'Vikingos', entre la ficción y la leyenda
  1. Televisión
  2. Series
Aloña Fernández Larrechi

Desde Melmac

Por
Aloña Fernández Larrechi

'Vikingos', entre la ficción y la leyenda

Michael Hirst firma esta producción norteamericana centrada en personajes populares de la historia vikinga

Foto: Imagen de la serie 'Vikingos'.
Imagen de la serie 'Vikingos'.

Con menos ruido y más humildad que 'Juego de Tronos', en 2013 se estrenó 'Vikingos'. Para muchos, la producción de History Channel solo trataba de aprovechar el interés que había despertado en la audiencia la Edad Media y las posibilidades narrativas que la época ofrece. Pero las aspiraciones de su creador, Michael Hirst, eran más ambiciosas y para alcanzarlas eligió la historia de una de las figuras más importantes de la cultura nórdica de la Edad Media, Ragnar Lothbrook. A través de su historia familiar, 'Vikingos' narra la vida de una comunidad vikinga del siglo IX, cuando sus ansias conquistadoras atemorizaban al resto de Europa.

Hasta su llegada a la parrilla televisiva, el retrato del pueblo vikingo siempre iba unido a un casco con cuernos y una actitud violenta. Que 'Vicky el vikingo' tratase de mejorar su imagen no fue suficiente para luchar contra las historias que durante décadas contaban películas y libros, habitualmente más interesados en los mitos que en la escasa realidad. Porque entre las costumbres vikingas no se encontraba la escritura, y la historia del pueblo escandinavo previa al siglo XII se alimentó de cuentos y fábulas hasta hace bien poco.

Afortunadamente para el espectador y para la historia vikinga, al frente de la producción -que en España emite TNT- se encuentra un hombre, Hirst, que estaba destinado a ser académico pero decidió convertirse en guionista. Un creador que ha dedicado su carrera a llevar a la pantalla personajes o hechos históricos. En 'Vikingos', “nos basamos en la historia y en los datos que tenemos”, comentó en su visita a España para presentar la cuarta temporada de la serie. “Trabajamos con un asesor histórico y nos basamos en la investigación histórica. Luego le informo de las tramas que se desarrollarán, para que me diga hasta qué punto esto podía haber sucedido”, añadió. Y aclaró que “el que sea absolutamente preciso desde un punto histórico no es lo más importante. Estamos contando una historia, y lo que más me interesa es que suene auténtica”.

Es decir, 'Vikingos' no está condicionada por la historia, pero se interesa por conocerla para aprovecharla al máximo. Un recurso que convierte a la serie en una producción respetada y seguida en todo el mundo, incluidos los países escandinavos. La satisfacción de Hirst sobre este hecho la resumió él mismo cuando contó que acudió a una entrevista con el jefe del departamento de los estudios escandinavos de Harvard temeroso, y “me dijo que era la primera vez que había visto una serie en la que se trataba con seriedad, con respeto y con mucha inteligencia la cultura escandinava”.

Ragnar, el primer vikingo

Para obtener la aprobación de los expertos en la materia, el creador ha equilibrado realidad y ficción. Y para diferenciar qué es producto de su imaginación y qué hechos pertenecen a la historia vikinga, Norma Editorial ha publicado 'El mundo de Vikings'. Un interesante libro ilustrado, escrito por Justin Pollard, que profundiza en los hechos y los personajes que aparecen en la serie.

Uno de los más interesantes es sin duda Ragnar Lothbrook, la primera figura vikinga en saltar a las páginas de la Historia, aunque no sin una larga controversia a nivel académico. Especialmente dotado para las artes bélicas y dueño de una ambición desmedida, Lothbrook fue temido por sus ansias conquistadoras. Pero detrás del saqueador se encuentra un hombre preocupado por su comunidad y su familia, incapaz de dejar pasar la posibilidad de mejorar sus vidas, aunque para ello tenga que atravesar gélidos y oscuros mares. Unos intereses que no distan demasiado de los de cualquier mortal y que nacen de la intención de Hirst de encontrar en sus producciones “el punto en el que el pasado y el presente se conectan”.

Para llegar aquí, 'Vikingos' transmite realidades que no son ajenas al espectador porque, según el propio creador, los protagonistas de esta historia no se dedican únicamente a combatir al enemigo. También tienen una vida familiar “porque ¡oh, sorpresa! los vikingos eran personas muy familiares. La familia significaba mucho para ellos”. Por ello, en los primeros episodios se muestra el trabajo que cada día deben llevar en el hogar de Ragnar, ocupándose de la granja que poseen y que les permite alimentarse.

Para los vikingos también eran muy importantes sus creencias, presentes en la serie a través de las conversaciones de Ragnar con los dioses o del vidente, un personaje sacado de las sagas nórdicas. Pero al igual que la llegada de Ragnar a tierras anglosajonas tiene consecuencias en su alimentación o su vestimenta, sus creencias también se ven afectadas. El monje Athelstan, inspirado en su homólogo contemporáneo Alcunio, llega a su vida y le conquista gracias a sus conocimientos sobre el mundo y su voluntad religiosa. Algo que supondrá un constante dilema en la vida de Ragnar, que deberá decidir si abraza el cristianismo o venera a los dioses vitales en la vida de todo guerrero que aspira a morir en combate para ir al Valhalla. Porque la lucha está ligada, inexorablemente, a la vida del vikingo, y la violencia es un ingrediente fundamental en la historia del pueblo escandinavo.

Licencias con Björn y Rollo

Consciente de ello, Hirst no se ha autocensurado, algo por lo que, sin embargo, no ha podido evitar recibir críticas. “La escena del águila era importante por dos razones: esto lo hacían los vikingos y había que mostrarlo. Además, me pareció una oportunidad para que el propio personaje mostrara su carácter vikingo, un hombre que ante lo que va a suceder se muestra valiente”, comentó al respecto. Este carácter también queda patente en las escenas sobre los entrenamientos de las estrategias que utilizan en sus combates, y en los enfrentamientos, perfectamente coreografiados, que llevan a cabo contra sus enemigos, ya sea en el campo de combate o en estudiadas emboscadas.

En ellas, y puesto que la serie describe la historia de la saga de Ragnar y no la suya propia, juegan un papel importante su hermano Rollo y su hijo Björn. Con ambos, la producción se ha permitido licencias creativas que contribuyen a enriquecerla, más que a desvirtuarla. El fornido y moreno hermano interpretado por Clive Standen se basa en un personaje histórico que no tenía ningún parentesco con Ragnar, aunque ambos tuvieron la misma influencia en el mundo vikingo. Su ascendencia no es precisa, pero realidad y ficción coinciden al describir sus incursiones y saqueos en Francia y su presencia en tierras galas.

Por su parte, el primogénito de Ragnar, Björn, no fue fruto de su matrimonio con Lagertha, sino con su segunda esposa, Aslaug. El resto de la historia del joven al que da vida Alexander Ludwig, así como su creciente relevancia en la historia escandinava, sigue las crónicas del siglo IX en las que aparece el muchacho, que relatan el apasionante destino que espera al personaje.

Las bravas mujeres vikingas

'Vikingos' no es únicamente una serie de hombres sedientos de sangre y poder. También concede importancia al papel de la mujer en la familia vikinga. Unas mujeres destinadas a preparar y conservar la comida, ocuparse de la casa, alimentar a los animales y confeccionar ropa. Pero las mujeres de Ragnar no fueron féminas dispuestas a interpretar un papel sumiso. Tal y como recoge el libro de Pollard, el cronista medieval danés Sajón Gramático cuenta que Ragnar y Lagertha se conocieron en un combate, y él sucumbió a sus encantos y su valentía. Tras cortejarla, la doncella escudera decidió invitarle a su casa, y para ponerlo a prueba soltó a un perro y a un oso en la entrada para que le atacaran al llegar. Ragnar mató al oso, estranguló al perro y así se ganó a Lagertha. Si bien la serie plantea la relación de la pareja desde una perspectiva menos feroz, es indiscutible que el rol al que da vida Katheryn Winnick demuestra sobradamente el extraordinario papel de algunas mujeres en el mundo vikingo.

Su sucesora en el corazón de Ragnar y madre de sus hijos, Aslaugh, ofrece una visión más mitológica y espiritual. Ella representa a las mujeres poderosas de la sociedad vikinga, en una época en que el papel femenino en los estados europeos cristianos era muy limitado. Otra excepción a esta tendencia es la princesa Kwenthrith de Mercia, un personaje basado en mujeres sajonas de alto rango de los siglos VIII y IX, que también tuvieron un rol político más relevante de lo que se les permitiría más adelante.

Curiosamente, la televisión británica no ha permanecido impasible ante la importancia que los vikingos tuvieron en la historia de las islas, y en octubre la BBC estrenó 'The Last Kingdom'. Esta adaptación de las novelas históricas de Bernard Cornwell, que se publicaron bajo el título de 'The Saxon Stories', narra los ataques que sufrieron los anglosajones en el siglo IX por parte de los daneses. Y lo hace a partir de la historia de Uhtred, huérfano de un noble sajón, capturado por los vikingos en su niñez, que deberá decidir en su juventud qué intereses quiere defender. Una llamativa vuelta de tuerca al retrato de un pueblo que, 12 siglos después de aterrorizar y arrasar a buena parte de Europa, ha logrado despertar el interés y la admiración de espectadores en todo el mundo. Lo que no consiga la televisión…