Lo que el 'amor' entre Albert Rivera y Malú nos dice sobre las banderas LGTB de Colón

La revista 'Semana' caza al político y a la cantante en una presunta noche de amor. Implicaciones psicodélicas del affair

Foto: Albert Rivera (EFE)
Albert Rivera (EFE)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Hay momentos en la vida de un periodista en los que su teléfono echa fuego: La muerte de Franco. El 23-F. La caída del aznarismo… el ‘idilio’ entre Malú y Albert Rivera. Si usted no pegó ojo anoche, quizá fuera porque leyó el adelanto de lo que publica hoy ‘Semana’: el político y la diva de la canción ligera son “más que amigos”. ¡Más que amigos! ¡Paren rotativas! ¡Socorro! Bienvenidos a la Segunda Transición.

Lo que dice Lecturas: el día de San Valentín, un chófer recogió a Malú en su casa y la trasladó al domicilio del líder de Ciudadanos. Hay fotos. De por la noche y de por la mañana. “Pasaron la noche juntos… Lo que hicieran, tan solo ellos lo saben”, concluye la publicación.

Preguntamos a una Garganta Profunda del cuore y nos confirma: hay tema (y está confirmado por varias fuentes).

O la posible relación entre uno de los políticos más conocidos del país y una de las cantantes que más discos y conciertos ha despachado en la última década. Una de las grandes del baladismo sentimental desgarrado. Morbo, morbo y morbo.

Primeras valoraciones:

Albert Rivera, soltero de oro de la política española, va a tope por la vida.

Albert Rivera es ya oficialmente tan político como celebritie, lo que tiene sus riesgos. Es un todo o nada. Esto puede acabar con Rivera y Malú en la Moncloa llevando la marca España más allá del glamour. Pero también puede acabar cual versión alto standing del chalet de Pablemos: con el pueblo pensando que Rivera está tan en órbita que ha perdido el contacto con el Planeta Tierra.

¿Se acuerdan cuando Albert Rivera se fotografió junto a unas banderas LGTB en la mani de Colón? ¿No sería un primer guiño a Malú -con una amplia base de fans LGTB- y a sus miles de seguidores? No era un intento de blanquearse por estar cerca de Vox, no, ERA AMOR

O cuando los asuntos de alcoba son asuntos de Estado. Atentos:

¿Son Vox y Albert Rivera más que amigos? ¿Se trata solo de un rollito coyuntural? ¿Le están calentando Abascal y Casado la cama a Rivera para que al final llegue Pedro Sánchez y conquiste el corazón de Albert? ¿Son Casado y Abascal los pagafantas de una futura gran coalición PSOE/Ciudadanos a la que pondrá himno Malú?

¡Queremos saber!

PD: Gracias a esta bella historia de amor sabemos por fin a qué nos referimos en España cuando hablamos del CENTRO. El CENTRO es la capacidad de Albert Rivera para flirtear a la vez con Vox, con Sánchez, con Malú, con los gays y con los hombres blancos heterosexuales de pelo en pecho... sin volverse completamente loco en el intento. Puede que Albert logre que España no se rompa, pero por el camino lo que igual se rompe es la cabeza de Albert en mil pedazos. Eso o acabar en la Moncloa más morbosa.

Animales de compañía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios