La vía de Reino Unido hacia el averno (solos y aislados): que tome nota Cataluña

Yo quiero unir las dos realidades tan actuales: el golpe asesino del terrorismo internacional yihadista y el abandono por parte de Inglaterra y Gales de la primera transancional

Foto: Homenaje a las víctimas del atentado de Londres. (EFE)
Homenaje a las víctimas del atentado de Londres. (EFE)

El reciente atentado terrorista en el corazón del Reino Unido de la Gran Bretaña pone en blanco sobre negro la decisión de aislarse en esa particular vía que se conoce como Brexit. Parece un sarcasmo histórico que una nación que ha vivido de la rapiña desde los tiempos de Isabel I, esquilmando todo lo esquilmable a lo largo del ancho mundo, haya decidido en pleno siglo XXI separarse del único invento político, económico y social que merece la pena y que, desde luego, tiene recorrido pese a quien pese: la Unión Europea.

El sábado 25 de marzo se cumplen 60 años de un gran sueño sólo en parte convertido en realidad. Yo quiero unir en este post las dos realidades tan actuales: el golpe asesino del terrorismo internacional yihadista y el abandono por parte de Inglaterra y Gales (¡ya veremos lo de Escocia!) de la primera transnacional política del mundo.

La primera ministra May y sus cuates deberían saber, como mínimo, que el terrorismo es global y, por tanto, que las soluciones deben contemplarse de la misma manera. No parece que su trágico abandono de la UE -de donde siempre sacaron más de lo que dieron, seña de identidad británica a lo largo de los siglos- coadyuve a que el resto del mundo libre sea solidario con ellos en momentos tan peligrosos. Bien es cierto que, en su larga y abigarrada historia como isla, han pasado rachas peores y hay que reconocérselo.

El viejo adagio “small is beautiful" se ha quedado como antigualla. Guste o no, son las macromagnitudes las que mandan

Nada que sea sólido, solvente y duradero se puede hacer en las actuales circunstancias en soledad y sin compañía. Cómo será la cosa que tras el atentado, la primera ministra escocesa anuncia la paralización de una nueva consulta para desgajarse ellos a su vez, del llamado Reino Unido, que pronto será una caricatura desunida y a la greña.

Llego donde quería llegar. Hoy lo pequeño no es hermoso. El viejo adagio “small is beautiful” se ha quedado como antigualla. Guste o no, son las macromagnitudes las que mandan. No se pueden poner puertas al campo.

Los independentistas catalanes, por ejemplo, deberían recular de alguna forma a toda prisa. Más que nada por su propio interés. Porque el Estado va poniendo a Mas y Homs -¡pobre gente!- en el averno.

Ya lo dijo en su día Gerard Piqué, el que se mete en todos los quilombos pero al final se parte los morros por La Roja: juntos somos más fuertes. Elemental.

Palo Alto

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios