La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

El principal problema de España

Cuando comencé a escribir en este medio se pensaba que un post de más de ochocientas palabras no lo iba a leer nadie. A veces sobrepaso
Autor
Tags
    Tiempo de lectura9 min

    Cuando comencé a escribir en este medio se pensaba que un post de más de ochocientas palabras no lo iba a leer nadie. A veces sobrepaso las dos mil y alguno todavía se pasa de visita por aquí. Masoquistas hay en todos lados.

    Intentar describir un escenario socioeconómico global en apenas dos mil palabras tiene el riesgo de que solo se consigan decir simplezas, medias verdades o inexactitudes a mansalva.

    Una verdad a medias bien documentada, si está cabalmente hilvanada dentro de un escenario más amplio, puede dar una idea bastante precisa de aquel escenario universal que se pretende describir, sin perder la perspectiva a la que un discurso más detallado conduciría.

    Lo cual no quiere decir que se pueda afilar mucho más el lapicero y se deban aceptar las críticas lógicas por todo aquello que se haya quedado en el tintero. Tiempo habrá para ahondar en los detalles. Los puntos de vista para describir tales osadías pueden ser infinitos, como infinitos pueden ser los argumentos. Lo cual no quiere decir que deban ser todos igual de válidos y que cualquier opinión tenga el mismo fundamento.

    Comentaba la semana pasada el forero Galore que, según mención del conocido gestor de bonos estadounidense Bill Gross, la deuda estadounidense durante la Gran Depresión era de un 350%. No sé si se refería a la deuda pública o a la total de EE.UU. Yo me basé para realizar tal afirmación en el gráfico de la página 101 del informe del FMI titulado World Economic Outlook – 2012, según el cual, la deuda pública durante esa época no superó el 80%.

    Si tenemos en cuenta el conservadurismo prudente de la banca de entonces y que sus socios respondían de las cafradas con sus bienes, entre otras consideraciones, la deuda global nunca podría haber alcanzado la cifra mencionada. Conocemos el historial de éxitos del FMI, lo cual no quiere decir que sus informes sean necesariamente malos. Lástima que a menudo no sepa sacar juicioso jugo de sus propias publicaciones.

    Tal comentario es oportuno y lo agradezco porque me sirve para puntualizar que, si bien comencé el párrafo diciendo “Durante la Gran Depresión”, hubiese sido más correcto y comedido decir “Antes del comienzo de la Gran Depresión”, como se puede constatar en el gráfico mencionado.

    Las dos Guerras Mundiales distorsionaron las series temporales al producir picos de deuda que fueron asumidos rápidamente, que constituyeron anomalías más que tendencias de fondo. En todo caso, sugiero al lector interesado acudir a la amena Biblia del momento: “This time is different” de Rogoff y Reinhart, entre otras fuentes.

    Respecto a los comentarios acerca de los abuelitos japoneses, utilicé un gráfico publicado por The Economist que muestra los cuatro compartimentos de los países más endeudados. Japón aparece como líder mundial indiscutible en emisión de deuda pública con más de un 200%. Le sigue Italia justo por encima del 100%, seguido por Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y Alemania. España queda en la séptima posición en el año 2011, con un incremento galopante en vigor. Grecia no aparece en su lista, pero su deuda supera ampliamente el 130%. Chipre mejor no mentarlo.

    La mayoría de la deuda japonesa está en manos de sus ciudadanos. En cualquier país, suelen ser los pensionistas con remuneraciones generosas durante la vejez, como Japón, los que más ahorran e invierten en activos financieros supuestamente más conservadores, como la deuda pública, que la historia cerril y terca demuestra que de conservadora no tiene nada. Lo veremos cuando comiencen las quitas. La afirmación que hice la semana pasada, pues, a pesar de la generalidad, no está demasiado alejada de la realidad.

    Australia es, probablemente, el país del mundo que más contaminación por habitante produce a causa de su modelo productivo basado en la exportación de recursos naturales como el carbón. Las afirmaciones que realicé podrían ser fácilmente contrastadas leyendo la prensa anglosajona, en general, y la australiana en particular. Ya se están planteando cambiar de modelo económico si descubren cómo hacerlo. Lástima que no me lean por allí.

    Respecto a Brasil, basta tan solo con contemplar como el verde del Amazonas desaparece paulatinamente en las fotografías por satélite tomadas desde que comenzaron sus registros. ¿Etanol límpido y ecológico importado por exigencia de la UE?

    Podría seguir comentando uno por uno todos los párrafos del post publicado la semana anterior. No me gusta realizar afirmaciones a la ligera, pero la coyuntura modifica las prioridades.

    Tal discurso se puede extrapolar a la situación española actual, yendo ya al grano. Continuamos con el mencionado gráfico de The Economist, al cual se le pueden sacar carretadas de corolarios.

    España figura en tercer lugar en deuda global sobre PIB, entre los grandes países, con algo más del 350%. Después va Gran Bretaña, que roza el 500%, a causa de la burbuja financiera protagonizada por la City, que casi alcanza el 200%. El líder nipón supera la fatídica cifra de los cinco quintales. Siguen a España por este orden: Francia, Corea del Sur, Italia, Estados Unidos y Canadá.

    Mientras que nuestra deuda pública es elevada con respecto a registros históricos, pero menor que la de muchos países con la máxima calificación crediticia, la deuda de las familias españolas, incluyendo el desastre hipotecario, apenas supera el 80%, manteniéndose por debajo de la inglesa (cerca del 100%) o la de Canadá, Estados Unidos o Corea del Sur.

    Esta media comedida podría indicar que la irresponsabilidad de las familias ahora víctimas de desahucios, que se metieron donde no debían, no son tantas, aunque sean muchas.

    Son muchos más los que mantuvieron la prudencia, los mismos que están pagando el pato con el acribillado fiscal que se está perpetrando. O los trabajadores esforzados que pierden su casa al quedarse abruptamente sin ingresos, a merced de la injusta ley hipotecaria actual y de un sistema de desahucios inmoral e ilegal, tal como acaba de sentenciar el Tribunal de Justicia Europeo. ¿Para quién trabajaban los legisladores que certificaron tales sufrimientos desproporcionados?

    La botella que llena la deuda de las empresas es probablemente el principal problema de España. Somos líderes absolutos con más del 130%, seguido de Francia, Gran Bretaña y Corea del Sur, con un 110%. Estos tienen empresas que merecen la pena. Nosotros pilas de ladrillos, aeropuertos privados y autopistas vacías. Estados Unidos no alcanza el 80%. Alemania, prudente para lo que le conviene, menos para cavar su propia tumba masacrando financieramente al sur mediante lacayo interpuesto, está en el 50%.

    Es bien conocido que el selectivo IBEX 35 español es el índice más endeudado del planeta. Si excluimos la deuda de las pocas compañías bien gestionadas y sin apenas apalancamiento, como Inditex, llegamos a la conclusión de que buena parte de las empresas del IBEX se sumaron a la imprudente orgía mediante inversiones realizadas a precio de oro y proyectos que jamás podrían rentabilizar.

    Cada día leemos en los medios como una cualquiera de tales empresas acaba de vender activos a precio de risa por presión de los acreedores, generalmente los que más caja producen, quedándose con la morralla, saldando las joyas de la abuela. Sus directivos lo justifican afirmando un retorno estratégico al “core”, por poder decir alguna idiotez, que les permita seguir cobrando más de la cuenta.

    Es la constatación de que los años de bonanza fueron capitaneados por torpes empresarios y malos gestores, puestos a menudo a dedo por el poder político, los que no eran hijos de papá, que todavía siguen al timón cobrando generosos bonus por destruir valor. Mientras no descienda el apalancamiento de las empresas españolas, la cifra y el fondo que ha conducido hasta él, no se comenzará a crear empleo a conciencia.

    La conclusión es evidente: mientras no se renueven las cúpulas de las principales empresas españolas en crisis, su deuda se reduzca a límites aceptables y no aparezcan nuevos gestores y empresarios capaces de revitalizar el tejido productivo español, el paro no disminuirá.

    Hará falta atraer capitales extranjeros, ya que aquí no queda un duro. Para conseguirlo, será necesario mejorar drásticamente la imagen que España está exportando, cortando de raíz la corrupción; acabar con los escándalos, sean con testa ducal, con moño y con peineta o que exhiben cuernos de rinoceronte; obligar a la justicia a actuar con eficacia y rapidez, aunque sea una utopía esta propuesta.

    Garantizando la seguridad jurídica; manteniendo bajo control los tembleques compulsivos y abusivos del BOE; fomentando el desarrollo de la industria que la imbecilidad académica deslocalizó junto con los sindicatos, el dumping humano y medioambiental y el fundamentalismo suicida de la UE; forzando desde el gobierno la armonización entre los diecisiete mercadillos, reduciendo la burocracia que agota antes de comenzar y las piedras en el camino que desaniman al que pretende emprender nada.

    Es necesario, finalmente, reconstruir el sistema educativo, por una vez mediante consenso, sin pedradas ideológicas ni pedagogos iluminados incapaces de enseñar nada, ni siquiera aprender de sus errores.

    Para que el intelectual resucite, el país vuelva a formar buenos profesionales, a ser posible mejores que los que España producía antes del comienzo de la Edad Oscura que inauguró la LOGSE y que Bolonia está acrecentando. Para que no se vuelva a producir el fiasco bochornoso de las oposiciones a maestro en Madrid.

    Que nuestros políticos no dan la talla y están a la altura de la mediocridad patria es un hecho dolorosamente constatado. La gran desgracia de España es que los nuevos universitarios con título pero sin profundidad más allá de teclear Google, que ni leen ni entienden nada complejo por culpa del sistema de enseñanza, la evaluación continua y el mal uso y el abuso de las Tecnologías de la Información que sedan las mentes, se esfuerzan en lamer su zaga ignorante. 

    #23
    El intentar encontrar el PRINCIPAL PROBLEMA DE ESPA
    Ampliar comentario
    #22
    la democracia espa
    Ampliar comentario
    #21
    Enhorabuena por el art
    Ampliar comentario
    #20
    Totalmente de acuerdo, el problema principal la deuda de las empresas no financieras dice hoy NYT es 12
    Ampliar comentario
    #19
    Buenas tardes;

    De los mejores art
    Ampliar comentario
    #18
    Yo alucino con la judicatura en Espa
    Ampliar comentario
    #17
    Sr. de la Vi
    Ampliar comentario
    #16
    Esta bien este articulo. Dice verdades y enumera los principales problemas y deficiencias de Espa
    Ampliar comentario
    #15
    Muy buen art
    Ampliar comentario
    #14
    Durante a
    Ampliar comentario
    #13
    En resumen: Justicia, que incluye tanto la seguridad jur
    Ampliar comentario
    #12
    No se preocupe por las 800 palabras, Sr. de la Vi
    Ampliar comentario
    #11
    SE TRATA DEL FUTURO LO QUE ESTA EN JUEGO.

    Lo que Ud. dice y propone Sr.de la Vi
    Ampliar comentario
    #10
    Me alegro que un Banco serio como es el Popular, le vayan las cosas bien, el desastre de las cajas de ahorros manejadas por pol
    Ampliar comentario
    #9
    El que tiene merito es Alciturri que se baja del Maserati para patearse NY...eso es espiritu de sacrificio y no el de los que vamos en metro

    De vuelta a Boadilla, aun le quedan fuerzas para poner a alguien en la calle, que campeon!




    Ampliar comentario