Cómo grabar un partido de fútbol con un dron (sin saltarte la ley)

Sí, es posible grabar partidos de fútbol con drones particulares (bajo ciertas condiciones). Si las cumples, no necesitarás ni un título ni una habilitación de la AESA

Foto: (Reuters)
(Reuters)

España es uno de los diez países del mundo donde se adquieren más drones, según la web especializada Dronestagram. El precio ya no es un problema: por diez euros, gastos de envío incluidos, es posible adquirir un dron con cámara a través de Aliexpress. La autonomía de vuelo es de 15 minutos y el radio de control, considerable. Conseguir drones resulta extraordinariamente fácil y asequible. Ya tenemos un dron. ¿Podemos volarlo por encima del Bernabéu o del Camp Nou?

Por lo general, el vuelo de drones en España exige contar con una habilitación de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Sin embargo, no siempre es necesaria esta habilitación. Se exceptúan los vuelos realizados por 'hobby' o vuelos recreativos, siempre que se sigan unas instrucciones muy precisas: el dron debe estar permanentemente a la vista del piloto; no puede superar los 120 metros de altura; y solo se puede volar en zonas adecuadas para ello, tales como zonas de vuelo de aeromodelismo o zonas despobladas. Un estadio no es una zona de aeromodelismo, ni mucho menos despoblada, sobre todo cuando hay partido. Por tanto, ¿podríamos decir que no es posible? Sí lo es, usando una estrategia legal diferente.

Por ahora contamos con respuesta a la pregunta que todo propietario de un dron se hace en relación con los lugares en los que se puede volar. Una zona despoblada, es decir, sin gente, puede ser una zona de bosque apartada, una playa desierta alejada de la zona habitada, un descampado sin casas ni carreteras alrededor… En estos lugares, una persona sin licencia de piloto puede sacar su dron y lanzarlo al aire manteniéndolo a la vista, sin superar los 120 metros de altura, sin estar a menos de ochos kilómetros de distancia de cualquier aeropuerto o zona de vuelo y sabiendo que será responsable de cualquier daño que cause el dron que maneja. Incumplir estas normas volando el dron, por ejemplo, sobre un grupo de personas, puede acarrear una multa de hasta 225.000 euros.

(Reuters)
(Reuters)

Como seguimos queriendo volar un dron sobre un campo de juego, tenemos que ir a la norma específica que regula esta materia, la ley 18/2014 (art. 50) para descubrir el resquicio. La ley permite a una persona sin licencia volar un dron sobre un campo de fútbol sin habilitación de la AESA con una condición: el campo debe estar completamente cubierto. Que el campo esté cubierto no quiere decir que tenga techo, sino que haya algo físico que separe el espacio interior del exterior, como puede ser una estructura mallada o una red.

Decenas de estadios ya están preparados en España para el vuelo de drones en su interior, como los palacios de deportes de Gijón, Granollers, Madrid, Santander, Zaragoza o Huesca, el Palau Blaugrana o el Sant Jordi, ambos en Barcelona, o el Quijote Arena, en Ciudad Real. Otros estadios, como Mestalla, en Valencia, o Anoeta, en San Sebastián, lo tienen más complicado ya que tendrían que tender una malla que cubra todo el estadio. Sin embargo, lo que es difícil no es imposible y, si se quiere, se puede. Ideas locas como volar drones atados con cuerdas como si fueran cometas no son soluciones viables ya que estarían ocupando parte del espacio aéreo regulado. O se cubre el estadio o se trabaja sobre un campo ya cubierto.

Una de las condiciones para volar en un estadio es que esté cubierto por una red o una malla que separe el dron del terreno de juego

Una vez hayamos localizado el estadio para poder volar el dron debemos conseguir la autorización del titular del recinto y del organizador del partido que vaya a tener lugar en su interior. Puesto que queremos captar imágenes o vídeo, esta autorización deberá permitirnos realizar las grabaciones oportunas dentro del espacio cerrado del estadio. Además, debemos obtener la autorización de las personas sobre las que se vaya a grabar o que vayan a ser grabadas debido a estos dos factores: el riesgo que supone para su integridad en caso de 'hackeo', fallo en el motor, inutilización de comandos, derribo, pérdida de conexión con el mando o descarga de la batería; y la captación de su imagen, con todo lo que ello implica.

Además, tendremos que revisar las normas internas del estadio y es recomendable contar con documentación sobre la caracterización de la aeronave, un manual de operaciones y un estudio aeronáutico de seguridad de la operación. Puesto que el dron volará sobre personas y dado que 'hackearlo' es sencillo, sería aconsejable prever medidas de seguridad para evitar que el dron sufra interferencias, así como contar con un seguro adecuado.

(Reuters)
(Reuters)

Si además queremos ofrecer un valor añadido a los que nos autoricen el vuelo, propondremos usar el dron para mostrar publicidad. Es posible, cumpliendo la normativa de publicidad y, además, las normas privadas, como la que impone el Reglamento General de la Real Federación Española de Fútbol (art. 203.7) que prohíbe volar drones sobre el terreno de juego durante el transcurso del encuentro, por lo que habría que volar sobre las gradas.

Si eres un piloto experimentado, no te lo pienses más. El espectáculo necesita profesionales como tú que vuelen drones para grabar partidos. No necesitas licencia, ni habilitación. Tan solo ganas y un buen plan de vuelo. ¿Te atreves a enviar tu CV?

*Pablo Fernández Burgueño es socio co-fundador del despacho de abogados Abanlex

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios