Instrucciones para distinguir a un genio de un payaso

Se publican los ensayos de César Aira, cuya obsesión por el genio artístico le lleva de Julio Cortázar a Salvador Dalí, pasando por su propia intención de alcanzar la cima del reconocimiento

Foto: Albert Einstein
Albert Einstein

Puede que convertirse en un genio de la literatura, y no en un escritor, fuera exactamente lo que queríamos todos en la universidad. También es posible que los que se empeñaron en ser genios de la literatura no llegaran ni siquiera a ser escritores, porque escribir un libro supone muchas concesiones a la normalidad, algo tan poco estridente como sentarse en una silla. En todo caso, ¿qué es un genio? La pregunta no es fácil de responder, pues la realidad del genio está llena de paradojas. Un genio, para serlo, necesita sobre todo de reconocimiento. Nadie es un genio si los demás no se dan cuenta de ello.

Sin embargo, ¿cómo puede una inteligencia suprema quedar en manos de inteligencias inferiores, que son las que tienen que ensalzarlo? Decirle a alguien que es un genio significa reconocerle que eres más tonto que él, lo cual lleva implícito el descrédito de tu propio juicio. Esto lo saben los genios y por eso no hay nada que desprecien más que la gente que los llama genios.

Con todo, la paradoja principal es la que se deriva de considerar que, en rigor, sólo el genio se comprende a sí mismo. Por ello, únicamente él puede saberse genio y determinarse genio y darse el título de genio. Pero decir: “Soy un genio” es la cosa más estúpida del mundo.

Aira

Viene todo esto al hilo de dos volúmenes de ensayos y anotaciones que le han publicado en España al escritor argentino César Aira (Coronel Pringles, 1949). Uno de ellos lleva un título como de recopilatorio de Los Planetas: 'Continuación de ideas diversas' (Jus); el otro suena más a radiofórmula: 'Evasión y otros ensayos' (Random House). Los he leído con sumo interés porque César Aira es considerado un genio por buena parte de los autores de mi generación.

Necesito que Aira sea un genio para que pasar tanto rato con sus libros no haya sido una equivocación

Yo empecé a leer a Aira por curiosidad, cuando desembarcó en nuestro país con 'Varamo' (Anagrama); seguí leyéndolo porque decían que era un genio, y, como no han dejado de decirlo, he seguido leyéndolo hasta verme atrapado en mi propia paradoja de lector: que ya necesito que sea un genio para que pasar tanto rato con sus libros no haya sido una equivocación.

'Continuación de ideas diversas'
'Continuación de ideas diversas'

Por ello, he leído sus ensayos buscando la palabra genio y sus manifestaciones míticas. Enseguida, en 'Continuación de ideas diversas', vi legitimado este filtro de lectura: “Yo quería ser un gran escritor, un genio...” Y poco después: “... porque siendo un genio como quería ser...” La figura de Julio Cortázar (aportación argentina al álbum de cromos de los genios del siglo XX) aparece en varias ocasiones además; y siempre impugnada. 'Rayuela' es “patéticamente pueril”; El perseguidor es “malo al punto de lo impublicable.” Aira es tan consciente de sus aspiraciones de genialidad que hasta le torturan: “¿Qué razón hay para escribir estos vanguardismos que escribo yo?”

Shakespeare, Esquilo y yo

Fue precisamente Julio Cortázar en 'Rayuela' el que sentenció: “El genio es elegirse genial y acertar”. A mí está afirmación me parece de lo más inteligente que se ha dicho nunca sobre ser un genio.

César Aira. (EFE)
César Aira. (EFE)

Cortázar subraya (poniéndola en cursiva) la palabra acertar. Con ello quiere decir que un genio sólo es una vanidad electoral, una candidatura. Necesita el refrendo en la recepción. Por eso, cuando leemos la afirmación de Truman Capote: “Soy homosexual. Soy alcohólico. Soy un genio” o la de Vladimir Nabokov: “Pienso como un genio, escribo como un autor distinguido”, nos acongojamos, porque las leemos desde la conformidad de la Historia de la literatura, que ha convenido su brillantez como escritores. Sin embargo, un tal Joaquín Grau afirmó a principios de siglo: “Estamos Shakespeare, Esquilo y yo. No hay más”, declaración que nos parece una payasada justamente porque no sabemos ni qué escribió Joaquín Grau. Sería muy distinto que Tolstoi hubiera dicho: “Estamos Shakesperare, Esquilo y yo. No hay más.” Cuando te toca la lotería puedes decir que eres rico; pero resulta ridículo decirlo nada más comprar el boleto.

Soy un genio

No me ha extrañado por ello que el ensayo más brillante de Aira sea el que dedica a Salvador Dalí (en 'Evasión y otros ensayos'). De hecho, la pregunta germinal de esta pieza no deja lugar a dudas: “¿cómo es posible decir: soy un genio?”

Aira describe perfectamente la operación de Dalí: “apropiarse del consenso”. Dado que hay que esperar mucho -incluso morirse- para ser considerado un genio, ¿por qué no anticipar el veredicto y ser además uno mismo su propio juez? A fin de cuentas, ¿qué sabe nadie lo que es un genio de la pintura?

Dalí triunfó como genio por los mismos motivos que Einstein. Que Einstein fuera un genio de verdad, y Dalí, un payaso, carece de importancia

Dalí triunfó como genio por los mismos motivos por los que Albert Einstein triunfó como genio: no por pintar (esto es, no por su e=mc2), sino por engrasarse el bigote (la gente cree que Einstein es un genio por esa foto donde sale sacando la lengua, no nos engañemos). Que Einstein fuera un genio de verdad, y Dalí, un payaso, carece de importancia. El farsante se cree la ficción que el genio vive, pero ambas son ficciones.

El carrito

César Aira, por tanto, merodeaba la genialidad desde el principio de su vocación, y perseveró en su conquista en sus innumerables novelas breves (llenas de desvíos sobre el esquema argumental canónico) y en estos ensayos estimulantes y juguetones. Por suerte, su obsesión con el genio no le ha llevado a falsificarse la vida, y en todas sus fotografías aparece como una persona normal, sin proponer esa excentricidad que el lector de paso podría asumir como genial.

Quizá sea el cuento corto 'El carrito' una forma inmejorable de acercarse a su obra; quizá podría seguirse con otro cuento, 'El perro'. Después, la novela 'El congreso de literatura' pondrá a prueba definitivamente los nervios del lector.

Con este último título estuve a punto de aceptar que César Aira era un genio. Pero preferí dudar; seguir leyendo.

Mala Fama

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios