12'

Barcelona'92, el sueño cumplido

25.07.201622:30 H.

¡¡HOLA!!

La flecha surca el aire, una llamarada de fuego Valyrio camino del pebetero que se enciende esparciendo luz que ilumina la consecución del nuevo modelo olímpico de ciudades que se sitúan en el panorama del turismo mundial a través de la celebración de los Juegos Olímpicos. De un modelo que otorga certificados primer mundo a países saliendo del tercero, ya sea económico, deportivo, social. Un modelo que intenta que la promoción del acontecimiento deje de lado boicots, diferencias. Hay además mucho dinero y para probarlo, aquí está el modelo deportivo por excelencia: la NBA, el Dream Team, la presentación de un deporte cuya repercusión será global porque van a utilizar la amplificación de los Juegos Olímpicos para comunicar al mundo que un deporte 'cerca de las estrellas' es posible. 

Samaranch lo ha sacrificado todo, TODO a este momento, a esta ceremonia, a este planteamiento. Es su momento de consecución máxima, la implantación de un modelo de hacer las cosas, de ganar dinero, de perpetuar el deporte haciéndolo interesado y profesional evitando problemas políticos inundándolos de dinero: Dinero para las federaciones, promoción para las ciudades, propaganda para los países.

Los dos problemas que perpetuamente persiguen a los Juegos Olímpicos como reafirmación de su inmensa importancia y repercusión, POLITICA, DOPAJE, le han dado muchos quebraderos de cabeza al presidente del COI, Juan Antonio Samaranch, a lo largo de los 12 años en el cargo, pero hoy, 24 de Julio de 1992, todo ha merecido la pena. Aunque...

En el tema del doping, Samaranch condecoró en Seúl 1988 al entonces líder de Alemania Oriental, Honecker, con la máxima condecoración, la Orden Olímpica, pasando por encima de treinta años de doping sistemático de estado.

En la cuestión política, Samaranch ve peligrar sus objetivos con la desintegración de dos países muy importantes deportivamente hablando: Unión Sovietica, que acude a los juegos dividido en paises ya independientes, como Lituania, Letonia, Estonia y el resto en una solución de compromiso alcanzado por Samaranch, fino conocedor de todo lo relacionado con la política soviética tras sus años de gestiones allí primero como vicepresidente COI y luego como Embajador de España. Equipo Unificado es un eufemismo que salva la cara de la presencia en Barcelona de figuras como Sergei Bubka, sin ir más lejos.

Yugoslavia se ha dividido también en diversos paises y los aficionados al baloncesto sentimos que la antigua Yugoslavia era el único equipo que podría hacer frente al Dream Team, claro. 

Barcelona'92 es la consagración del profesionalismo en los deportes olímpicos. La punta de lanza, Dream Team de la NBA. Tras la derrota del equipo de Estados Unidos en Seúl, comienzan las conversaciones entre Samaranch y el Comisionado NBA, David Stern. Primer punto, no existe en EEUU un ordenamiento federativo como en el resto del mundo y, en consecuencia, no existe Federación de Baloncesto. Partiendo del Comité Olímpico de EEUU, USOC, United States Olympic Commitee, hay que cambiar la estructura del equipo olímpico de baloncesto, agrupado en USA Team Basketball para aceptar a jugadores profesionales en sus filas. Al frente, hay que situar a un profesional con gran conocimiento en tareas ejecutivas: Brian Colangelo. 

La idea de Samaranch: utilizar la indudable capacidad de convocatoria de las estrellas NBA para promocionar los Juegos, haciendo que su principal fuente de ingresos, patrocinios y, sobre todo, derechos televisivos aumenten exponencialmente. Los derechos televisivos para EEUU están en posesión de la NBC, que se despliega en Barcelona con un potencial de medios y personal realmente enorme, encabezados por Dick Ebersol, Presidente de Deportes de la cadena, que ha decidido invertir en el nuevo tipo de Juegos Olímpicos profesionales que propone Samaranch. Una unión de propósito que da frutos inmediatamente.

La IDEA de David Stern: utilizar la amplificación mediática y social de los Juegos para convertir en global la liga profesional de baloncesto que se juega en EEUU bajo la denominación/imagen de marca, National Basketball Association, NBA. 

Dos ideas nucleares, las de Samaranch y Stern, que cohabitan en el valhalla de las ideas creativas ejecutivas de negocio y plasmación de sueños de las más altas, si no las más altas, del mundo del deporte a escala mundial. En el camino, Samaranch y Stern construyen mitos y se cargan ritos. 

VEAMOS:

Stern pide trato especial para sus estrellas: no van a la Villa Olímpica, uno de los hitos especiales de los Juegos Oímpicos, con la confraternización de deportistas de todas partes del mundo, haciendo realidad el sueño olímpico AMIGOS PARA SIEMPRE. La villa olímpica es demasiado espartana para estos deportistas que miran con recelo eso de tener que ir al comedor a la hora más importante, la del desayuno, para mezclarse con todos. Samaranch y la Organización, les pone en una jaula dorada: un hotel de cinco estrellas a estrenar en medio de Barcelona. Allí podrán estar jugadores, entrenadores y familias, con sus mínimos deseos complacidos al máximo nivel de excelencia. Michael Jordan, Magic Johnson, Larry Bird se convierten en hitos olímpicos en Barcelona, pero viven separados del resto de los mortales. 

A su vez, Samaranch cede ante la NBA en el máximo punto de fricción en todo el olimpismo desde siempre: los jugadores NBA no pasarán controles antidoping. Al hacerlo, Samaranch crea una discriminación dificilmente justificable a medio y largo plazo, como sabemos 24 años después, con los sucesos de lo que llevamos de 2016 en el campo del dopaje y sus consecuencias en los Juegos Olímpicos. 

La llegada de la NBA a los Juegos Olímpicos eleva al baloncesto al segundo lugar entre los deportes que más interesan a los seguidores de todo el mundo. Primero atletismo, el sacrosanto deporte de los Juegos desde hace 2.600 años, con Filípides y la Maratón. A partir de 1992, primero atletismo, segundo baloncesto, desplazando a natación, gimnasia, la prueba de cross en el concurso completo de equitación, con los caballos y jinetes al borde de la extenuación... el Famoso Three Day Event, lleno de leyendas de todo tipo.

España ha hecho un tremendo esfuerzo por pasar a nivel estructural al primer plano de la organización deportiva. Gómez Navarro pone en marcha un plan de estructuras y de patrocinio, ADO, que aún hoy dura como afirmación de la extraordinaria validez de la gestión y ejecución de aquellas medidas. Gómez Navarro es en, mi opinión, el mejor dirigente deportivo español de los últimos 50 años a este lado de Samaranch, que es el mejor dirigente internacional, sumando pros y contras. 

Con esa estructura, el deporte español consigue en Barcelona emocionantes cotas, cuya imagen central puede ser el cambio de ritmo brutal de Fermín Cacho en la entrada de la recta final en 1.500, dejando clavado a Morcelii, recorriendo los últimos metros con las manos levantadas, mientras personas a mi lado, lloraban tras haber visto como en 1960 no éramos nadie y ahora, en esa recta maravillosa para la mitología, CACHO MEDALLA DE ORO en la prueba de Elliott, Snell, Vasala, Ovett, Coe, Cram, Aouita... 

Yo voy a centrarme en dos muestras de trabajo en equipo, entrega hasta la extenuación y modelo a seguir:

Decatlón, Peñalver, medalla de plata.

Hockey Hierba femenino, medalla de oro.

José Manuel Brasa, Director Técnico del equipo femenino de hockey, comenzó su preparación para Barcelona '92 emigrando a  Australia en 1985. Su objetivo, la ciudad de Perth, donde se concentraban habitualmente las selecciones femenina y masculina de hockey bajo la batuta de un carismático entrenador, Ric Charlesworth. Brasa estuvo meses allí complementando sus conocimientos y siguendo la puesta en marcha de rigurosos sistemas de entrenamiento. Al volver, primera convocatoria, unas 45 jugadoras. Concentraciones de dos, tres semanas cada trimestre. Luego, las jugadoras volvían a competir con sus clubs. Van pasando los años, las concentraciones, los torneos, evaluaciones, evolución, altas y bajas. El núcleo duro, unas 12 jugadoras. El conjunto, reducido a 30, con aportaciones de las sub 20, con jugadoras muy jóvenes. Llegan los 90. Una primera reunión de objetivos por meses, en septiembre del 90. Se esbozan cuestiones en la línea sacrificio/obtención de objetivos, con la colaboración del psicólogo Chema Buceta. Llega LA REUNIÓN, finales de 1991. 

En la sala de reuniones del INEF de Madrid, las jugadoras se encuentran con una pizarra enorme, con tres niveles de objetivo. 

-NIVEL TRES, NO PASA NADA, NOS REUNIMOS EL DIA ANTES DE LA CEREMONIA INAUGURAL, DESFILAMOS, LUEGO VAMOS PERDIENDO PARTIDOS Y A CASITA, "SOY OLÍMPICA Y ESAS COSAS"

-NIVEL DOS, CONTINUAMOS COMO HASTA AHORA, NOS CLASIFICAMOS ENTRE LAS CINCO PRIMERAS COMO EN EL MUNDIAL PASADO, ENTRENAMIENTO RIGUROSO, PERO NO SACRIFICAMOS GRANDES COSAS.

-NIVEL UNO, POR LAS MEDALLAS. Entrenamiento INHUMANO. Sistema de alimentación. Abandonar estudios, trabajos. SOLO HOCKEY. CONVENIENCIA DE ABANDONAR RELACIONES PERSONALES. "¿LOS NOVIOS?" pregunta una jugadora. Brasa les dice que eso es una cuestión muy personal y les deja una hora de conversación entre ellas, sin los entrenadores. Al final, las jugadoras optan por el Nivel uno y le dicen a Brasa que renuncian a salir con sus novios... 

Cuando Brasa me contó esto último, me quedé ojiplático. ¿Estaban dispuestas a sacrificar todo? "Sí", me contestó Brasa, porque sabían que las del sub 20 estaban dispuestas a lo que hiciera falta con tal de ser olímpicas. La más entusiasta, Maider Tellería, 17 años a la sazón.

En febrero de 1992, Brasa lleva al grupo final, a un entrenamiento de pesas en Cuba que pone al límite a las jugadoras. Algunas, al borde de las lágrimas por el dolor del esfuerzo, según me han contado en años. Vuelven con la idea clara de que para llevarse una medalla, hay que sufrir. 

España empieza la competición de hockey con una carga previa de trabajo absolutamente brutal. Al descanso del primer partido, 0-2 en contra. En el vestuario, Brasa les pone ante la evidencia. "O ganamos o no valdrá para nada todo lo que habéis sacrificado". Al final, 2-2.

La jugadoras ha afrontado el abismo. A partir de ese momento, nada es bastante. España va ganando partidos con una determinación emocionante. Tiene un sistema defensivo comandado por Carmen Barea, un medio campo con Mercedes Coghen una estratega que lanza al equipo en contras velocísimas. Delante, una maga del stick Teresa Motos.  España gana la semi contra Holanda y al acabar, estoy hablando con Brasa y la madre de una jugadora que no ha jugado, se acerca a Brasa y le atiza un sonoro bofetón. Es la frustración por no haber jugado su hija ese partido. Brasa pide a todo el mundo que no diga nada a esa madre.

Final, gol, las jugadoras ni se abrazan, queda mucho partido y no hay tiempo para esas cosas. 

FINAL DEL PARTIDO, ESPAÑA MEDALLA DE ORO. Entonces sí, se abrazan, lloran, festejan... Es un sueño. Hay una foto en la Federación Española de hockey, que lo explica todo. Las jugadoras miran hacia el futuro. Han conseguido lo que se proponían.

Peñalver

Peñalver, 1.92 de estatura. Es corredor-lanzador, el lado más difícil del decatlón, porque prima el lanzamiento sobre la rapidez, que es la clave de los 9.000 puntos. La federación le ha construido una pista de atletismo en su pueblo, Alhama, Murcia, 20.000 habitantes, porque ha visto unas condiciones tremendas en este chaval, que va a ser medalla de plata en las pruebas de las pruebas del atletismo, rey de los deportes: Decatlón.

Peñalver no es consciente de lo que atesora, porque  como  nadie ha mostrado hasta ahora la concentración que se necesita para llegar a los niveles de medalla, nadie cree que eso sea posible. Peñalver tiene el problema de los pioneros. "Es muy bueno" pero profundo en el ánimo de los que entienden de esto, no creen que en España pueda haber un coloso de esas caraterísticas. De esa concentración. De esa capacidad para desdeñar el dolor, la contrariedad, con esa media sonrisa de "o vais a enterar". En 1992, todavía, consideramos eso como "de otro nivel... todavía no estamos en eso, pero...".

PEÑALVER ES EL HOMBRE, ES NUESTRO HOMBRE, PEÑALVER SOMOS NOSOTROS... 

Me paso la mañana siguiente a la medalla de plata de Peñalver llorando. Es el deporte, haciendo buenos los logros de toda la sociedad española en años de intentar llegar al primer mundo. Los Juegos se convierten en una eterna sonrisa. Las medallas, la música de Carles Santos, la sensación de "Lo HemosLogrado".

Barcelona'92 es la exposición/resumen de lo que Samaranch considera es el futuro del movimiento olímpico. Tiene problemas a medio plazo, pero ahora todo suena/se ve como algo conseguido, seminal, el comienzo de una nueva era. Algo así como...

Pero el olimpismo tiene deudas que pagar, en la nueva prevalencia de lo mercantil sobre lo emocional: Atlanta, cuna de la... 

Hoy en portada