Para mear (con perdón) y no echar gota

Casi un año sin controles antidopaje en el fútbol español. Del desgobierno en materia de dopaje al pasotismo de Villar. La AEPSAD confirma la noticia adelantada por este diario

Foto: Control antidopaje de la FIFA
Control antidopaje de la FIFA

La noticia adelantada por El Confidencial sobre el hecho de que el fútbol español lleva casi un año sin controles antidopaje fue recibida con la lógica sorpresa no sólo por aquellos que acostumbran a quedarse en los titulares, sino también por quienes en mayor o medida son responsables de esta delicada situación que se generó por el desgobierno de España en materia de dopaje y ha terminado en un callejón sin salida en lo que al fútbol se refiere por la incapacidad o dejación de la correspondiente federación. Ángel María Villar, su presidente, es además vicepresidente de la FIFA y de la UEFA. Estos dos organismos internacionales, tal y como hicieron los del resto de deportes, podían haber ayudado a solucionar, al menos temporalmente, una situación que vuelve a dejar a España en evidencia. Claro que esto poco o nada le importa a Villar, con razón conocido como "el hombre de la FIFA y la UEFA en España" y no al revés.

Poco antes de que este diario publicara la citada información, Enrique Gómez Bastida, director de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD), estaba en Tarragona presentando a los directores generales de Deportes autonómicos el contenido del Real-Decreto Ley que adecuará la normativa española al Código Mundial Antidopaje. En su intervención en la Comisión Interterritorial del Deporte, presidida por el presidente del CSD, José Ramón Lete, Bastida reconoció que “con la adecuación de la normativa antidopaje al citado código, el Gobierno español da respuesta a los compromisos internacionales adquiridos por España como Estado Parte de la Convención Internacional de lucha contra el dopaje en el deporte de la UNESCO”.

El director de la AEPSAD, Enrique Gómez Bastida. (EFE)
El director de la AEPSAD, Enrique Gómez Bastida. (EFE)

La AEPSAD emitió un comunicado en el que confirmó que "fue declarada en no cumplimiento con el Código Mundial Antidopaje 2015 por el Consejo Fundacional de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) el pasado 18 de marzo de 2016", una decisión que "conllevó posteriormente la suspensión de la acreditación del laboratorio de control de dopaje de la propia AEPSAD". Según explicó la agencia que dirige Enrique Gómez Bastida, "la situación política excepcional que ha vivido España en los últimos meses ha impedido llevar a cabo la reforma de la Ley 3/2013 necesaria para la plena adecuación de la normativa antidopaje española al vigente Código Mundial Antidopaje" y que "con el objetivo de asegurar el cumplimiento del Plan Anual de Distribución de Controles, la AEPSAD, en colaboración con la Agencia Mundial Antidopaje, estableció acuerdos de colaboración con las distintas federaciones internacionales para que fueran éstas las encargadas de la realización de los controles antidopaje en nuestro país".

Respecto a, como la propia agencia indica, "la ausencia de controles de dopaje en el fútbol español", explicó que "propuso a la FIFA y a la UEFA, a propuesta de la AMA, la firma de un acuerdo para que una de estas federaciones internacionales asumiese el control de dopaje en el fútbol español durante el periodo de no cumplimiento de la AEPSAD". Sin embargo, y volviendo a confirmar letra por letra la información ofrecida por este diario, "ambas federaciones declinaron la firma de este acuerdo al entender FIFA que sus competencias estaban limitadas a selecciones nacionales, mientras que UEFA entendía que su competencia estaba limitada a los clubes de fútbol que estuviesen participando en competiciones de UEFA". "Por tanto, no se firmó ningún acuerdo en fútbol para que alguna de las federaciones internacionales asumiese la responsabilidad de control de dopaje en el fútbol español", reconoce.

Tal y como informamos también en El Confidencial, la AEPSAD explica que "en la temporada 2016-17 se han sometido a control de dopaje a 57 jugadores de Primera División", es decir, muchos menos y de una manera más esporádica de los que en condiciones normales hace y, sobre todo y lo más importante, sin validez de cara a la AMA, de ahí que pueda hablarse de una medida disuasoria. Es curioso que el mero hecho de que la agencia española diera esta cifra fuera interpretada como que sí ha habido controles, aunque las preguntas que hay que hacerse son: ¿en qué laboratorio han sido analizadas estas 57 pruebas si el de Madrid está suspendido? Y, segundo, ¿qué hubiera pasado en caso de detectar un positivo? ¿Habría sido comunicado a la AMA a sabiendas de que se está incumpliendo el castigo impuesto?

Por último, la AEPSAD aseguró en su comunicado que "esta situación quedará resuelta con la aprobación del Real Decreto Ley por el que se implementará el Código Mundial Antidopaje 2015 en la normativa española, con lo que el Consejo Fundacional de la AMA procederá a la declaración de la AEPSAD en cumplimiento con el Código Mundial Antidopaje 2015, así como al levantamiento de la suspensión de la acreditación del laboratorio de control de dopaje de Madrid".

El presidente del CSD, José Ramón Lete, y el presidente de LaLiga, Javier Tebas. (EFE)
El presidente del CSD, José Ramón Lete, y el presidente de LaLiga, Javier Tebas. (EFE)

Tebas no sabía nada

Esta situación, de extrema gravedad por más que muchos medios no le dieran la dimensión que tiene, no era conocida por LaLiga, que organiza el fútbol profesional en España. Su presidente, Javier Tebas, atendió desde México a El Confidencial para asegurar que era la primera noticia que tenía al respecto. "Esto no puede ser, los controles existen para dar garantía a la competición", fue su primera valoración, para añadir que "a LaLiga nadie le ha informado sobre esta situación, que es competencia de la Real Federación Española de Fútbol".

"La RFEF no ha informado ni al presidente, ni a su Junta directiva, al menos que yo sepa", asegura Tebas. Conocida es la dificilísima relacion que mantienen LaLiga y la RFEF, con todos los puentes de diálogo dinamitados desde la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, pues han sido muchas las ocasiones en las que Tebas ha intentado recuperarlas. De hecho, a diferencia del presidente de la patronal, que no sólo ofreció su versión, sino que se compromete a que La Liga investigará lo ocurrido -"claro, hay que saber qué pasa exactamente y cuál es la solución a este tema"-, la RFEF decidió no valorar la información y, por supuesto, no a través de su su presidente, sino de un portavoz, quien se limitó a responder con un "no". Lo esperado, vamos. Como todo en este asunto, para mear (con perdón) y no echar gota...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios