury. Los críticos de arte Roger Fry y Clive Bell, el economista John Maynard Keynes o el biógrafo Lytton Strachey se encuentran entre los invitados, en unas veladas en las que comparten su ideología liberal y humanista o su rechazo a las convenciones de la vida Victoriana. A pesar de la promesa inicial de las hermanas de que disfrutarían de su libertad, muy pronto Vanessa se convierte en la Sra. Bell, un camino que cinco años después seguiría su hermana al contraer matrimonio con Leonard Woolf.

Los críticos de arte Roger Fry y Clive Bell, el economista John Maynard Keynes o el biógrafo Lytton Strachey se encuentran entre los invitados

La producción emitida el pasado verano por el segundo canal de la BBC es una cuidada selección de los momentos más relevantes en la vida de las hermanas, entre las que tiene especial relevancia la historia de la menos conocida, Vanessa Bell. Todos ellos conforman el retrato de un grupo lleno de personalidades sobresalientes, una estampa que sin ser sobresaliente o apasionante, consigue satisfacer al espectador gracias a una narración heterogénea y concreta. Para poner cara a al grupo la serie se ha decantado por rostros jóvenes pero habituales de la televisión británica como Lydia Leonard ('Spooks') que interpreta a Virginia Woolf, Phoebe Fox ('Black Mirror') que hace lo propio con Vanessa Bell. En el reparto también destaca James Norton (Happy Valley), al que actualmente podemos ver en la adaptación del clásico de la literatura Guerra y Paz.

'Sons Of Liberty': contra los ingleses

Es curioso que un país como Estados Unidos, tan dado a presumir audiovisualmente de sus momentos históricos más patrióticos, no haya explotado más las posibilidades que ofrecía un enfrentamiento como la Guerra de la Independencia. Con la producción de AMC Turn: Espías de Washington es posible, desde hace un par de años, conocer a fondo los hechos que precedieron al conflicto. Pero si lo que se quiere es disfrutar de una visión simplificada, con más acción y menos ilustración, 'Sons Of Liberty' es nuestra producción. La miniserie del canal History recorre la década previa del comienzo del conflicto, en la que los hombres que componen el grupo que da nombre a la serie se unen para plantar cara al Parlamento Británico y gobernar sus colonias.

Entre los integrantes de los Hijos de la Libertad se encontraban figuras muy importantes en la historia del país, como Samuel Adams, George Washington y John Adams, que se convertirían en los primeros presidentes de los Estados Unidos, o el mítico Paul Revere. En el reparto de la serie destaca la presencia de Dean Norris, el cuñado de Walter White en Breaking Bad que, peluca mediante, encarna al excéntrico científico, político e inventor Benjamin Franklin.

'The Driver', cuando un taxista quiere salir de la rutina

Vince McKee es un paciente conductor de taxi que lo mismo vacía la bolsa de colonoscopia de sus clientes habituales, que acompaña hasta la puerta de casa a los menos conocidos y más borrachos. Lleva una existencia gris en la que, desde hace tiempo, tiene que soportar el desprecio de su hija adolescente y la indiferencia de su mujer. Es un hombre deprimido pero, clínicamente, no lo suficiente. El panorama cambia ligeramente cuando su amigo Colin sale de la cárcel, y puede compartir con alguien su frustración. Sin embargo el ex convicto tiene una propuesta mucho más provechosa para ambos: ser el chófer de un amigo suyo, un hombre que maneja varios negocios turbios demasiado esfuerzo. A pesar de que inicialmente declina la oferta, el deseo de Vince de “ser alguien” le lleva a vivir situaciones que, por fin, cambiarán su vida.

David Morrisey, conocido por ser encarnar a uno de los villanos más temibles de The Walking Dead, el Gobernador, carga con el peso de esta producción poniéndose en la piel de un protagonista desesperado y sin ganas de vivir. El destacado trabajo del actor, unido a la eficacia de la serie para plasmar con rapidez su situación desesperada, permiten al espectador disfrutar de un thriller tan ágil como intenso.

Reino Unido