Es noticia
Menú
Qué hacer para no superar nunca a tu ex
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Psicólogos 4YOU
David Pulido

Psicólogos 4YOU

Por

Qué hacer para no superar nunca a tu ex

Superar una ruptura sentimental es muy complicado. Requiere un enorme esfuerzo personal al tener que lidiar con un sentimiento muy intenso de tristeza y, además, tendremos

Superar una ruptura sentimental es muy complicado. Requiere un enorme esfuerzo personal al tener que lidiar con un sentimiento muy intenso de tristeza y, además, tendremos que ser capaces de cambiar muchos aspectos de nuestra cotidianidad que quedarán cojos tras la vida en pareja.

En esta situación tan compleja es importante buscar apoyo, bien sea en la gente cercana, o en algún profesional que nos guíe de manera terapéutica. No existe una fórmula de éxito inmediato, dada la particularidad de cada caso, por lo que podemos encontrarnos consejos contradictorios en las distintas formas de abordar el problema, pero todas coincidirán en que el paso del tiempo tiene un papel fundamental en la superación de una ruptura.

No lo debemos hacer, pero lo hacemos

Siendo el tiempo un factor fundamental, no tenemos que resignarnos sólo a esperar a que el malestar disminuya. La psicología clínica actual ha tratado en profundidad el tema para dar una respuesta a un problema que afecta a tanta gente y puede llevarles a pasar los peores momentos de su vida. Existen muchas técnicas y estrategias que pueden aprenderse en consulta para modificar aquellas cosas que estamos haciendo que nos impiden pasar página. Porque aunque pueden existir diferentes abordajes los psicólogos tenemos claro qué es lo que nunca tenemos que hacer y sin embargo, mal aconsejados, o cediendo ante las emociones negativas, solemos cometer cuando tenemos el corazón roto.

Podemos resumir en cinco puntos esos errores más frecuentes en la forma de un "Manual Antiterapéutico", aquel que, de seguirlo, nos asegurará la infelicidad y no nos permitirá nunca superar la ruptura.

1.Idealiza el amor perdido. Rememora constantemente los momentos buenos, ignorando todo lo negativo que tuvo la relación (y que probablemente explica por qué se terminó la misma). Eso aumentará la frustración y la pena. Si, además, nos asentamos en principios románticos absolutamente irreales como "era mi media naranja" o "nunca en mi vida amé así" nos instalaremos en la desesperanza y no intentaremos volver a buscar la felicidad en otra persona. Los ideales románticos de exclusividad se han demostrado falsos, y basta hacer un pequeño sondeo en nuestro entorno, o incluso en nuestra propia biografía, para darnos cuenta de que somos capaces de amar muchas veces en la vida, pero no trates de razonar, aférrate a todos los elementos dramáticos que magnifiquen la tristeza.

Podemos estar pendientes de si lo pasa bien o de si envía mensajes de móvil de madrugada

2. Recuerda constantemente a tu ex: Ayúdate con fotos u objetos personales que tengan significado especial. Deja todo tal y cómo estaba cuando compartías tu rutina con tu pareja. Es más, podemos seguir haciendo las mismas cosas, visitando los mismos lugares, haciendo la misma vida que antes con la única diferencia de que nuestra ex pareja ya no está. Nos estancará sin remisión y hará que el recuerdo constante nos provoque dolor. No hay que preocuparse de que se nos vaya a ir de la cabeza en ningún momento si todo en nuestro entorno nos recuerda a ella. Y aunque existe el riesgo de que de tanto exponernos a ellas, al cabo de mucho tiempo acaben dejando de producirnos malestar, el tenerlas cerca nos harán cometer algún otro error básico para perpetuar la situación.

3. Sigue pendiente de lo que haga: las nuevas tecnologías nos ayudarán a no perder la pista de lo que hace en cada momento nuestra ex pareja. Podemos saber lo bien que se lo está pasando o si de madrugada está mandando mensajes de móvil. Podemos sentirnos culpables si vemos que lo está pasando mal o sorprendernos cuando logre superarnos antes que nosotros a ellos. Cuando el estar al tanto de cada minuto de su día a día no sea suficiente, podemos ponernos en contacto de nuevo. Cualquier excusa es buena: quedar para devolverle algo, preguntar por algún familiar, no tener más remedio que acudir a eventos en que también se encuentre… En definitiva seguir pendiente de la persona con la que rompimos pero sin poder compartir todo aquello que nos unía, mantener su presencia en nuestra vida pero asociada a la ira, la pena y la pérdida.

No conozcas gente nueva, divertirte está prohibido

4. No hacer planes salvo para hablar de la ruptura: Cuando tus amigos traten de que estés distraído o de que hagas otros planes, no caigas en su trampa. Queda con ellos solamente para hablar de lo mal que te encuentras y de lo mucho que echas de menos a tu ex pareja. Hazlo no sólo para desahogarte o buscar empatía en un momento inicial, sino para que toda tu vida social siga girando en torno a ello. Si se cansan y dejan de llamarte, quédate en casa rumiando tu tristeza pero no se te ocurra hacer planes o realizar nuevas actividades. No permitas que requieran ellos de tu ayuda. No participes de ninguna de las cosas que antes te llenaban, para ahondar aún más en tu malestar. No conozcas gente nueva. Divertirse está prohibido.

5. Hazte amigo de tu ex: Este es probablemente el punto más importante y además en el que más te verás justificado. No se refiere a tener una amistad tras una ruptura al cabo de los años, sino a pasar sin transición alguna del amor a la amistad. Si tú eres quien ha dejado a tu pareja sigue siendo su amigo para compensar. Probablemente eso le hará feliz aunque ya no puedas darle nada de lo que antes le dabas. Le encantará saber si te has vuelto a enamorar o que le des dos besos cordiales. O al menos eso es lo que nos dirá. Si te han dejado, trata de adquirir otro rol para seguir apareciendo en su vida. Confórmate con lo que pueda ofrecerte saltándote cualquier principio de reciprocidad y contempla como ahora vivís un triste reflejo de todo aquello que tuvisteis un día. El hacerte amigo de tu ex impedirá que de momento se produzcan conflictos y aparezca la tristeza, pero tranquilo, sólo estaremos demorándolo y probablemente acabará produciéndose un daño mayor. Y en el entretanto, estaremos consiguiendo no rehacer nuestras vidas y, por supuesto, no ser capaces de enamorarnos de ninguna otra persona.

Siguiendo estos cinco puntos nos aseguraremos niveles de malestar extremos, conflictos, bloqueo y un estancamiento en nuestras vidas. Afortunadamente, cualquiera de ellos es reversible y con esfuerzo y ayuda podemos dejar de seguirlos y superar de una manera mucho menos costosa una ruptura sentimental.

Superar una ruptura sentimental es muy complicado. Requiere un enorme esfuerzo personal al tener que lidiar con un sentimiento muy intenso de tristeza y, además, tendremos que ser capaces de cambiar muchos aspectos de nuestra cotidianidad que quedarán cojos tras la vida en pareja.