Ridículo: los titiriteros de 'la zeja' la vuelven a montar en los premios del cine
  1. Cultura
  2. Animales de compañía
Álvaro Rigal

Animales de compañía

Por

Ridículo: los titiriteros de 'la zeja' la vuelven a montar en los premios del cine

Un año más, los españoles sufrimos la vergüenza de ver cómo los mamarrachos del cine manipulan una gala de premios para ensuciarla con proclamas políticas

placeholder Foto: Final de la gala de los Oscars 2016 (Reuters)
Final de la gala de los Oscars 2016 (Reuters)

La verdad es que yo no lo iba a ver, ¿eh? Vamos, es que ni sabía que era ayer, pero es lo de siempre: estaba en casa, estaba la tele puesta, la parienta quería ver lo de los vestiditos en la alfombra roja y al final me lo tragué entero. Que es que soy tonto macho, si lo de los Goya es todos los años igual, venga con la misma matraca, venga ahí a montarla con la política... qué cutrez, de verdad.

¡Si es que además son un panda de sectarios, si es que se dan los premios entre ellos! Porque no me jodas, será casualidad que gane a Mejor Película una de curas pederastas. Y todavía el notas que sale a recogerlo, que nadie sabe quién es, le dice al Papa que le escuche, ¡que le haga caso! ¡El tío ahí dándole lecciones al Papa! Ahora, de los moros ni una palabra, como siempre, con Mahoma no hay huevos, no vaya a ser. A ver si le cae un buen puro como al payaso ése de la blasfemia o a la niñata de las tetas del Ayuntamiento.

En fin, con esta gente ya sabemos lo que hay. Lo que de verdad que no puedo entender es que el Gobierno les quiera caer en gracia en vez de ponerles en su sitio. Que yo entiendo que un ministro tiene que ir, pero la vicepresidenta... Y no a las butacas, ¿eh? ¡Que salió Soraya al escenario! Que claro, yo cuando la vi pensaba que era un tema de darle un homenaje a alguien serio, porque yo no te niego que hayamos tenido gente del cine extraordinaria en España. Que si sale el Gobierno a darle un premio a un señor pues no sé, como José Luis Garci, pues yo aplaudo el primero, aunque sea por educación.

¡Pero qué va! Salió la vicepresidenta a presentar a una mamarracha de estas que ni sabe cantar ni sabe actuar, todo el día por ahí hecha un espantajo y sin dar palo al agua. Y no te lo pierdas, que antes de darle paso para que cantara no sé qué coñazo se marcó un discurso de estos feministas, que es lo que se lleva ahora. Que si los abusos sexuales, que si las violaciones, que si hay que cambiar la cultura... De las denuncias falsas y de los hombres maltratados ya hablamos otro día, que eso no vende. Aquí lo que queda bien es quejarse de que todos los hombres son unos violadores. Y cuidado como digas algo, que entonces eres un machista y un maltratador, y a la mínima ya te han hecho el lío, que son muy listas.

De verdad, fue un no parar, ahí no salía uno normal. A cada poco, lo de los negros, que ya me dirás tú qué derechos tiene un blanco que no tenga un negro. Un mexicano con lo de los prejuicios raciales y el color de la piel, otro diciendo que está orgulloso de ser maricón, ¡pues bien por ti chaval, a mí que me cuentas! Si es que estaba el carnaval completo: otra ganó un premio por una peli de un tipo que de repente decide que es una mujer. Eso es lo último ahora, ¿te has enterado? Que por lo visto hay que dejar que los niños decidan si quieren ser niñas. De verdad macho, vaya circo, España se va a la mierda, esto no hay quien lo arregle.

Y podemitas todos, claro, incluso los que parecían menos raros: también hubo premio para una peli contra los bancos, eso que no falte. Eso sí, todos vestidos de lujo, pero los mercados tienen la culpa de todo. El tío quejándose de que los bancos y las grandes empresas controlan a los Gobiernos, qué cansancio, de verdad. Pues si tan poco le gusta el capitalismo yo no entiendo qué le impide irse a vivir a Cuba, ahí verás como no tiene problemas con los bancos, jaja.

Ay... cuánta lumbrera, macho.

En fin, no te aburro más, pero te juro que eso era inagotable: otro actor aprovechando para soltar la murga del cambio climático... que ya ves tú, no tienen ni media prueba, pero bien que les sueltan pasta a los científicos para que nos sigan vendiendo la moto. Vaya negocio tienen montado con eso. Porque a partir de cierta hora ahí ya había barra libre, ¿eh? Salía cada uno con su pancartita a ver si pillaba algo. Uno de Chile hablando de no sé qué de su abuelo y Pinochet (¡a estas alturas, tronco, de Pinochet!), otra de Pakistán que también llevaba algún rollo de mujeres... Yo esto ya lo estaba viendo medio sobao, más que nada por las jamelgas que salían de vez en cuando.

Que por cierto, hay que joderse, dieron el premio a Mejor Vestuario y salió una bruja... joder, ¿viste a las feas esas que quisieron colar como reinas magas en Valencia? Yo creo que era una de ésas, jajaja, menudo susto, casi me caigo del sofá. Encima la de Mejor Vestuario, no me jodas, si es que eso sólo pasa aquí. ¿Te imaginas a una mujer en los Oscar saliendo con ese aspecto? No la dejan ni entrar.

Claro que lo de los americanos es otra cosa, eso da gloria verlo: Hollywood, glamour, industria, todo el mundo impecable, en su sitio, hablando bien... De verdad, si es que lo digo todos los años, yo no sé por qué no aprendemos de ellos.

Premios Oscar 2016 Premios Goya Hollywood Cine
El redactor recomienda