otro ARTISTA DISEÑó LA PORTADA DEL NUEVO DISCO

Iron Maiden despluma a su mascota 'Eddie'

La banda británica saca disco en septiembre y el aperitivo de este 'The Book of Souls' no ha sido un single sino la portada, en la que sale su mascota, Eddie, como reclamo y prueba de su gran atractivo

Iron Maiden ha dado siempre más importancia a vender merchandising que a vender discos. Sus beneficios siempre han superado a los de discos en diez a uno. El merchandising fue lo que permitió las grandes giras que solían hacer. Tocaban en sitios donde nunca habían vendido discos sólo por la fuerza de sus ventas en productos de marca. Maiden no lo admitirá nunca, ellos siguen pensando que venden discos para vivir. Pero si sigues al dinero descubrirás la verdad”. En septiembre, Iron Maiden sacará a la venta su decimosexto álbum en estudio y, para abrir boca, hace unas semanas publicaron la portada de lo que será su The Book of Souls. El gancho de la misma sigue siendo su mascota, 'Eddie', un tirón que no lo tiene ninguna otra banda del mundo y cuyo creador lleva dos décadas sin reclamar un euro por tal hazaña.

Hace un año, el padre y autor de 'Eddie the Head', Derek Riggs, dio una entrevista al portal español Rafabasa.com (ya no las concede, según ha explicado a El Confidencial) donde explicaba la verdad sobre ese atractivo y espeluznante esqueleto punki que impactó al mundo en 1980 cuando salió el álbum con el nombre de la banda. Aquella portada presentaba en primer plano a Eddie. 35 años después, la mascota vuelve a presentarse en un primer plano, en este caso con pinturas y pendientes tribales, supuestamente corriéndose una juerga por alguna selva por cómo le ha pintado su nuevo creador, Mark Wilkinson, artista que nunca había trabajado con los Maiden para una portada de disco de estudio.

"Mezclar drogas con negocios..."

Entre el primer y el último Eddie han desfilado decenas de pinturas con el esqueleto más famoso de la música como principal reclamo, estando el puño de Riggs presente hasta 1990, en el disco de No Prayer for the Dying. Desde entonces ha hecho dos trabajos esporádicos: el doble recopilatorio Best of the Beast o su nube de la cara de Eddie en el Brave New World de 2000 (recurren también a Eddies de Derek en el recopilatorio de 2008 Somewhere Back in Time, un 'recopilatorio' de portadas). Su relación con la banda se rompió –nunca fue muy estable– cuando el artista se cansó definitivamente de los músicos al finalizar el siglo pasado: “Les gustaba ver informes de progreso cada día y luego quejarse de todo. No me dejan trabajar en lo que yo sé hacer. Parece que después de veinte años de pintarles las mejores portadas del mundo creen que se me olvidó. Para serte honesto, todo el dinero que pagan no vale nada comparado con lo que tienes que aguantar. También creo que veinte años de pintar Eddies ya está bien... Mezclar drogas con negocios nunca ha sido bueno”, indicó en otra entrevista en la que presentaba su libro Run for Cover: The Art of Derek Riggs.

Acostumbrado a realizar los dibujos con la única pista del título de la canción y algún breve comentario sobre la misma, su labor con el afamado grupo británico ha sido siempre una continua contrarreloj que le dejaba con ganas de tirar la toalla cada vez que concluía un trabajo. En la actualidad, no tiene pensado volver a colaborar con la formación que ha vendido más de 90 millones de discos en todo el mundo a lo largo de sus 40 años de carrera.

Vendió los dibujos, no los derechos

¿Y qué hay del dinero? Como diseñador de Eddie, ¿verá algún euro con este nuevo The Book of Souls sabiendo que su invención estará en miles de hogares de todo el mundo? No, y eso que tiene los derechos sobre el personaje… “Les vendí los derechos de las pinturas que hice de Eddie hará unos veinte años. No recibo ningún royalty por ellos. En cambio, sí tengo los derechos del personaje de Eddie, estos no los vendí, aunque nunca se mencionó en ningún contrato ni hubo intercambio monetario. No es un buen negocio pero si no iba a hacer nada con Eddie... ¿por qué no dejárselo a ellos?”.

La gloria y el testigo de Riggs lo estaba recogiendo mayormente Melvyn Grant, único artista que ha logrado repetir trabajos con la banda tras Derek. Melvyn está detrás de las portadas de Fear of the Dark, Virtual XI, Death on the Road y The Final Frontier, además del recopilatorio From Fear to Eternity y otros singles. Sin embargo, el que estrenarán en septiembre (su lanzamiento se retrasó dos meses por el cáncer del que se ha debido recuperar el vocalista, Bruce Dickinson) ha sido obra de alguien menos conocido para la banda, Mark Wilkinson, artista que se ha expresado en las portadas de Marillion o de Judas Priest (suyas son, entre otras, las famosas del Painkiller y Jugulator) con más asiduidad -para Maiden había hecho sólo algún single y recopilatorio-.

¿Y qué opina Derek de las portadas con otros Eddies que no salen de su cabeza? “De mediocres a pobres. En algunas de ellas parece que hayan convertido a Eddie en algo tan estúpido como un Gremlin, no parece Eddie. Y la cosa esa de látex que hicieron en The X-factor fue algo muy triste. He visto fans hacer mejores dibujos... ”. Quizás, de este Eddie tribal tenga otra opinión, por la red circulan buenas críticas.

PD: El nacimiento de Eddie se produjo en 1978 y no se llamaba Eddie, sino Electric Mathews Says Hello. Fue antes de conocer la existencia de Iron Maiden y la inspiración le vino a través de una imagen de una calavera de la Guerra de Vietnam. Le vistió con una camiseta desgastada y le puso el pelo de punta de un punki de los 70… que ahora, al parecer, vive en la selva.

Área Rock

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios