El presidente de Volkswagen se baja el sueldo un 40%

El Grupo Volkswagen atraviesa momentos difíciles, aunque a juzgar por los resultados anunciados el pasado viernes las cosas vuelven a pintar muy bien tras los profundos

Foto: Mattias Muller presidente del grupo Volkswagen
Mattias Muller presidente del grupo Volkswagen

El Grupo Volkswagen atraviesa momentos difíciles, aunque a juzgar por los resultados anunciados el pasado viernes las cosas vuelven a pintar muy bien tras los profundos cambios efectuados en el consorcio alemán desde la llegada del nuevo Presidente, Mattias Muller.

El escándalo de los motores diesel le ha pasado factura al grupo alemán, que ha visto como los más de 10.000 millones de euros de beneficios logrados en el año 2014 pasaron a convertirse en las mayores pérdidas de la historia del grupo en el 2015, con 1.582 millones de euros. Sin embargo, en solo un año el consorcio alemán ha vuelto a los beneficios, con una cifra de 5.144 euros.

Todo ha cambiado en el Grupo que dirige Mattias Muller. Lo primero, un detalle importante pero que puede parecer algo insignificante: el idioma oficial en Volkswagen ahora es el inglés, y no el alemán como ocurría hasta el año 2015. La razón, clara, es que es un consorcio mundial con implantación en todos los continentes, con fábricas y servicios comerciales repartidos por todo el mundo, no puede limitarse a usar el alemán como idioma de contacto.

También ha cambiado la filosofía para el futuro, con un objetivo prioritario en el coche eléctrico, pero sobre todo en la nueva movilidad que está llegando a nuestra sociedad. De fabricar y vender coches por todo el mundo Volkswagen pasará a ofrecer servicios de movilidad sostenible.

Hay otro cambio importante en la forma de remunerar a sus directivos. El último año del anterior presidente, Martin Winterkorn, cuando el grupo logró su record de beneficios con más de 10.000 millones de euros, su presidente se embolsó nada menos que 14 millones de euros. Uno de los cambios que llega con el nuevo presidente es una reorientación de las remuneraciones de los ejecutivos del grupo que se limitan desde ahora.

Muller no podrá ganar más de 10 millones de euros, lo que supone un 40% de reducción con respecto al sistema de remuneración que tenían hasta ahora los presidentes del grupo. Y para el resto de miembros de la junta directiva la remuneración máxima anual se limita a 5,5 millones de euros.

El nuevo sistema de remuneración instaurado en Volkswagen contiene un componente que se basa en acciones y se orienta más al mercado de capital. El componente variable de la remuneración depende de los objetivos logrados en la nueva estrategia que el grupo Volkswagen va a aplicar hasta 2025, que se denomina "Together 2025".Este nuevo sistema de remuneración se adapta a los sistemas habituales en las principales compañías alemanas que operan en el DAX para retribuir a los directivos y cumple todas las exigencias del código de gobernanza impuesto en las empresas germanas, según ha declarado el presidente del consejo de supervisión del grupo Volkswagen, Hans Dieter Pötsch.


Un 0,2% del beneficio

Hablar de 10 millones de euros como retribución anual máxima para un ejecutivo puede parecer una cantidad muy exagerada, pero hay que tener en cuenta que el grupo Volkswagen es el primer fabricante mundial de automóviles y que el resultado del trabajo de su máximo dirigente supone unos beneficios para la compañía de más de 5.000 millones, una cifra que en los próximos años seguirá creciendo con fuerza.

Es decir, que el sueldo del presidente es el 0,2% de los beneficios de la compañía. Por ello, me parece importante y destacable que Mattias Muller considere como uno de los puntos clave de la nueva estrategia del Grupo Volkswagen el hecho de limitar los sueldos de sus directivos, incluido el suyo.

Se imaginan lo bien que nos podría ir en España si los directivos de empresas que pierden dinero cada año, como las Cajas de Ahorro, se hubieran limitado sus sueldos en lugar subirlos cada año. O si nuestros políticos, por una vez, no se pusieran de acuerdo para subirse los sueldos, como lo hacen cada año.

Si los directivos estuvieran más pendientes de hacer un buen trabajo en su empresa que de conseguir unos buenos sueldos, las cosas seguro que nos irían mucho mejor a todos. Y Volkswagen es un buen ejemplo. En años anteriores quizá se hayan hecho mal las cosas, pero Muller tiene claras las ideas de cómo hacer las cosas bien.
Automaníacos

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios