Por qué España odia a Letizia Ortiz

Batalla cultural entre aristócratas y hipsters en palacio. Élites clasistas, señoras con cardado y pueblo llano contra la reina. Cinco periodistas analizan la fontanería real en plena crisis

Foto: Imagen: E.V.
Imagen: E.V.

Cosas que han pasado en España tras el rifirrafe entre reinas (Letizia contra Sofía) y a las que quizá no estamos prestando suficiente atención:

1) Boda del familiar de una alta personalidad del 'establishment'. Ambiente (muy) selecto. Llegada la hora de los postres, y tras la clásica ingesta descontrolada de bebidas espirituosas, los invitados proceden a dar vivas “a la Reina Sofía” a voz en grito…

2) Intervención de Juan Manuel de Prada en ‘Espejo público’. El escritor se pregunta entre risas cómo es posible que España tenga una reina vegetariana y tan estricta con la dieta de sus hijas dada nuestra larga tradición de monarcas con gota [que se ponían ciegos de carnaza y alcohol].

3) Un medio digital publica el siguiente titular: “El día que Letizia echó de casa al querido perro de Felipe para que lo devoraran las alimañas”. Y no era ‘El Mundo Today’.

Portada del 'Hola'
Portada del 'Hola'

4) El ‘Hola’ no llegó a tiempo de cubrir el choque mallorquín entre la reina saliente, la reina entrante y reina futura (ríete tú de ‘Juego de Tronos’). La publicación -tan institucional que solo el Boletín Oficial del Estado la supera como elemento cohesionador y estabilizador de las clases pudientes- tuvo una semana para meditar bien su enfoque sobre el incendio. La Casa Real echó una mano apagando el fuego con una escenificación apaciguadora: una Letizia Ortiz sonriente y a los pies de su suegra -¿pero quién es aquí la reina?- durante una visita al hospital donde estaba ingresado el rey emérito Juan Carlos I.

Pero hete aquí que, en lugar de vender reconciliación y buen 'rollito', el ‘Hola’ se echó al monte y dinamitó la frágil paz real con un titular de portada: “LA REINA LETIZIA SE ENFRENTA A SU PEOR CRISIS” (así, en mayúsculas, como le gusta a la publicación) y un enfoque que rehuía las componendas. El ‘Hola’ podía haber alegado que todo había sido un malentendido, un fallo de protocolo, una confusión que en ningún caso emborronaba la relación fluida entre ambas reinonas. Pero lo que dijo el ‘Hola’ fue:

“La desafortunada ‘riña’, que ha dado la vuelta al mundo, habría puesto en evidencia que las relaciones entre doña Sofía y doña Letizia no son idílicas, además de crear a la Familia Real española un problema de imagen. La escena familiar más vista de la historia no suma puntos a la Institución que encabeza Felipe VI. La ‘crisis de las Reinas’ ha dejado expuesta a la Monarquía. A la del presente, e incluso, de soslayo, también a la del futuro”.

“La Reina doña Letizia, normalmente muy perfeccionista, en esta ocasión ha provocado que Felipe VI haya tenido que hacer en público una llamada al orden familiar, además de mostrar la supuesta sobreprotección hacia sus hijas de la que tanto se habla. Inexplicablemente, doña Letizia dio lugar a lo que siempre ha querido evitar: el foco en Leonor. Y también expuso al Rey en un momento de intimidad. El marido al que siempre quiere proteger y al que no soporta que critiquen”.

“El ‘choque de dos reinas’ llega a Palacio con los primeros indicios de la consolidación de su reinado y de la recuperación del prestigio de la Institución”.

'Pim Pam Pum'.

Se lo traducimos por si no lo han entendido: Letizia culpable, Letizia mala, Letizia tonta, Letizia está poniendo en peligro la institución (he aquí el mensaje que ha llegado directo al cerebro del ejército de señoras con cardado que lee el ‘Hola’ y tiene más influencia cultural sobre el curso del país de la que usted se puede imaginar).

¿Cómo se quedan? Yo turulato.

"El 'Hola' ha ejercido la función correctora que otras veces ejerció el 'ABC' como periódico monárquico oficial: pegar el toque de atención a Letizia"

“El ‘Hola’ ha ejercido la función correctora que otras veces ejerció el ‘ABC’ como periódico monárquico oficial: pegar el toque de atención a Letizia cual guardianes de las esencias y grandes prescriptores de lo real. Por otro lado, ningún medio de comunicación puede mantenerse al margen de la tendencia mayoritaria o del sentir de la gente/sus lectores; nadie quiere arriesgarse a perder la conexión con el público”, cuenta un periodista que prefiere permanecer en el anonimato. Otra plumilla que tampoco quiere ser citada habla de una nueva muestra del “clasismo” de la familia Sánchez-Junco, propietarios históricos del ‘Hola’.

Fuera como fuese, oigan, si el ‘Hola’ dice que está todo muy mal, ya pueden ir ustedes comprando víveres y gasolina para hacerse fuertes en sus domicilios, porque la guerra nuclear debe estar a punto de estallar… ¿Qué está pasando? ¿Por qué media España odia de pronto a Letizia Ortiz?

‘El Rey ante el espejo’, ensayo sobre el reinado de Felipe y Letizia publicado este año por la periodista Ana Romero, vaticinaba la tormenta que ha acabado descargando sobre Letizia: las críticas a la reina eran tantas y tan intensas en privado -en el Madrid de los chismorreos y de los reservados- que era cuestión de tiempo que acabaran explotando y saliendo para fuera. “La imagen de la reina Letizia está compuesta, sobre todo en la burbuja madrileña, de una suma de tópicos y de prejuicios, con un claro desequilibrio entre el panegírico y la crítica feroz, sobre todo oral y anónima… Hagan la prueba. Pregunten por la reina Letizia, sobre todo en reuniones en las que las personas se quieren dar por bien informadas. ‘Me cae fatal’, es la respuesta habitual, sobre todo por parte de señoras que jamás han cruzado una palabra con ella. Ahora bien, esta reacción también se encuentra entre los que han estado cerca y han detectado malas maneras: un rapapolvo al guardaspaldas que no alcanza a ponerle bien el abrigo o una simple mirada de censura con unos ojos grandes e inquisidores que pueden convertirse en gélidos. En la apertura oficial de la legislatura en noviembre de 2016, un miembro del PP me lo dijo así de claro: ‘Nos ha puesto mala cara porque piensa que somos todos unos corruptos’”.

Abundan las historias truculentas sobre la reina Letizia. En Madrid, basta con pegar la oreja a la acera o a la mesa del restaurante

“Abundan las historias truculentas sobre la reina Letizia”, prosigue Romero. “En Madrid, basta con pegar la oreja a la acera o a la mesa del restaurante. Uno presenció cómo se refería al príncipe Felipe como ‘éste’ delante de los expertos en política exterior del Real Instituto Elcano, a los que censuró que a ella no la invitaran ‘nunca’. Otro se llevó las manos a la cabeza porque al príncipe lo llamó ‘él’ y no por su nombre. Un tercero aseguró que la reina sacó el espejo delante de María Dolores de Cospedal para retocarse el maquillaje en la Pascua Militar de 2017 ‘porque no la aguanta’”.

En el último acto en el que coincidieron Letizia Ortiz y Cristina Cifuentes -en medio del escándalo del máster trucho y antes del vídeo del robo del Eroski- tres cuartos de lo mismo, ni miradas ni cruces de palabras. Ahora bien: si alguien cree que Letizia no hizo bien en alejarse de la achicharrada Cifuentes, que dé un paso al frente.

Hablamos con cinco periodistas conocedores de la psicología de la Casa Real para entender qué se está cociendo por debajo y desvelar las claves del enfrentamiento entre aristócratas y hipsters por controlar el relato real. Una gran guerra cultural en la que se mezclan el clasismo, los prejuicios culturales y una lucha de poder entre dos mundos.

Cinco plumillas con puntos de vista diferentes -de izquierdas y de derechas; de los cercanos a una monarquía de toda la vida, a los que se mueven entre dos aguas, pasando por los que critican el clasismo contra Letizia o los que no creen en la monarquía- pero que coinciden en algo: el choque entre reinas ha abierto una brecha cultural de consecuencias impredecibles.

El rifirrafe, el tuit y la reconciliación

Pilar Eyre, periodista y escritora: “La escena entre Sofía y Letizia conllevó muchas cosas: el desprecio a una anciana -doña Sofía- que ahora es muy querida (aunque antes no lo era). Si a esto le sumamos que la imagen de Letizia ya no era buena antes -se le acusa de distante, aunque en persona sea bastante simpática- pues todo ello ha cristalizado en una gran hostilidad hacia la reina”.

Martín Bianchi, jefe de sociedad de ‘Vanity Fair, que el día que se filtró el vídeo del encontronazo real mantuvo una conversación en Twitter con Maria-Chantal de Grecia en la que la mujer del príncipe Pablo de Grecia (primo de Felipe VI y sobrino preferido de doña Sofía) criticó abiertamente a Letizia: “Que fuera criticada por un miembro de la familia es muy significativo; que alguien cercano deje entrever que el propio entorno no acepta a Letizia… No hay peor fuego que el fuego amigo, porque el fuego enemigo se aguanta, pero cuando viene del núcleo duro desvela cierto hartazgo familiar”.

Había un caldo de cultivo contra Letizia que venía de lejos… y esto ha sido la puntilla

Jaime Peñafiel, decano de la prensa real y crítico mordaz de Letizia desde el primer día: “Luego intentaron arreglarlo con el paripé en la puerta del hospital de la Moraleja [con Letizia abriéndole la puerta del coche a doña Sofía]. Eso es tratar a los españoles como menores de edad. ¡Menudo paripé tan falso! Hay que dejar que las cosas se arreglen. Felipe debe poner orden independientemente de si su matrimonio va bien o mal, que yo no lo sé. Estas cosas no deben trascender, porque la razón de ser de las monarquías es que todos sus miembros parezcan ejemplares de puertas para fuera, aunque en la intimidad cada cual lleve su vida. Letizia no ha sido ejemplar y Felipe tiene que controlarla porque está dañando la imagen de la monarquía y de una familia real que ahora mismo no puede considerarse como tal”.

Pilar Eyre: “Los aristócratas ven el choque entre Letizia y Sofía como una ofensa a la institución, pero las señoras normales y corrientes lo ven como una ofensa a una abuela. Había un caldo de cultivo contra Letizia que venía de lejos… y esto ha sido la puntilla”.

El fin del pacto de silencio

El pacto (no escrito) que marcó las relaciones entre la Casa Real y los medios de comunicación desde la Transición tiene menos valor ya que un sello del Fórum Filatélico. Del ‘no comment’ sobre la familia real hemos pasado a la barra libre. O Letizia bajo el fuego tras varias décadas de periodismo cortesano lisonjero.

No hay peor fuego que el fuego amigo, porque el fuego enemigo se aguanta, pero cuando viene del núcleo duro desvela cierto hartazgo familiar

Bob Pop, crítico de televisión, colaborador de Buenafuente y escritor: “Han perdido la capacidad de controlarlo todo. Cuando ibas a un acto de la Casa Real, alguien decía cuando se grababa y cuando se dejaba de grabar, nunca habíamos visto que alguien grabara algo no destinado a ser emitido. Antes los robados se guardaban en cajones, pero eso ya se ha acabado”.

Martín Bianchi: “Letizia está en un contexto informativo diferente al de los reyes anteriores. No se perdona nada en general, pero esto no es debido a Letizia, que hasta ahora había gozado de un cierto favor, apoyado en la teoría de que fue ella quién fomentó el cortafuegos con la infanta Cristina y Urdangarín, como si la rectitud de Letizia hubiera frenado las derivas tóxicas de la familia real”.

¿Por qué cae mal Letizia?

Las amigas de Letizia denuncian “doble rasero” entre el actual trato a Letizia y el trato a Juan Carlos I en los días de vino y rosas de la democracia y antes de su caída en desgracia. Aunque ya hemos visto que la ruptura del pacto de silencio tiene que ver bastante con la propagación de las críticas a Letizia, la teoría del doble rasero tiene también su aquel.

¿Ha tomado partido España por doña Sofía por sentimiento de culpa? La reina emérita sufrió durante años numerosos desplantes públicos de su marido, ante el silencio de los mismos que se lanzan ahora a la yugular de una Letizia que podría estar pagando los platos rotos de tres décadas de fascinación acrítica hacia la figura de Juan Carlos I.

¿Hay algo de machismo subterráneo en defender a Juan Carlos I y criticar a Letizia Ortiz por los mismos actos? ¿Y en denunciar que Letizia manda en Palacio porque Felipe es un calzonazos? Son preguntas difíciles de responder, pero parece evidente que Juan Carlos I caía bien y Letizia cae mal, del mismo modo que una persona campechana cae bien y una distante cae mal. Cosas de Celtiberia.

Letizia podría estar pagando los platos rotos de tres décadas de fascinación acrítica hacia la figura de Juan Carlos I

Martín Bianchi: “Ojo que estas virtudes pueden ser armas de doble filo. La misma campechanía que alabamos durante décadas de Juan Carlos I, se le acabó viniendo en contra. El hombre cercano, informal, que entraba y salía cuando le daba la gana… de pronto todo eso tornaron defectos. Con Letizia pasó lo mismo: cuando se anunció su compromiso con el Príncipe, se alabó que fuera una mujer de la calle, normal, que pagó su hipoteca, que es tan espontánea que hasta interrumpe al Príncipe… Pero los mismos argumentos que sirvieron durante años para alabar a Letizia, se utilizan ahora para criticarla. La opinión pública es volátil y pasa del amor al odio fácilmente”.

Bob Pop: “Gente que odiaba a Letizia porque siempre parecía perfecta, arremete ahora contra ella porque ha cometido un desliz. ¿Si la odiáis porque lo tiene todo bajo control la vais a atacar por una vez que pierde las formas?”

Martín Bianchi: Lo de la lejanía de Letizia igual es más un problema de la institución que de ella, no logran tener la cercanía de otras casas reales. Justo antes de lo de Mallorca estaban intentando paliar eso, con los vídeos que sacaron de la familia real en situaciones íntimas y cotidianas, que, eso sí, no quedaron todo lo bien que tenían que haber quedado…”.

Jaime Peñafiel: “A diferencia de Máxima de los Países Bajos, Letizia cae mal a todo el mundo. Pero estamos centrando nuestras críticas solo en ella y nos olvidamos de que el responsable de todo es Felipe, que no sabe poner orden en la familia, no sabe controlar el genio y el mal carácter de Letizia; Felipe es muy buena persona… y un pobre hombre respecto a su mujer. Igual tiene miedo a sus reacciones, lo que es comprensible, no sería el primer marido que calla para tener la fiesta en paz”.

Marco Chavarri (seudónimo de un periodista que sigue a diario las andanzas de la Casa Real pero prefiere hablar desde el anonimato): “La gente no soporta que Letizia se opere. Es demencial el prejuicio que hay en España contra las operaciones. Eso es clave en el imaginario popular. Si le gusta tanto operarse, tiene que ser malvada a la fuerza”.

Bob Pop: “Letizia no da la imagen de española media. La reina Sofía si encajaba porque era el estándar de señora bien. Letizia ni siquiera tiene look de pija, sino de estrella del Hollywood dorado, es un referente lejano con el que no es fácil sentirse identificado. Una señora va a una boda y no se puede poner lo que se pone Letizia; mientras que una señora iba antes a una boda, se cardaba el pelo, se ponía un vestido terrorífico… y era la reina Sofía en persona. Eso también molesta de Letizia”.

Marco Chavarri: “Letizia es como todos nosotros. Y por eso nos da asco. ¿Nunca te has topado con alguien que te caía mal porque te recordaba todos tus defectos? La clase media se rasga las vestiduras al ver a una reina de clase media porque les devuelve una cosa horrorosa que les recuerda demasiado a ellos mismos”.

El clasismo contra la plebeya

En los días posteriores a la colisión entre reinas, se produjo un aluvión de adhesiones aristocráticas “a la reina Sofía” en Instragram, por ejemplo, la de una grande de España, Cayetana Martínez de Irujo.

“Yo creo que no se mide nunca con el mismo rasero a la reina Sofía y a la reina Letizia y creo que es un tema que tiene que ver con cierto clasismo… La reina Letizia suele llevarse siempre la peor parte cuando se analizan sus gestos (…) por no ser de sangre real”. Lo dijo hace unos días Imma Aguilar, periodista y amiga de Letizia, en lo que algunos interpretaron como la opinión de la reina contada a través de terceros.

Marco Chavarri: “Cuando Diana de Gales se casó con Carlos le hicieron todo tipo de putadas y trampitas clasistas. Son los prejuicios culturales de la clase alta. Y eso que Diana era una Spencer. Diana le dijo una vez al Duque de Edimburgo: "Ándate con ojo, Phillip, que mi título es bastante más viejo que el tuyo'".

La familia real (Reuters)
La familia real (Reuters)

Bob Pop: “Los chascarillos sobre Letizia empezaron el mismo día que fue presentada como prometida del Príncipe: se chismorreaba sobre su falta de educación cuando conoció a los amigos de Felipe, que eran todos unos pijos insoportables; que si Letizia pedía tuppers para llevarse las sobras cuando iban a restaurantes finos... Esa clase de apreciaciones -el ‘esta chica es una cateta’- circulan desde el principio. El sector monárquico más rancio nunca le ha perdonado sus orígenes sociales a Letizia”.

Martín Bianchi: “No me convence el argumento del clasismo para explicar las críticas a Letizia: creo que tiene más que ver con la ruptura del pacto de silencio. Cuando pasó lo del rey Juan Carlos y el elefante, hubo un cambio de paradigma, la sociedad empezó a juzgar a todos los miembros de la Casa Real sin importar la clase. La opinión pública -del periodista que escribe en un periódico a la persona anónima que manda un WhatsApp- hace tiempo que juzga de otra manera a la Casa Real”.

Marco Chavarri: “El abuelo de Letizia es taxista. TAXISTA. ¿Hay un gremio que despierte más antipatía? Que podía ser zapatero remendón, o qué sé yo, dependiente de un economato, pero no, peseta…. ¡Y la madre es sindicalista! Si es que es de coña… Para colmo a Letizia no le gusta beber y es vegetariana. En fin… Letizia lo tiene todo para ser atacada”.

Lo que la clase alta no le perdona a Letizia es que haya TRABAJADO. Piensa que tienen en común todos los grandes héroes del cuché español: que nunca han dado un palo al agua

Martín Bianchi: “Marie-Chantal también es plebeya, aunque sea millonaria de cuna. Creo que el hartazgo no tiene que ver tanto con el clasismo como con bandos dentro de la familia real, se ha caído el telón y hemos visto lo que pasa por detrás. Eso es lo que tienen que resolver ahora, aunque van a tener difícil proyectar una imagen idílica... de algo que no está ocurriendo en realidad”.

Marco Chavarri: “Lo que la clase alta no le perdona a Letizia es que haya TRABAJADO. Piensa que tienen en común todos los grandes héroes del cuché español: que nunca han dado un palo al agua o que han convertido el no darlo en un arte”.

Bob Pop: “Tiene que ver con la clase. Cuando te crees con derecho a todo te puedes permitir una actitud populachera y campechana. Pero cuando estás tensa porque te sientes en el punto de mira, te limitas a interpretar qué es lo que se espera de ti. Es un cargo institucional, se supone que tienes que dar lo que se espera de ti, pero las señales que recibe Letizia no son claras y está confusa”.

La errática modernización 'hipster' de la institución

Hay muchas risitas con lo que podríamos llamar el 'hipsterismo' cultural de Letizia Ortiz. Desde el pitorreo en Twitter cuando supimos que a sus hijas les gustaba Kurosawa hasta el tema de su vegetarianismo. ¿Estamos volcando nuestros prejuicios culturales sobre Letizia o hay algo más? ¿Ha fracaso la hipsterización modernizadora de la Casa Real?

Bob Pop: “El gran problema de Letizia es que ni es princesa del pueblo ni es princesa de corte. Está entre dos tierras, no se encuentra respaldada por nadie, es una posición jorobada”.

El gran problema de Letizia es que ni es princesa del pueblo ni es princesa de corte

Martín Bianchi: “Muchas familias intelectualizadas introducen a sus hijos en ese tipo de productos culturales y nadie se ríe. Son las costumbres de cierta clase media. Los hijos de los que viven en urbanizaciones en Torrelodones van a miles de clases de idiomas o de deportes. Sí, los reyes no son la clase media, pero las costumbres culturales que Letizia trata de inculcar a sus hijas son las costumbres típicas de cierta clase media, de las que nadie se ríe normalmente. Dicen que ver películas de Kurosawa demuestra una pretenciosidad exagerada, pero yo no termino de ver el chiste.

Bob Pop: “Si quieres ser un referente plebeyo -plebeyo es una palabra horrible, por cierto... pero si quieres ser un referente alternativo -que no esté podrido y esté por encima de las dinastías- tienes que encontrar tu lugar. Creo que Letizia ni lo ha encontrado ni le han dejado que lo encuentre. Lo único que tiene ahora Letizia son las apariencias, pero las apariencias tampoco las está gestionando bien, supongo que porque su capacidad de maniobra es limitada, salvo en casos como el de Mallorca, cuando se lío la manta a la cabeza y mira la que montó”.

Letizia con dos de sus muchos referentes culturales: el historietista Alan Moore y el cineasta Carlos Vermut (Imagen: EC)
Letizia con dos de sus muchos referentes culturales: el historietista Alan Moore y el cineasta Carlos Vermut (Imagen: EC)

El futuro

Pilar Eyre: “Lo que más le preocupa ahora a la Casa Real es que esto afecte a la Princesa de Asturias. Estuve hace poco en una charla en Barcelona con señoras normales y me preguntaban cosas inimaginables: ‘¿Por qué no se divorcian?’; eso no lo había oído yo ni en los tiempos en los que todos sabíamos que la relación entre Juan Carlos I y doña Sofía estaba rota”.

La monarquía había que modernizarla. Pero modernizarla no significa vulgarizarla

Jaime Peñafiel: “La monarquía había que modernizarla: es una institución medieval que ha llegado al siglo XXI de aquella manera. En España, por ejemplo, sirvió para hacer la Transición. Pero modernizarla no significa vulgarizarla. Lo de plebeyo ya no existe, es una cosa antigua y superada, uno se enamora de quien quiere. Eso sí, a lo mejor, o a lo peor, la actual crisis es el resultado de haberse casado con quién quiso y no con quién debió. Ahora bien: lo que ha publicado una revista alemana –“¡Los reyes de España se divorcian!”- es totalmente ridículo. No se van a divorciar. Aunque una cosa sí te digo: el divorcio no tiene nada de malo, es una ley al alcance de los ciudadanos, la infanta Elena se divorció y no pasó nada, Juan Carlos y Sofía se podían haber divorciado en lugar de arrastrar su desamor públicamente. Pero en este caso no habrá divorcio”.

Bob Pop: “Las críticas de ciertos sectores hacia Letizia no son un ataque a la institución. Se han cuidado muy bien de aislarlo: defender a la parte más rancia de la institución -la reina emérita- para atacar a la parte menos asentada de la monarquía. La lógica sería la siguiente: ‘Si el Rey se quita de en medio a Letizia para que la institución siga como siempre, pues ni tan mal’. Como si la monarquía hubiera elegido mal a esta señora, como antes eligieron mal a los maridos de las infantas”.

El Waterloo de la burguesía

Y ahora varias reflexiones personales medio en broma medio en serio.

La monarquía del siglo XXI vive de las relaciones públicas, de escenificar ilusión y felicidad familiar, si no hay una imagen idílica que vender y no son capaces siquiera de mantener el protocolo, el Palacio se tambalea.

Querer un jefe de Estado con gota es la demanda final de la decadencia. ¡Que el jefe de todos los Ejércitos españoles tenga gota! ¿Puede haber mayor regodeo en el esto se hunde? ¿No es lo más de lo más?

Juan Carlos de Borbón, Arévalo y Bertín Osborne (Twitter)
Juan Carlos de Borbón, Arévalo y Bertín Osborne (Twitter)

Kate Middleton -esposa del príncipe Guillermo- sufrió algunos chascarrillos clasistas durante su ascenso a la realeza británica. Cuando su madre, antigua azafata, asistía a algún acto monárquico, le decían por lo bajini: “Ya llega la madre de Kate, desplieguen las rampas de aterrizaje”. Jiji-jaja. Pues bien: parece que la derecha castiza y aristocrática le está desplegando las rampas de aterrizaje a Letizia. Hasta el punto de que uno no sabe si recomendar a la izquierda republicana que compre palomitas y asista relajada al espectáculo del linchamiento a Letizia, o decirles que se pongan las pilas o la derecha vip les robará el show y el control político de este asunto.

Como explica Ana Romero en su libro, algunos borbones -en especial Juan Carlos y su hija Elena- tienden a regodearse en el plebeyismo cultural; con el rey emérito abrazando las costumbres más castizas del pueblo: comilonas, toros, chascarrillos y ligoteos. Por el contrario, la plebeya Letizia no parece encontrarse cómoda del todo entre las élites cortesanas.

Cada vez que los burgueses se arriman a los aristócratas, les acaban lamiendo las botas

Que Juan Carlos I tenga unos gustos culturales más plebeyos que Letizia es una bonita paradoja. Los monárquicos españoles (los célebres juancarlistas) pasaron tres décadas fascinados con el cuñadeo bon vivant del monarca. Pero Juan Carlos I se hundió, y llegó la hora de escenificar regeneración y sobriedad. No obstante, la cabra costumbrista española tira al monte: entre el castizismo borbónico y el hipsterismo letiziano, la militancia monárquica parece preferir el castizismo borbónico, con sus salidas de protocolo, sus amantes y sus paellas con Arévalo y Bertín Osborne… Al rollo malaseñero, progre y sofisticado de Letizia le cuesta calar en el imaginario popular realista.

El duelo entre reinas ha reabierto una fisura entre la aristocracia y la burguesía ascendente… ¿Un momento? ¿Pero esto no es típico de la historia de España de los últimos 200 años? Pues les adelanto ya el resultado del combate: los burgueses siempre pierden. ¿No lo creen? Pues observen como los borbones siguen con mando en plaza y lo entenderán. O la burguesía española como clase fofa que no lograría derribar ni a un mono borracho. Un espectáculo de impotencia política.

Es el clásico fiasco de la hegemonía burguesa. 200 años intentándolo y no hay manera: cada vez que los burgueses se arriman a los aristócratas, les acaban lamiendo las botas….

Portada de 'Tiempo'
Portada de 'Tiempo'

Este eterno coitus interruptus de la hegemonía burguesa -que bien podríamos llamar ahora hegemonía progre en su versión más elitista- ha vivido momentos dantescos en su ascenso a Palacio. La dinámica sería la siguiente: 1) Se anuncia que Letizia es vegetariana o que a las hijas de la reina les chiflan las películas de Kurosawa. 2) Se deduce que el pueblo llano debería celebrar unos hitos culturales que podrían quitarle la caspa a la monarquía. 3) Pero, ¡ay!, lo único que se consigue es que el pueblo se ría del hipsterismo cultural de Letizia.

Insistimos: El fracasó del anuncio de que Letizia y sus hijas veían películas de Kurosawa tiene mucha miga. Intentas montar un rollo hegemónico que sustituya al borbonismo castizo… y el pueblo llano se lo toma a cachondeo.

El problema no es Letizia: son los infortunios del arribismo burgués.

Como colofón al artículo: una cuchufleta apocalíptica. Esto puede acabar en cirio: una escisión, una nueva rama dinástica, otro carlismo: borbonistas contra letizistas. Los borbonistas acabarían acantonándose en El Escorial o en la bahía de Palma, preparando el desembarco en la península desde el Bribón IV; con los letizistas atrincherados en Zarzuela y ayudados por el bello pueblo hipster de Malasaña. Otro 2 de mayo. Pero, verán, Madrid volverá a ser la tumba del afrancesamiento cultural. Al tiempo…

PD: A falta de saber lo que realmente piensa Letizia Ortiz, la obsesión por analizar cada gesto y cada imagen de la reina va a alcanzar cotas épicas los próximos meses. Consejo de amigo: no se fie usted de las apariencias por clamorosas que parezcan...

Animales de compañía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
66 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios